Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 7 2006 Nacional DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA 15 La Audiencia condena a Txapote a 50 años por el secuestro y asesinato de Blanco Le absuelve del atentado que costó la vida a Caso por falta de pruebas de ETA y a Irantzu Gallastegi la pena máxima por la gravedad de los hechos y porque su conducta es incompatible con la reinserción NIEVES COLLI MADRID. La Audiencia Nacional dio ayer a conocer las dos primeras sentencias dictadas en España contra el ex jefe de ETA Javier García Gaztelu Txapote y su compañera, tanto en la vida privada como en la criminal, Irantzu Gallastegi Amaya La primera les condena a 50 años de prisión cada uno, la pena máxima que el Tribunal podía imponer por el inhumano vil y cruel asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, en julio de 1997; la segunda, por el contrario, les absuelve del atentado que cinco meses después costó la vida a otro edil popular, José Luis Caso, por falta de pruebas. A Blanco, como a Caso, le mataron por la espalda, maniatado y de rodillas, pero después de hacerle pasar dos días de doloroso cautiverio durante los que, dice el Tribunal en la sentencia, reb El Tribunal impone al ex jefe sulta perfectamente imaginable el sufrimiento padecido por la víctima conociendo, como seguramente conocía, el breve plazo para su ejecución y las exigencias absolutamente inasumibles acercamiento de todos los presos de ETA al País Vasco que la organización terrorista había impuesto para su liberación Resulta difícil pensar en una forma de causar la muerte más alevosa A Caso también le mataron por la espalda, con la cobardía propia de ETA. Eran las once de la noche, faltaban catorce días para Navidad y, como siempre, se había parado en el bar. Caso recibió un certero disparo que le arrebató la vida de golpe; su asesino salió del local como entró, sin que las seis personas que presenciaron el crimen pudieran hacer nada, paralizadas por el miedo y las amenazas del terrorista. La Sala cree que es difícil pensar en una forma de causar la muerte más alevosa que la del edil de Ermua A la memoria de Blanco se le ha hecho justicia con la pena impuesta a sus asesinos. El Tribunal valora como prueba las declaraciones de Ibon Muñoa, condenado por dar alojamiento a Txapote Amaia y Oker (éste, ya fallecido) quienes le cuentan su intención de secuestrar a un concejal del PP. Al día siguiente, Muñoa escuchó la noticia en la radio y supo que habían sido ellos. Junto a esta declaración, dos informes policiales que recogen sendas cartas en las que el entonces jefe de ETA, Kantauri da instrucciones para que el comando ponga toda la fuerza posible en levantar a un concejal del PP y dar un ultimatum al Gobierno. El Tribunal les impone la pena máxima no sólo por la gravedad de los hechos, sino también por su conducta, de indiferencia y desprecio a las víctimas, desafiante y sin el menor signo de compasión o arrepentimiento incompatible en definitiva, con la reinserción. El asesino de Caso, por el contrario, no ha sido identificado, y las pruebas que el fiscal presentó contra Txapote y Amaia son insuficientes. El arma homicida se recuperó, pero sin huellas. Javier García Gaztelu, Txapote POOL