Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 6 2006 103 MUNDIAL 2006 LA SELECCIÓN La bicha vuelve a engancharnos JOSÉ MANUEL CUÉLLAR La maldición nos volvió a agarrar. No hay manera de eludirla, ni en Mundiales ni en Eurocopa, con equipo o sin él. A los franceses les habíamos ganado mil veces, pero en el patio del colegio, en las pachangas, en la basura del fútbol. Llegan los partidos de verdad, los que cuentan, los que retiene la retina, y la memoria se vuelve negra como las tinieblas del tiempo, pues siempre nos machacan de mala manera. Ante Francia, España casi nunca ha dado el do de pecho, más bien han sido ellos los que nos han atravesado el pecho hasta la espalda y con la espada. Un total de 27 encuentros había enfrentado a los dos países con el balón de fútbol por medio, pero de todos ellos sólo cinco fueron oficiales y nunca les habíamos ganado: cuatro victorias francesas y un empate. Las derrotas: 2- 0 en la final de la Eurocopa 84, 3- 1 y 2- 1 en la clasificación de la Eurocopa del 92 y 2- 1 en la fase final de la Eurocopa 2000. Las tablas fueron en la fase final de Eurocopa 96. Total, una birria de palmarés para los españoles. No es pues de extrañar que la mosca girara tras la oreja de los enviados especiales en Alemania. Luis tenía razón cuando decía que yo tengo confianza pero vosotros (por los periodistas) sí que estáis cagaditos, se os ve en la cara No sólo había mal rollo por el asunto futbolístico, sino también por otras facetas deportivas. Los franceses siempre se han caracterizado por chafarnos en otras especialidades: baloncesto, balonmano (Barcelona 92) incluso ciclismo y tenis en algunas ocasiones. Siempre la misma historia de frustración: cuando no es una cosa, es otra. Que si el árbitro, que si las tensiones internas, que si un equipo u otro. Ahora tocaba Francia, que era nuestra particular bestia negra. Y lo sigue siendo Una verdadera espina clavada, y grande, la de estos tíos. Pensábamos que ayer se rompería el mal fario, pero no pudo ser. De nuevo nos enganchó la maldición francesa y jugadores como Raúl mantendrán en su corazón esa estaca del penalti tirado a las nubes que nos hubiera dado opción a la prórrogra frente a unos franceses agotados y casi derrotados, con el último aliento en la hierba. Tampoco Arconada dejará de sangrar por la herida de aquella Eurocopa tirada por el agujero nacido debajo de su cuerpo, justo ayer, cuando se cumplían 22 años de la triste cantada que le costó a España la final de aquel torneo jugado en Francia. Una historia de frustración La eliminación de ayer se suma a la larga ristra de frustraciones de España en el Mundial, donde lo máximo fue el cuarto puesto de Brasil 50, evento que apenas se recuerda ya. Y a partir de ahí, el desastre continuo en la era moderna: eliminados en primera fase en Inglaterra 66; en México 70 ni Alemania 74 no logramos siquiera clasificarnos. En España 82, en nuestro Mundial, derrotados en la segunda ronda; en México 86 llegó la maldición de los cuartos, ronda en la que caímos; en Italia, en octavos; de nuevo cuartos en Estados Unidos, en Francia ni la primera fase. Y en Corea- Japón, otra vez los cuartos. Ruina total. Cesc Fábregas se retira del campo con lágrimas en los ojos EFE