Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 7 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR GRACIÁN PRINCIPIOS INMODIFICABLES No es la Constitución la que soporta a la nación española, sino que es la nación española la que soporta a la Constitución L A Constitución española contiene dos sistemas parasu reforma, uno de ellos más agravado para sus partes más sensibles. No excluye expresamente nada de su posible modificación, aunque tampoco manifiesta que cualquier cosa es susceptible de alteración. Sin embargo distingue entre derechos y situaciones que ella misma otorga de aquellos otros que simplemente reconoce como preconstitucionales; de modo que ésos que reconoce como previos, no corresponden ni al poder constituido, ni siquiera al poder constituyente. Nemo dat quod non habet Esos derechos y situaciones preconstitucionales o metaconstitucionales no son susceptibles de modificación constitucional, ni siquiera por sus métodos más rigurosos, con disolución de las Cortes y referéndum nacional. Y si, pese a ello, se hiciera, si por ejemplo se privara de derechos a los españoles mayores de una cierta altura que son minoría, a favor de la mayoría, mediante el añadido de un inciso habilitante al artículo constitucional que regula la Igualdad; o si se decidiera eliminar los preceptos constitucionales que establecen las bases y mecanismos democráticos, o la libertad de expresión... esa reforma, además de ilegal, sería ilegítima, sería constitutiva de revolución y equivalente al golpe de Estado, por muy pacífica que la revolución fuera, como ha ocurrido en otras ocasiones, o por muchas mayorías de apoyo que tuviera. Es muy útil tomar en consideración los discursos y artículos de Azaña sobre la autonomía de la Cataluña republicana, porque, habiendo sido su gran promotor y defensor, pronto hubo de poner límites a las demandas catalanistas, y más tarde, acabó promoviendo recuperación de poderes y denunciando manifiestas deslealtades. En 1930, estando en la oposición, acudió a dar una conferencia a Barcelona, cantó las excelencias del seny catalán, la integración perfecta de las aspiraciones catalanistas dentro de España y concluyó diciendo que si quisieran separarse, en su espíritu liberal, procuraría establecer buenas relaciones de vecindad entre España y Cataluña. En 1937, cuando Cataluña creó su propio Ejército, invadió Aragón y lo intentó en Balear, Azaña encargó aNegrín recuperar Cataluña parala legalidadestatutaria y constitucional. Habló muy crudamente de la infidelidad de los gobernantes catalanes del momento. En medio, en 1932, Azaña era jefe del Gobierno cuando el Estatuto Catalán llegó al Parlamento nacional. Pasó la Comisión sin tocarse una coma, porque los catalanistas lo exigían así. Y después de ello, el 27 de mayo, se levantó Azaña haciendo un discurso, muy comprensivoy amable para con Cataluña y las aspiraciones manifestadas en el Estatuto, pero estableciendo la doctrina de que la constitucionalidad del Estatuto no podía medirse sólo por referencia a los preceptos constitucionales sobre el asunto regional, sino que era preciso hacer una interpretación sistemática, de conjunto, de la Constitución, y tomar en consideración, asimismo, sus conceptos implícitos los límites conceptuales, implícitos en los dogmas que presiden la organización del Estado en la República Entonces no existía, como hoy existe, el criterio de que la Constitución es norma directamente aplicable, ni un precepto como el art. 5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, según el cual la Constitución es la norma suprema del Ordenamiento jurídico y vincula a to- dos los Jueces y Tribunales, quienes interpretarán las leyes y los Reglamentos según los preceptos y principios constitucionales Por ello, al analizar la posible reforma de la Carta Magna en materia de organización territorial, debemos comenzar distinguiendo bloques de asuntos según su naturaleza otorgada o no. Porque el esquema del reparto de poderesentre territorios que contiene nuestra Constitución, que se desarrolla en el Título VIII, puede ser bueno o malo, pero en cualquier caso es contingente y modificable. Pero el artículo 2 de la Constitución contiene unos principios de diferente orden y naturaleza. En cuanto al conjunto de España dice: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles... precepto que ha de complementarse con lo dicho antes, en el artículo 1, 2: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los Poderes del Estado Y por lo que se refiere a las partes de España, de carácter regional, añade el artículo 2: y reconoce y garantiza (la Constitución) el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas Aquí se reflejan las siguientes realidades metaconstitucionales: Desde el punto de vista del conjunto: -La existencia de la nación española; no es la Constitución la que soporta a la nación española, sino que es la nación española la que soporta a la Constitución. -Su indisolubilidad. -Su indivisibilidad. -La nación española como patria común de todos los españoles. -La consideración del pueblo español como soberano que fundamenta todos los Poderes del Estado. Desde el punto de vista de los poderes autonómicos: -Que también es preconstitucional que las regiones en abstracto pueden invocar algún derecho a la autonomía -Si bien ese derecho a la autonomía lo tienen territorios que han de reunir dos características expresas: que se integren en la Nación común e indivisible de todos los españoles, y que se integren solidariamente con todos los demás territorios. En rigor cabe defender que estos preceptos, declarados por el poder constituyente previos a sí mismo, no pueden ser modificados ni siquiera mediante una reforma agravada de la Constitución. Y en todo caso, que nunca podrán ser alterados sin un pronunciamiento expreso del pueblo español, titular de la soberanía. Ni mucho menos pueden ser menoscabados mediante reformas ordinarias, constitucionales, estatutarias o de leyes orgánicas. En otro artículo pasaremos revista a las consecuencias concretas de la imposibilidad de reforma de tales principios. Colectivo que reúne a 60 intelectuales y profesores de reconocido prestigio REVISTA DE PRENSA POR EMILI J. BLASCO UN PASO POSIBLE POR EL ACOSO POLICIAL Y SOCIAL A ETA Porque era noticia que se esperaba, los medios europeos han acogido sin sobresalto el anuncio del presidente del Gobierno español de abrir negociaciones con ETA. Aunque en general le han dedicado poco espacio, la prensa irlandesa, por razones de experiencia histórica, sigue con atención el proceso. Así, The Irish Times sitúa las negociaciones en el contexto de los otros intentos preliminares ya llevados a cabo por gobiernos anteriores, y cita los contactos del Ejecutivo de González en Argelia y del de Aznar en Suiza. En previas conversaciones, el Gobierno ha tenido siempre el pleno apoyo de los partidos de la oposición, pero esta vez tendrá que seguir adelante sin ese apoyo indica su corresponsal en Madrid. En Dublín, The Irish Independent relaciona el proceso abierto en España con el debilitamiento de ETA, tanto por la acción policial como por la presión social y el efecto del 11- M: La Policía en España y Francia ha detenido a cientos de presuntos miembros de ETA desde 2000. Las encuestas indican que la mayoría de los vascos no quiere la independencia, y las tácticas de ETA se han visto minadas por el creciente rechazo de la violencia desde el ataque islamista en Madrid en 2004 Desde Francia, los medios miran con distanciamiento un proceso que la banda terrorista se empeña en asociar también con ese país. Le Figaro parece felicitarse de lo que entiende como una rebaja de José Luis Rodríguez Zapatero a las pretensiones maximalistas del mundo abertzale. El jefe del Gobierno ha tenido que rebajar las exigencias de los independentistas vascos, que querían la apertura de discusiones sobre el futuro institucional del País Vasco. Zapatero ha asegurado que no se pagará ningún precio político a cambio de la paz indica el diario parisino. Un mayor análisis introduce The New York Times, que destaca cómo los socialistas prefieren hablar de diálogo y evitan pronunciar la palabra negociación En cualquier caso, según escribe Renwick McLean desde Madrid, no está claro lo que el Gobierno está dispuesto a ofrecer para conseguir su objetivo Para el NYT, un elemento importante es que el anuncio ha alejado aún más al Gobierno y al PP en materia antiterrorista, una de las áreas de la política española que habitualmente ha estado exenta de partidismo Igualmente, la edición online del semanario alemán Der Spiegel subraya la vaguedad utilizada por Zapatero en su intervención, que no aportó ni calendario ni temario.