Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 JUEVES 29 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 CUARTOS DE FINAL La dictadura del viejo orden IGNACIO TYLKO Seis de los siete países campeones del mundo competirán en cuartos. Portugal y la emergente Ucrania, únicos inviBERLÍN. Algo tendrá el agua cuando la bendicen. El sabio refranero popular puede aplicarse una vez más al fútbol, donde los grandes se mantienen entre los mejores y los eternos outsiders como España siguen sin dar el salto a la elite. Nada nuevo. Salvo alguna excepción que siempre confirma la regla, la historia del fútbol es recurrente, reacia a los cambios, ajena a toda revolución. Más allá de la suerte, de los árbitros, de errores o aciertos, no será por casualidad que seis de los siete países que se han coronado campeones del mundo vayan a competir en los cuartos de final del certamen alemán. Sólo faltaría Uruguay, monarca universal en los lejanos 1930 y 1950, pero tan en decadencia que ni siquiera logró clasificarse en la zona suramericana. Portugal, un equipo forjado por Felipao Scolari que mantiene idéntica estructura a la que hace dos años le condujo al subcampeonato europeo en casa, y la sorprendente Ucrania, que tras ser humillada por España reaccionó, levantó la cabeza y tuvo la fortuna de cruzarse ante Suiza, son los únicos invitados a la fiesta de los glamourosos, los tradicionales ganadores que saben competir por los trofeos. tados a la fiesta de los clásicos, son los únicos que se han colado un poco de rondón. Pero el resto es de los grandes, que apenas dejaron resquicios para algunos avispados de segundo orden. Los ricos más ricos; los pobres, más pobres, Un debutante El combinado de Blokhin defiende el orgullo de los debutantes, ya que es el único que prosigue su andadura de los ocho que se estrenaron en este Mundial. Su modelo es Croacia, el mejor novato de los últimos cuarenta años, al alcanzar el tercer puesto en Francia 98. Sólo había ocurrido algo similar con la selección portuguesa de Eusebio en Inglaterra 66. Tampoco se debe al azar que la mayoría de los clásicos supervivientes respondan a un estereotipo, a un estilo, a una idea del fútbol de toda la vida. La magia de Brasil, la Argentina canchera que combina oficio y calidad, la Alemania física del rodillo, la Italia resultadista y defensiva, la clásica Inglaterra que mantiene la esencia de los inventores, y hasta la Portugal liderada por pocas pero grandes estrellas. Ucrania aburre a las ovejas, pero también tiene clarísimo que lo suyo es la defensa y la velocidad al contragolpe, y sólo Francia, ya envejecida, ha cambiado el perfil moderno y atrevido por el patrón conservador. De nuevo, la canarinha y la albiceleste son las únicas que pueden contra los europeos. Por más que a los dirigentes de la FIFA les interese proyectar la universalización del fútbol y su crecimiento, sobre todo en África y Asia, la realidad dicta que a la hora de la verdad siguen lejos de los mejores. Sin Camerún, Nigeria, Senegal y La caída de Grosso ante el australiano Neil se convirtió en el penalti que clasificó a Italia para cuartos Egipto en el Mundial, África no dio la talla. Sólo Ghana, que se coló en octavos de final, maquilló la debacle, si bien Brasil la dejó en el camino sin forzar la máquina. Desde 1986, este continente siempre metió un representante en octavos de final, pero jamás logró aumentar esa cuota. Se esperaba algo más, no obstante, tras la demostración de Senegal hace cuatro años, cuando venció al campeón y candidato Francia en la apertura y luego avanzó hasta los cuartos de final. Para encontrar otro logro así habría que remontarse hasta Italia 90, donde el verdugo africano se llamó Camerún, que derrotó al defensor del título, Argentina, y de la mano de Roger Milla trepó hasta cuartos de final. Fracaso con mayúsculas también el de los asiáticos, incapaces de seguir la estela de Corea, semifinalista con el hechicero Hiddink en su Mundial. Esta vez, tanto esta selección como Arabia Saudí, Irán y Japón, hicieron las maletas de regreso tras la primera ronda. México salvó la cara para la Concacaf, al meterse en octavos y vender carísima su derrota ante Argentina, y Australia, el único representante de Oceanía, cumplió al alcanzar el primer cruce y caer víctima del español Medina Cantalejo ante Italia. AFP No se SEPARAN JOSEP PEDREROL y JOAQUÍN RAMOS MARCOS LA HORA DEL ADIÓS Josep: No valen excusas. Se confirmó que hay selecciones que ganan y otras que sueñan. Nosotros pertenecemos al grupo de los aspirantes y seguiremos ilusionándonos sin motivo aparente cuando llegue otro Mundial, pero lo cierto es que hemos vuelto a fracasar y que Luis debe asumir su parte de culpa y marcharse. Joaquín: Siempre la pagas con el seleccionador y antes deberías analizar el nivel del fútbol español. No hay jugadores determinantes y no podemos compararnos con las selecciones importantes. Pero como tenemos que buscar culpables, el sabio es la presa más fácil en estos momentos. Josep: Luis anunció que si no cumplía el objetivo se marcharía. Si perder a las primeras de cambio no es motivo suficiente para coger las maletas e irse... Joaquín: Aragonés ha conseguido un gran ambiente en el vestuario y ha encontrado por fin el esquema de juego que tanto reclamábamos. Ha construido un grupo joven y, por lo tanto, con un prometedor futuro. Dejémosle trabajar y ya verás como acaban llegando los éxitos. Josep: Si a Luis hay que darle tiempo, a Camacho habría que ponerle un piso por llegar a cuartos y caer eliminado por culpa de un árbitro de cuyo nombre no quiero acordarme. Joaquín: Luis ha trabajado duro y no es justo que le pongamos a parir y, en cambio, evitemos criticar al equipo, que no estuvo a la altura. Josep: Luis nos contagió ese optimismo y todos le apoyamos, pero debe asumir que uno es esclavo de sus palabras y que la dignidad está por encima de todo lo demás. Escúchalos en Punto Radio