Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 7 2006 Internacional 35 Muere la madre del presidente Fox M. M. C. CIUDAD DE MÉXICO. Doña Mercedes Quesada Etxaide, madre del presidente mexicano, Vicente Fox, falleció en la madrugada de ayer, víctima de un paro respiratorio, en su rancho de San Cristóbal, en el Estado de Guanajuato. Antes de oficiarse ayer un funeral privado en el templo de la Purísima Concepción, los restos de la señora Quesada fueron incinerados. Mercedes Quesada nació en San Sebastián (España) el 11 de mayo de 1919 y emigró a México siendo niña. La madre del primer mandatario murió acompañada por sus nueve hijos, quienes la encontraron aún consciente. Los tres principales candidatos a la Presidencia enviaron sus condolencias a la familia Fox. Felipe Calderón se coloca un sombrero de mariachi durante un mitin en León el pasado 26 de junio AP Felipe Calderón, un típico producto del Partido Acción Nacional, surgió de la nada para arrebatarle la candidatura al aspirante oficial, Santiago Creel, y disputarle el triunfo a López Obrador El candidato milagroso MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Felipe Calderón está acostumbrado a ganar arrancando desde atrás. En 1996, con 33 años, se convertía en el presidente más joven del Partido Acción Nacional (PAN) tras haberle disputado el cargo al candidato oficial, Ernesto Ruffo. En 2006 es el benjamín de los candidatos a la Presidencia de México, después de arrebatarle el puesto a Santiago Creel, ex secretario de Gobernación y delfín del presidente Vicente Fox. Una vez en la liza electoral, conseguía remontar en las encuestas hasta superar, en determinado momento, a Andrés Manuel López Obrador, abanderado del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) que encabezaba los sondeos desde el año 2003. En la víspera de las elecciones ambos llegan prácticamente empatados a las urnas. Felipe es hijo de Luis Calderón, un histórico del PAN en su Estado natal de Michoacán y uno de sus principales ideólogos. Como describe Sabina Berman en el último número de la revista Letras libres Calderón comienza su labor social en grupos de jóvenes cristianos dedicados al auxilio de comunidades pobres. A la sombra de Carlos Castillo Peraza ingresa en el Partido Acción Nacional en 1980, al tiempo que compagina el trabajo en una entidad bancaria con los estudios de Derecho. Su ascenso en las filas panistas coincide con el del propio partido, que va conquistando los espacios de poder que, con cuentagotas, va abriendo el PRI. En 1991 Calderón entra a formar parte del Parlamento. Durante sus tres años (1996- 1999) al frente del PAN, el grupo conservador pasó de ocupar cuatro gobiernos estatales a seis; y de doscientas quince alcaldías, a trescientas. Sin embargo, Calderón no vio con buenos ojos que desde el Gobierno de Guanajuato Vicente Fox se destapara a destiempo y sin esperar a unas elecciones internas como aspirante a la Presidencia. El actual mandatario le ganó la partida, y Calderón recogió trastos y familia y se marchó a Harvard a estudiar un máster. La faena se la devolverá en 2005, cuando desde la Secretaría de Energía anunciaba sus aspiraciones presidenciales sin que Fox le hubiera dado la alternativa. Con el lema Manos limpias y la seguridad pública y el crecimiento del empleo como objetivos, Calderón fue escalando en las encuestas hasta llegar a superar, a comienzos de mayo, a López Obrador, que desde el Gobierno del Distrito Federal las había dominado durante casi tres años. Una campaña sumamente agresiva, en la que se descalificaba a su principal rival tachándolo como un peligro para México parecía estar dando sus frutos. Un programa ambicioso Calderón basa su programa en el crecimiento económico, a partir del fomento de la inversión, generadora de empleo. Con ese objetivo, postula la apertura al capital privado (local y extranjero) del sector estatal de electricidad e hidrocarburos, las exenciones fiscales, la reducción de cuotas al Seguro Social, la seguridad jurídica... Para sacar adelante las reformas que precisa el país, propone un Gobierno de coalición que le procure los apoyos necesarios en el Congreso y el Senado, donde nunca tendrá mayoría. Sin embargo, parece que Calderón tocó su techo electoral y se ha frenado su ascenso. El cambio de estrategia del PRD (entrando a la refriega panista, al tiempo que intentaba tranquilizar a los mercados ante el proyecto populista de López Obrador) hizo su parte. En su contra han pesado también el apoyo manifiesto que, finalmente, logró de Vicente Fox (la ley prohíbe que el presidente se inmiscuya en el proceso electoral) y las acusaciones de nepotismo en favor de un cuñado realizadas en la recta final de campaña. Sus convicciones religiosas- -Calderón, católico practicante, se opone al aborto, la píldora del día después y al matrimonio entre homosexuales- -pudieron impedirle obtener entre los jóvenes, las mujeres y otras minorías ese plus necesario para triunfar en las urnas. Pues parece seguro que, gane quien gane la Presidencia, lo hará por unos pocos miles de votos.