Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SÁBADO 1 7 2006 ABC La CIA confirma la autenticidad de una grabación de Osama bin Laden ABC WASHINGTON. La CIA concluyó que la grabación atribuida al líder de Al Qaida, Osama bin Laden, en la que conmina al presidente George W. Bush a devolver el cuerpo de Abu Musab Zarqaui, es auténtica, según señaló ayer una fuente autorizada. Tras los análisis técnicos de una grabación de audio en internet, la CIA considera que es la voz de Osama bin Laden dijo el funcionario de la CIA. Le digo a Bush: Debe devolver los restos del héroe a su familia indicó el mensaje grabado. El estandarte (de la guerra santa) no se cayó: fue entregado a otro león del Islam. Seguiremos nuestro combate contra usted en todo (el mundo) en Irak, en Afganistán, en Somalia y en Sudán agregó, en una grabación en la que rinde un largo homenaje a Zarqaui, el líder de Al Qaida en Irak recientemente muerto en una operación militar. Bin Laden, asimismo, rechazó las acusaciones de que Al- Zarqaui luchaba contra un cierto sector de los iraquíes y aseguró que tenía instrucciones claras para concentrar sus combates contra los invasores ocupantes y especialmente los estadounidenses Respecto a esto, explicó que Al- Zarqaui mataba a todo aquel que estuviera de parte de los cruzados contra los musulmanes, fuera quien fuese, con independencia de sus creencias El dirigente terrorista también se dirigió al Rey Abdalá II, a quien describió como el representante de Bush en Jordania Bush buscará el apoyo del Congreso para los juicios en Guantánamo Polémica sobre el 11- S como cheque en blanco para la Casa Blanca b Los republicanos presentarán la próxima semana un proyecto legislativo que permita hacer realidad los planes del Gobierno, pero con mayores garantías procesales PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. La contundente sentencia emitida este jueves por el Tribunal Supremo de Estados Unidos- -en la que insistía en que el presidente Bush ha rebasado su autoridad constitucional al ordenar pseudo juicios militares sin suficientes garantías para algunos de los detenidos en Guantánamo- -no es el final de este trascendental pulso sobre las prerrogativas de la Casa Blanca en la lucha contra el terrorismo. La disputa se traslada ahora al Congreso federal, donde la Administración Bush intentará aprovechar la actual mayoría republicana para conseguir una ley que autorice expresamente su estrategia punitiva. Este cambio de tercio, en el contexto de las elecciones parlamentarias de noviembre, coloca a los demócratas en la delicada posición de respaldar plenos derechos a los 450 combatientes ilegales retenidos en la prisión extrajudicial de Guantánamo. Aún así, un abultado número de editoriales, análisis y reacciones coincide en que la Casa Blanca no puede seguir utilizando la guerra contra el terror para soslayar el escrutinio de otros poderes constitucionales y reglas del juego como las convenciones de Ginebra. apropiados procedimientos para enjuiciar a combatientes terroristas Opción apuntada por uno de los magistrados del Supremo, Stephen Breyer, que en su voto particular indicó que nada impide que el presidente vuelva al Congreso para buscar la autoridad que crea necesaria Sin embargo para el senador Edward Kennedy, demócrata de Massachusetts, la sentencia del Supremo es un clamoroso repudio del comportamiento al margen de la ley de la Administración Bush en Guantánamo además de un recordatorio de que no existe excusa para ignorar el imperio de la ley, incluso cuando nuestro país se encuentra en guerra Con todo, la sentencia del Tribunal Supremo está lejos de suponer un cierre de Guantánamo o inmediatas puestas en libertad. Ochenta procesos Los planes barajados hasta ahora por la Administración Bush preveían el procesamiento de hasta 80 de los 450 internados en Guantánamo a través de comisiones militares, empezando por una decena inicial de casos. A partir de ahora, en opinión de Curt Goering, subdirector ejecutivo de Amnistía Internacional, a la vista de los largos años que los detenidos han pasado en Guantánamo, los abusos mentales y físicos sufridos y el limbo legal al que han sido sometidos hasta ahora, el Gobierno de Estados Unidos debe ser realmente escrupuloso a la hora de respetar los estándares que definen un juicio justo Bill Frist REUTERS Estos reproches empiezan a quedar condensados en el argumento de que el 11- S nunca debió convertirse en una especie de cheque en blanco para el Ejecutivo de Estados Unidos. Comisiones militares Aún así, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Bill Frist, se apresuró a indicar su intención de introducir un proyecto legislativo que autorice las comisiones militares y