Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Sociedad VIERNES 30 6 2006 ABC Ciencia El Discovery regresa al espacio tras subsanar los problemas técnicos de su anterior misión El transbordador despegará mañana desde la base de Cabo Cañaveral, en Florida b La segunda misión tras el accidente del Columbia en 2003 volverá a probar los sistemas de inspección y reparación en órbita del blindaje de la nave LUIS ALFONSO GÁMEZ El Discovery regresa mañana al espacio, once meses después del primer vuelo de prueba tras el accidente del Columbia ocurrido el 1 de febrero de 2003 y en el que murieron siete astronautas. Los objetivos de la misión STS- 121 son llevar dos toneladas de víveres y equipo a la Estación Espacial Internacional (ISS) y volver a probar los sistemas de inspección y reparación en órbita del escudo de la nave. Los daños sufridos en el blindaje de losetas del Columbia durante el despegue, por el choque de piezas de aislante desprendidas del tanque de combustible externo, fueron la causa de que el más veterano de los transbordadores se desintegrara hace tres años durante la maniobra de reentrada, cuando la panza de la nave alcanza los 1.400 grados centígrados. La misión del Discovery que empieza mañana si no hay contratiempos- -según el servicio meteorológico de la NASA hasta el próximo martes sólo hay un 40 por ciento de posibilidades de que se realice el lanzamiento- incluirá dos largos paseos espaciales, con la posibilidad de un tercero. Uno de los tripulantes de la nave es el alemán Thomas Reiter, astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) que permanecerá 145 días en la ISS. Con la incorporación de Reiter al equipo formado por el ingeniero de vuelo Jeff Williams y el comandante Pavel Vinogradov, que despegaron hacia el complejo el pasado 29 de marzo para una estancia de seis meses, el puesto avanzado volverá a tener tres ocupantes, algo que no sucedía desde mayo de 2003, cuando la Expedición Seis regresó a casa. Europa se hace con una plaza en la ISS El accidente del Columbia el segundo mortal de un transbordador desde el del Challenger en 1986, demostró que los vuelos espaciales siguen siendo peligrosos. El comité de expertos que investigó la catástrofe de 2003 concluyó que no fue algo casual, sino el producto de la historia del Programa del Transbordador Espacial y de los sistemas de gestión y que las causas hunden sus raíces, en mayor o menor grado, en la historia de la NASA y la cultura del programa de vuelos espaciales tripulados Existe una evidencia arrolladora que indica que los directores del Programa (del Transbordador Espacial) decidieron que el choque del trozo de espuma era un mero problema de mantenimiento mucho antes de que empezaran los análisis sentenciaba en 2003 el grupo de sabios. Hace un año, la vuelta al espacio del Discovery demostró que los problemas técnicos no se habían solucionado: trozos de revestimiento se desprendieron del tanque de combustible externo durante el lanzamiento. La NASA ha hecho nuevas modificaciones en el blindaje de losetas y ha reforzado las de las zonas más vulnerables, pero aún así la misión STS- 121 será una nueva prueba de fuego. Que los transbordadores vuelvan a volar es imprescindible para el futuro de la ISS, un proyecto en el que participa España y que es en la actualidad, una vez abandonado a su suerte el telescopio espacial Hubble la única razón de ser de las naves de EE. UU. Si el Discovery sufre algún problema se corre el riesgo de que la plataforma orbital nunca sea acabada. La tripulación de la misión STS- 121 porque sólo los transbordadores tienen la capacidad de carga necesaria para transportar hasta el complejo sus principales componentes. El viaje que comienza mañana será el más vigilado de la historia de los transbordadores espaciales. Más de cien cámaras de cine, vídeo y fotografía de alta definición seguirán las evoluciones del Discovery desde el despegue hasta su regreso. Veintidos cámaras de 16 milímetros registrarán el lanzamiento desde la plataforma de despegue y otras ocho desde la torre de lanzamiento, de tal manera que se cubran todos los ángulos. iniciado el despegue, cuando un pedazo de espuma de revestimiento de 680 gramos se desprendió del tanque de combustible y abrió en el blindaje una brecha de entre 15 y 25 centímetros. Un día después del lanzamiento, los astronautas utilizarán una extensión de 15 metros de la grúa del transbordador, equipada con una cámara de televisión de alta resolución y dos láseres, para examinar zonas del escudo de las alas que pudieran haber resultado dañadas durante el lanzamiento. Además, cuando el Discovery se aproxime a la estación espacial, ejecutará un medio rizo que durante minuto y medio permitirá a los tripulantes de la ISS fotografiar el blindaje desde 180 metros, algo que se hizo por primera vez en la misión de agosto de 2005. Los astronautas tienen programados dos paseos espaciales de seis horas y media cada uno para labores de mantenimiento de la Estación Internacional, así como una tercera salida para probar sistemas de inspección y reparación del escudo. Este plan dependerá, en gran medida, de que no se detecten daños en el blindaje, en cuyo caso será necesario dedicar al menos una misión para su Vuelve la actividad La tripulación permanente de la ISS tuvo que reducirse a dos astronautas a consecuencia del amarre de la flota de transbordadores tras la tragedia del Columbia dada la capacidad de la cápsula rusa Soyuz que se utiliza desde entonces como único enlace para vuelos tripulados entre la Tierra y la ISS. La vuelta al servicio activo del Discovery el Atlantis y el Endeavour supondrá, además, que continúe la construcción de la estación, paralizada desde hace tres años y medio Vigilancia exhaustiva Durante los 30 primeros segundos de la misión, los técnicos de la NASA podrán ver cualquier fragmento de 2,5 centímetros de diámetro desprendido del tanque de combustible externo; desde los 30 a los 60 segundos, cualquiera de más de 7,5 centímetros; del minuto al minuto y medio, cualquiera de más de 20 centímetros; y, hasta la separación de los dos tanques de combustible sólido, cualquier resto de más de 38 centímetros. El Columbia sufrió los daños fatales 81,7 segundos después de El regreso de los transbordadores permitirá continuar con la construcción de la estación espacial