Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 30 6 2006 ABC Nacional El Gobierno asume los planes de Batasuna al anunciar que inicia el diálogo con ETA El PSE y los proetarras se sentarán el lunes o el martes, según acordaron hace unos días b Barrena saluda con entusiasmo la intervención y elogia a Rodríguez Zapatero por asumir que el Estatuto de Guernica no resuelve el problema de fondo CHARO ZARZALEJOS MADRID. Sin papeles, pero bien aprendido y sin una sola palabra gratuita, el presidente del Gobierno, a escasos treinta metros del salón de plenos del Congreso de Diputados, anunció ayer, a través de una comunicación institucional, la apertura formal del diálogo con ETA. El contenido del anuncio, en el que se comprometió a apoyar lo que decidan los ciudadanos vascos asume el plan trazado por Batasuna en el llamado documento de Anoeta, presentado en noviembre de 2004. Según fuentes conocedoras de los contactos, los conceptos de la intervención eran conocidos de antemano por Batasuna. En un alarde de pericia dialéctica, Zapatero dio argumentos para que todos pudieran verse reflejados en su intervención. Elegante y respetuoso con los Gobiernos anteriores, dos han sido los parráfos que han satisfecho a quienes desde posiciones nacionalistas apoyan el proceso ya abierto. En uno de ellos, Zapatero dijo: Tenemos la oportunidad de poner fin a esta situación y desde los principios democráticos les digo que el Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos, los derechos y libertades de los ciudadanos y en ausencia de todo tipo de violencia y coacción Esta alusión directa a la decisión de los vascos, introducida inmediatamente después de alabar el Estatuto de Guernica- -pese al cual desgraciadamente han persistido la violencia, la coacción y el terror -es según las impresiones recogidas por ABC en medios abertzales un primer reconocimiento de que ese Estatuto no ha resuelto el problema de fondo del Gobierno. Barrena se limitó a calificar la intervención de Zapatero como positiva y de gran calado político porque abre el ámbito del diálogo entre el Gobierno y ETA y porque en ella se compromete a respetar las decisiones que los vascos adopten libremente El otro párrafo recibido con especial satisfacción fue en el que el jefe del Ejecutivo aseguró: Por ello entiendo que los partidos políticos, los agentes sociales, económicos y sindicales deben adoptar acuerdos para ese pacto de convivencia a través de los métodos de diálogo que estimen oportuno y, por supuesto, a través de los métodos democráticos para trasladar dichos acuerdos a los distintos ámbitos institucionales En esta propuesta, medios nacionalistas ven la puerta abierta a la mesa de partidos o diálogo multipartito Además, Zapatero reiteró que las cuestiones políticas sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular Este criterio ha sido sostenido siempre por PNV y EA, que quieren que el Gobierno y ETA resuelvan las cuestiones técnicas y ellos, las políticas Zapatero, consciente de la envergadura de su intervención, no quiso eludir una referencia expresa a la Constitución y, desde luego, a las víctimas. Reiteró que el Gobierno va a mantener la vigencia de la Ley de Partidos, criterio Zapatero dio la espalda al Pleno del Congreso y optó por una declaración institucional para abrir el diálogo con ETA que Batasuna ya sabe es inamovible y que le obliga a plantearse un nuevo nombre y nuevos estatutos. Ello se hará cuando se tengan las garantías de que ningún juez va a salir diciendo que estamos cometiendo fraude de ley En todo caso, el paso de la legalización no se dará en ningún caso antes del otoño, cuando se creará la mesa de partidos. De hecho, la reunión PSE- Batasuna está cerrada desde hace unos días y con toda seguridad se celebrará el lunes o martes de la próxima semana. Unos días después tendrá lugar otro encuentro oficial y público entre Eusko Alkartasuna y Batasuna y en días sucesivos los socialistas se runirán con EA. Las agendas de los partidos vascos están copadas por numerosos contactos en los que se pretende acordar los mínimos de la metodología de trabajo de esa mesa de partidos prevista para los primeros días de octubre, una vez que el ministro de Interior, tal y como anunció ayer Zapatero, haya celebrado una nueva ronda informativa con todos los portavoces parlamentarios. El jefe del Ejecutivo asumió como responsabilidad plena del Gobierno el modo y manera de su comparecencia, saliendo así al paso de la especulación de que si no se producía en un Pleno de la Cámara Baja era porque el PP así lo había querido. De hecho fue PAZ A CAMBIO DE CESIONES CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN E Batasuna, muy satisfecha De hecho, el portavoz batasuno Pernando Barrena se felicitó por el compromiso de Zapatero en una valoración de urgencia en la que anunció para hoy un documento político con una lectura más profunda del mensaje l presidente Zapatero reconvirtió ayer la anunciada petición de permiso en sede parlamentaria- otro truco- para dialogar con ETA en una declaración de inicio del diálogo perdida entre lugares comunes, solemnes contradicciones, concesiones políticas al nacionalismo y diversos anacolutos válidos tanto para un zurcido como para un planchado. El presidente podía haberse limitado a decir que su gobierno hablará con ETA para tratar del abandono incondicional de la violencia. No ha- bría mucho que objetar. Pero no es esto lo anunciado. Recordemos el mensaje: El Gobierno va a iniciar un diálogo con ETA manteniendo el principio irrenunciable de que las cuestiones políticas sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular. El hecho es que aquí falta expresamente la finalidad de dialogar para obtener la disolución de la banda, y se cierra la frase con un tópico sobre la representación de la voluntad popular. Una especie de sátiro u hombre- cabra que surge de pegar en una sola parrafada dos enunciados que no se siguen lógicamente. Así que sabemos que el Gobierno se reunirá con ETA, pero no para qué, aunque sí que el Gobierno es partidario de que sólo los representantes políticos aborden las cuestiones políticas. Pues faltaría más. En el resto de la declaración se deslizan compromisos inaceptables. Por ejemplo, que prácticamente ya han desaparecido las acciones violentas. No es verdad: siguen activas la extorsión económica y la kale borroka, y Batasuna (y antes ETA, claro está) ha advertido que no piensa condenarlas... ni pararlas. También ha dicho Zapatero que el Gobierno respetará todas las leyes- faltaría más, de nuevo- y mantendrá la Ley de Partidos, aunque piensa conculcarla en la reunión del PSE con Batasuna. El alejamiento entre palabras y acciones avanza otro trecho: mantener una ley no significa hacerla cumplir, sino simplemente que siga en el BOE. También está la tópica referencia a la unidad en el proceso. En esto, al menos, no engaña Patxi López cuando dice que se debe prescindir del PP.