Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional ZAPATERO ABRE EL DIÁLOGO CON ETA REACCIONES Antonio Cañizares Vicepresidente Conferencia Episcopal En abstracto, hablar de diálogo es decir nada. Hay que ver cómo va a ser y sobre qué se va a dialogar Miguel Sanz Presidente de Navarra No es oportuno iniciar un camino lleno de obstáculos sin una clara voluntad de ETA de dejar las armas Josu Jon Imaz Presidente del PNV El PP está obstaculizando esta posibilidad de paz cuando llevamos ya 1.100 o 1.200 días sin un asesinato INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO VIERNES 30 6 2006 ABC Francisco José Hernando Presidente del CGPJ Respaldo las actuaciones que tiendan a pacificar el País Vasco, pero el Poder Judicial no está en tregua Por su interés, publicamos íntegramente la declaración del presidente del Gobierno anunciando el inicio del diálogo con ETA El Gobierno respetará las decisiones de los vascos que adopten libremente ETA declaró el 23 de marzo pasado, por primera vez, un alto el fuego permanente, por primera vez, después de tres años sin atentados mortales y por primera vez, en situaciones de este tipo, habiendo desaparecido prácticamente la totalidad de sus acciones. En distintos momentos del periodo democrático hemos tenido expectativas de poder alcanzar el fin de la violencia, los Gobiernos sucesivos, tanto el de Felipe González como el de José María Aznar, intentaron alcanzar la paz, no fue posible, lo intentaron de buena fe y desde aquí mi reconocimiento a esos esfuerzos que, en su día, hicieron. Lo singular de la situación no es tanto lo que ETA ha dejado de hacer, sino lo que los demócratas hemos hecho durante todos estos años, defendiendo los valores democráticos, defendiendo los valores constitucionales y, de manera muy singular, todos los ciudadanos de este país. El objetivo de todos los Gobiernos ha sido la erradicación de la violencia en el País Vasco y en el resto de España. Para ello, ha habido distintos procesos de diálogo y de acuerdos entre fuerzas políticas destinadas a fortalecer el Estado de Derecho. Quiero, desde aquí, hacer un reconocimiento a todos los servidores del Estado de Derecho, a su tarea, en la que han realizado y en la que realizan en estos momentos. En estos largos años, todos los Gobiernos han intentado alcanzar la paz desde un compromiso amplio de convivencia, manteniendo un principio esencial, la democracia no va a pagar ningún precio político por alcanzar la paz y defendiendo que el proceso de pacificación y normalización del País Vasco es una tarea de todas las fuerzas políticas. Así se ha recogido en distintas resoluciones institucionales. Precisamente al amparo de la resolución adoptada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2005, quiero anunciarles que el Gobierno va a iniciar un diálogo con ETA manteniendo el principio irrenunciable de que las cuestiones políticas sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular. Así lo ha anunciado el ministro del Interior a todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria esta mañana. Quiero agradecer la actitud de todas las fuerzas políticas y quiero subrayar que la forma de LOS MENSAJES EL PROCESO Va a ser largo, duro y difícil. Lo abordaremos con decisión y con prudencia, con unidad y con lealtad y siempre, siempre, respetando la memoria de las víctimas LEGALIZACIÓN DE BATASUNA Hemos intentado que aquellos que no aceptaban la voluntad democrática de los vascos acepten las reglas del juego. Tenemos esa oportunidad y trabajaremos para que eso se pueda consumar CONSTITUCIÓN Quiero expresar el compromiso absoluto del Gobierno con los valores, principios y reglas de la Constitución de 1978 IGNACIO GIL realizar este anuncio a la opinión pública es responsabilidad exclusiva del Gobierno. He reiterado en más de una ocasión que el proceso va a ser largo, duro y difícil. Lo abordaremos con decisión y con prudencia, con unidad y con lealtad y siempre, siempre, respetando la memoria de las víctimas. Quiero también establecer principios básicos sobre el futuro de Euskadi y para ello quiero hacer una apelación a los ciudadanos, a las formaciones políticas y a la sociedad vasca en general. Los ciudadanos de Euskadi disfrutan del mayor autogobierno que han tenido nunca en su historia, con el Estatuto de Guernica elaborado al amparo de la Constitución de 1978 decidieron los ciudadanos vascos libremente su futuro. Desgraciadamente ha persistido la violencia, la coacción y el terror. Tenemos la oportunidad de poner fin a esta situación y desde los principios democráticos les digo que el Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos, los derechos y libertades de los ciudadanos y en ausencia de todo tipo de violencia y de coacción. En más de una ocasión me han escuchado decir que el futuro de Euskadi exige un gran acuerdo de convivencia político. Concretamente en el debate sobre el plan Ibarretxe: si vivimos juntos, afirmé en aquella ocasión, decidimos juntos. Un gran acuerdo político de convivencia, por eso el Gobierno entiende que los acuerdos entre las distintas formaciones políticas de Euskadi han de alcanzarse con el máximo consenso posible, respetando la pluralidad política de Euskadi y en igualdad de oportunidades para todas las formaciones. Voluntad democrática, sujeción a la legalidad, amplio acuerdo político, que recoja el pluralismo de la sociedad vasca, esas son las reglas. Reglas que valen también para la participación en la vida política e institucional, para las formaciones políticas. Por ello, quiero reiterarles que el Gobierno va a mantener la vigencia de la Ley de Partidos. Durante años, todos los demócratas hemos intentado que aquellos que no aceptaban la voluntad democrática de los vascos, acepten las reglas del juego. Tenemos esa oportunidad y trabajaremos para que eso se pueda consumar. Quiero dirigirme ahora a la sociedad vasca. La paz es una tarea de todos, la paz será fuerte si tiene profundas raíces sociales, si abarca el conjunto de la sociedad vasca. Por ello entiendo que los partidos políticos, los agentes sociales, económicos, sindicales deben adoptar acuerdos para ese pacto de convivencia a través de los métodos de diálogo que estimen oportuno y, por supuesto, a través de los métodos democráticos para trasladar dichos acuerdos a los distintos ámbitos institucionales. Quiero expresar el compromiso absoluto del Gobierno y el mío personal con los valores, principios y reglas de la Constitución de 1978, que ha representado un éxito colectivo para nuestra convivencia. Soy plenamente consciente de que los ciudadanos tienen un gran anhelo de paz y una exigencia de máximo respeto a las víctimas del terrorismo y a sus familias. Como presidente del Gobierno de España asumo la responsabilidad de colmar ese anhelo de paz y esa exigencia de máximo respeto, reconocimiento a la memoria, al honor y la dignidad de las víctimas del terrorismo y sus familias. La sociedad española conoce el alcance de la tarea que tenemos por delante, una tarea que voy a desarrollar con prudencia y discreción. Quiero desde aquí pedir para esa tarea la colaboración de todos los medios de comunicación, teniendo en cuenta el alcance del proceso que vamos a vivir. A finales del mes de septiembre, el ministro del Interior realizará una nueva ronda de información a todos los grupos parlamentarios sobre el desarrollo del proceso que hoy abrimos. Muchas gracias