Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 29 6 2006 ABC Villepin niega tener ambiciones presidenciales y defiende su gestión al frente del Gobierno El primer ministro francés reconoce la ventaja de Sarkozy para las próximas elecciones b El jefe de gobierno galo declaró ayer que su objetivo sigue siendo combatir el paro y modernizar el país, tareas que le encomendó el presidente Jacques Chirac JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Con un 79 por ciento de opiniones negativas en los sondeos, Dominique de Villepin, primer ministro, afirmó ayer no tener ambiciones presidenciales consagrado a la tarea de combatir el paro y modernizar Francia que le encomendó el presidente Jacques Chirac, que cuenta con un 81 por ciento de opiniones negativas e intenta salir del campo de minas de los escándalos, las crisis superpuestas y las rivalidades cainitas. Por vez primera, Villepin reconoció ayer públicamente la ventaja y primacía de Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, como candidato del centro- derecha en las próximas elecciones presidenciales del 2007. Tras las repetidas crisis de los suburbios (noviembre 2005) del Contrato del Primer Empleo (CPE, febrero pasado) y del escándalo Clearstream (abril y mayo) que sigue su proceloso curso judicial, Dominique de Villepin se resiste a dimitir, como piden muchos diputados de centro derecha, y se considera respaldado por Jacques Chirac, aislado él mismo en el bunker político del palacio del Elíseo. Consciente que su vida política está en cuarentena, amenazado desde muchos frentes, Villepin adopta un tomo modesto y juega en distintos frentes. A la espera de la larga, dura y feroz campaña presidencial, las grandes reformas han quedado aplazadas indefinidamente. Pero el primer ministro conserva el ritual de su rueda de prensa mensual, para continuar destilando menudas noticias sobre la lucha contra el paro, nuevas medidas contra la delincuencia escolar. Villepin considera posible y deseable que Francia alcance algún día el pleno empleo, que él evalúa en torno a una población activa con un 7 por ciento de parados. Hace más de una década que el paro francés no desciende significativamente por debajo del 10 por ciento. Con respecto a la delincuencia escolar, Villepin confirma la apertura de unas clases y colegios especiales, con el fin de aislar a los alumnos perturbadores. A partir del curso próximo, 249 institutos de enseñanza media france- ses serán reforzados con medidas especiales contra la violencia. En el terreno políticamente capital de sus relaciones personales con Nicolas Sarkozy, Villepin adoptó un tono conciliador aceptando, en apariencia al menos, que el más íntimo de sus enemigos políticos personales sea el candidato natural del centro- derecha, que pudiera abandonar el Gobierno, en un momento u otro para consagrarse a la campaña todavía lejana pero bien presente en la vida política nacional. Tras haber aspirado a ser el líder y posible candidato conservador a la sucesión de Jacques Chirac, en la Presidencia, Villepin cambió ayer de táctica y quizá de estrategia. Hundido en el pozo negro de los sondeos, el primer ministro ha cambiado su antiguo tono lírico y épico por un tono más modesto, humilde, estoico. A la espera, quizá, de que cambie el viento de los sondeos. Las presidenciales francesas son una larga carrera maratón. Y una forma clásica de participar en esa batalla es avanzar emboscado. Dominique de Villepin durante su habitual rueda de prensa mensual, ayer en París EPA El empresario que implicó a Simeón de Bulgaria en el caso Saboya inventó sus acusaciones JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El empresario de Trieste Pierpaolo Cerani ha reconocido que sus presuntos sobornos a Simeón de Bulgaria fueron completamente inventados para complacer al Príncipe Víctor Manuel de Saboya, quien permanece bajo arresto domiciliario en Roma, acusado de corrupción de funcionarios italianos, falsedad y explotación de la prostitución. El escándalo descubierto por los magistrados de Potenza salpicó al Rey y ex primer ministro de Bulgaria pues en una de las conversaciones te- lefónicas grabadas por la Policía, Cerani se jacta ante Víctor Manuel de Saboya de haber dado dinero para la campaña electoral al mandatario búlgaro, extremo que el interesado negó rotundamente en Sofía el pasado martes en una conferencia de prensa internacional. En declaraciones a un semanario italiano Cerani afirma ahora que Simeón de Bulgaria es una persona honrada que jamás habría aceptado dinero de mí. Yo quería tan sólo seguir la corriente a Víctor Manuel de Saboya, y decía esas cosas al teléfono sólo pa- ra complacerlo El empresario añade que llevaba cuatro años yendo a Bulgaria. Por eso, para enfatizar, dije a Víctor Manuel una serie de tonterías. Me doy cuenta de que me he equivocado. Pero, ¿quién podía imaginar que esto fuese a terminar en público? Cerani reconoce que soy un estúpido pues por intentar congraciarme a Víctor Manuel entré a su juego diciendo todas aquellas tonterías. Y esto es la realidad O al menos es la parte que cuenta al semanario del corazón Novella Duemila, pues las escuchas telefónicas sugieren algo más delictivo. El sumario revela que Cerani acudía al Príncipe para que corrompiese a su primo Simeón, quien frenaba proyectos del empresario italiano en Bulgaria. Cerani y Víctor Manuel terminan tramando contra Simeón que había puesto en venta parte de su patrimonio inmobiliario. El Príncipe planea meter en la operación a un empresario inmobiliario amigo suyo e incluir un trámite ilegal de modo que después le pedimos a Simeón parte de lo que haya cobrado o le denunciamos A este punto, los chismorreos tienen ya el aspecto de algo que se castiga en el Código Penal italiano: la asociación para el delito.