Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 6 2006 Nacional 15 ZAPATERO ABRE EL DIÁLOGO CON ETA LOS ANTECEDENTES ETA quiso amontonar cadáveres sobre la mesa para llegar fuerte a las conversaciones de Argel. Pactó con el PNV en Estella para que el frente nacionalista impusiera a Aznar un estado vasco. En Zapatero, la banda ha visto más voluntad de negociar UN GOLPE ANUNCIADO l presidente Zapatero defendió ayer, en su comparecencia, el derecho de los vascos a la autodeterminación aunque no mencionara en ningún momento este término. ¿Es que tendría que haberlo hecho? Ni Antza, ni Díaz Usabiaga, ni Otegi, ni los redactores de Gara son tan simples como para eso. Ellos seguirán hablando de autodeterminación y Zapatero del derecho de los vascos a elegir libremente su futuro... De todos modos, éste enunció este principio con el énfasis del que sabe que, en ese momento, está rompiendo la legalidad, llevando a efecto un acto revolucionario, arrasando la Constitución vigenCÉSAR ALONSO te, avasallando la Carta DE LOS RÍOS Magna. Desde el poder. Desde la Presidencia de Gobierno. En más de una ocasión, he escrito en esta columna, que el día en que el presidente Zapatero reconociera el derecho de los vascos a la autodeterminación, no pronunciaría esta palabra. ¿Por qué hacer una provocación innecesaria? ¿Por qué rotularla? Y así lo hizo ayer. Y con acierto a juzgar por la desorientación que produjo en Mariano Rajoy. En la respuesta que dio éste en el encuentro con los periodistas no mencionó la almendra de la declaración de Zapatero. Se perdió en las disquisiciones sobre las dos ETA sin caer en la cuenta de la clave autodeterminista. La referencia al ámbito vasco de decisión es la búsqueda de la nueva legalidad en la que Zapatero quiere asentar el proceso de paz del mismo modo que justifica el nuevo modelo de Estado a partir de la renovación de los Estatutos. Es la afirmación de una legalidad paralela y extraña a la Constitución. Así que, del mismo modo que los representantes de la sociedad catalana se dieron un Estatuto, los representantes vascos elegirán su propia vía. Posiblemente, a través de un texto o quizá, más bien, de una consulta popular. Viene repitiendo Zapatero, desde hace tiempo, que no se pagará ningún precio político por la paz cuando la verdad es que vamos a pagar el más alto de todos los precios políticos como es la violación descarada y brutal de la Constitución. Al dejar en manos de los propios vascos el derecho que tenemos todos los españoles a decidir sobre el futuro de todas y cada una de las regiones y nacionalidad de España, incluida la vasca, los ciudadanos estamos siendo amputados, negados, escarnecidos, humillados... Yo, César Alonso, no podré ejercer mi derecho a decidir sobre el futuro del País Vasco porque así lo ha decidido Zapatero desde la Moncloa al poner en marcha un proceso alticonstitucional; al desviar la voluntad general de la Nación a una de la partes de ésta; al sustituir la Nación española por la vasca. Como se ve, lo de ayer fue la crónica de un golpe anunciado. De las matanzas de Argel a los gestos del alto el fuego TEXTO: JAVIER PAGOLA E MADRID. Felipe González nos citó para engañarnos, Aznar para decirnos que no negociaba y, en cambio, con Zapatero parece que por primera vez hay posibilidades de avanzar hacia la resolución del conflicto Éste es el mensaje defendido por Josu Ternera en el debate interno que la banda mantuvo a finales del pasado año para decidir si anunciaba una tregua que abriera la puerta al proceso de paz Los expertos antiterroristas coinciden en parte con este análisis de Ternera en el sentido de que cada proceso es diferente. Pero también tienen puntos coincidentes, ya que en todos ellos ETA ha puesto la pistola sobre la mesa. Para afrontar las conversaciones de Argel ETA amontonó cadáveres a fin de presionar al Gobierno; con el pacto de Estella pretendió un gran frente nacionalista que rompiera con España y ahora lo que intenta es aprovechar la receptividad de Zapatero para abrir un proceso que desemboque en un nuevo marco para el País Vasco. Portavoces de ETA anunciaron el alto el fuego el 22 de marzo era la independencia del País Vasco. En ese caso, la banda cambió la acumulación de fuerzas por la acumulación de apoyos con la pretensión de formar un frente nacionalista y abertzale que por la vía de los hechos consumados sentara las bases de un estado vasco independiente. Las conversaciones fracasaron porque el PNV no se decidió a cumplir lo pactado y porque en la reunión de Suiza en mayo de 1999 los emisarios de Aznar dijeron a ETA ABC que la paz no tiene precio político. El 3 de diciembre, volvió al terror. Acumulación de gestos Ahora, la banda cree que en Zapatero hay voluntad de hablar. Aunque no quiera imitar la vía catalana, le agrada la actitud que ha mantenido el presidente del Gobierno. Por ello, ha incorporado a su nueva estrategia la acumulación de gestos, buscando siempre que el Ejecutivo mueva también ficha. Acumulación de fuerzas Para preparar las conversaciones de Argel, la banda aplicó la estrategia de la acumulación de fuerzas Así, coincidiendo con la visita de los primeros emisarios de Felipe González al país magrebí, cometió las matanzas de Hipercor y de la casa cuartel de Zaragoza. Con esas dos tarjetas de visita manchadas de sangre, ETA llamó a la puerta de la negociación el 8 de enero de 1989, anunciando una tregua para dos semanas, que el 28 de ese mismo mes prorrogó por un plazo de dos meses. Cumplido éste, el 27 de marzo anunció que ampliaba el alto el fuego, aunque el 4 de abril lo rompió tras el fracaso de las conversaciones. El Gobierno accedió a hablar de política- -Estatuto y Constitución- -y a dar la iniciativa propagandística a la banda, que era la que daba cuenta a la opinión pública de los supuestos acuerdos Cuando ETA, envalentonada por su reconocimiento como interlocutor político, exigió la presencia en la mesa de los cabecillas Ternera Txikierdi y Mamarru para afrontar en toda la regla una negociación, González se plantó. Marlaska envía a prisión a uno de los dos últimos detenidos por la red de extorsión EFE MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska ordenó ayer el ingreso en prisión de uno de los dos últimos detenidos en la operación contra el aparato de extorsión de ETA, Emilio Castillo, arrestado el pasado martes en Guipúzcoa y al que imputó un delito de colaboración la organización terrorista. El magistrado dejó en libertad, con la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado mas próximo a su domicilio, al otro detenido el pasado martes, José Ignacio Elosua Urbieta. Elosua, de 58 años, es hermano de Joseba Imanol Elosua Urbie- Acumulación de nacionalismo El 18 de septiembre de 1998 ETA anunció una tregua indefinida, después de que seis días antes firmara con el PNV, EA, IU y otros grupos el pacto de Estella cuyo objetivo ta, detenido el pasado día 20 en la localidad alicantina de Santa Pola en el curso de la misma operación y que cuatro días más tarde ingresó en prisión por orden del juez. Además, el mismo día en que fue arrestado José Ignacio Elosua el magistrado tomó declaración en la causa, esta vez en calidad de testigos, a la esposa y al hijo de su hermano. Además de a Elosúa y a Emilio Castillo González de Mendívil, de 65 años, Grande- Marlaska tomó hoy declaración de nuevo a Ramón Sagarzazu, también detenido el pasado día 20 y para quien ya había decretado el ingreso en prisión el pasado sábado.