Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 6 2006 25 Internacional La Corte Suprema de EE. UU. invalida los tribunales militares de excepción de Guantánamo Israel aprovecha la crisis de los rehenes para acabar con el Gobierno de Hamás a punta de pistola El Ejército hebreo bombardea por tierra, mar y aire una Gaza que se encuentra sin luz ni agua b Mahmud Abbas se plantea for- mar un Ejecutivo de emergencia nacional por la detención de ocho ministros y 24 parlamentarios del partido fundamentalista palestino JUAN CIERCO. CORRESPONSAL GAZA. No hay río, ni seco ni caudaloso, que fluya en Gaza. Tampoco en Cisjordania. No hay, pues, ningún Pisuerga que pase por Valladolid. Pero al Gobierno y al Ejército de Israel no les importa demasiado esta carencia para aprovechar las dramáticas circunstancias que se dan sobre el convulso terreno de Oriente Próximo (la ejecución de un colono judío en Ramala; el secuestro de un soldado israelí en la Franja mediterránea; el lanzamiento de artesanales y rudimentarios cohetes Qassam sobre Sderot) y lanzar una redada masiva, a punta de pistola, contra los ministros, parlamentarios, políticos y milicianos de Hamás, acrónimo del Movimiento de Resistencia Islámico. Así de golpe, en una noche, durante una densa madrugada por una vez mucho más movida en Cisjordania que en Gaza, Israel acabó con el Gobierno y el Parlamento de la Autoridad Nacional Palestina; con el acuerdo nacional entre Al Fatah y Hamás; con el proceso democrático iniciado en esta Palestina, que no existe pero sufre cada día, a instancias de Estados Unidos y de la Unión Europea. Todo comenzó incluso antes del hallazgo, previa confesión de uno de sus secuestradores en manos de los servicios de seguridad israelíes, del cadáver del colono judío de 18 años de edad Elías Asheri, enterrado en un descampado próximo a Ramala y ejecutado por los Comités de Resistencia Popular sólo una hora después de haber desaparecido el pasado domingo. Blindados y carros de combate israelíes entraron en la capital administra- tiva de Cisjordania y comenzaron una redada en toda regla, a punta de pistola y kalashnikov contra los máximos dirigentes políticos de Hamás. La operación se desarrolló también en otras ciudades cisjordanas, como Yenín, Qalquilia y Hebrón, así como en el este de Jerusalén. En total, ocho ministros de Hamás detenidos (entre ellos los de Finanzas, Trabajo y Educación, a su vez vicepresidente del Ejecutivo) más de una veintena de parlamentarios arrestados, con el presidente del Consejo Legislativo, Abdel Aziz Dweik a la cabeza) y varios alcaldes, como los de Yenín y Qalquilia. Todos ellos con dos características comunes: pertenecer a una organización considerada terrorista por Estados Unidos, la UE e Israel y haber sido elegidos de forma democrática. Según fuentes políticas y militares israelíes, la redada en Cisjordania, que coincide con la operación Lluvias de verano en Gaza, estaba planeada hace semanas; contaba con el visto bueno del fiscal general del Estado, Menajem Mazuz, y no tiene relación alguna con el secuestro del soldado Guilad Shalit. Moneda de cambio De ahí que los ministros y diputados palestinos detenidos no vayan a ser utilizados, palabra de Tel Aviv, como moneda de cambio. Tanto Ehud Olmert como sus ministros de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, y de Defensa, Amir Peretz, insistieron en que Israel no negociará con organizaciones terroristas, a pesar de haber llegado a acuerdos en el pasado sobre el intercambio de prisioneros con grupos como Hizbolá y la OLP. Los miembros de Hamás arrestados serán, pues, así lo aseguró Simón Peres, juzgados en Israel por actividades relacionadas con el terrorismo La condena, asegurada. Funeral del joven israelí Eliahu Asheri en un cementerio de Jerusalén AFP (Pasa a la página siguiente)