Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 6 2006 101 MUNDIAL 2006 LA SELECCIÓN Cumplida venganza ENRIQUE YUNTA Se vieron las caras de nuevo el azulgrana y el galo, que tenía una cuenta pendiente con el zaguero después de la final de la Champions Titi no aportó casi nada, pero esta vez ganó Hablaba Henry con cierto rencor durante la previa del partido de anoche de Carles Puyol, enemigo del francés durante la última final de la Liga de Campeones. Titi que cargó contra el español y contra Rafa Márquez por la dureza con la que se emplearon en París, perdió esa batalla, aunque dejara sentado en un par de ocasiones al central azulgrana, que siempre ha reconocido que el capitán del Arsenal ha sido el jugador que más le ha costado marcar. Pero ayer no andaba el delantero francés demasiado entonado, contagiado por el juego lento y cansino de sus compañeros, aunque a la postre letal. Demasiado solo para enzarzarse a puños con los centrales de la selección, que le supieron controlar bien. Thierry y Carles se saludaron con cierta tirantez antes del inicio del partido. Era uno de los duelos más trascendentales de la cita. Henry se abrazó con cariño con Cesc y posteriormente aguardaba Puyol, que respondió con un apretón de manos común. Fue el primer encuentro entre ambos. Doménech dejó completamente solo a Henry en punta confiando en su velocidad para ganar la espalda a la pareja de centrales españoles, que adelantaron posiciones dejando una y otra vez al 12 de Francia en fuera de juego. La historia se repitió un sinfín de ocasiones, para desesperación de Henry, que sólo disparó una vez a puerta en todo el envite, mas con muy poco peligro. En una de estas volvía a situarse en situación antirreglamentaria, pero con astucia se hizo el longuis para habilitar a Ribery, que acertó en el uno contra uno ante Casillas. En cualquier caso, aunque distaba mucho su juego del que acostumbra, cada balón que se acercaba a la zona del francés despertaba cierta tensión en la zaga hispana, mal en el eje cuando tocaba ajustar balones en diagonal. Y eso que Puyol se empleó con esmero y tino en el corte- -sacando el balón no es tan preciso- Todo corazón, el defensa se desfogaba en abortar cualquier acometida del contrario, tanto que en un choque con Henry el colegiado señaló una falta más que rigurosa que resultó decisiva para las aspiraciones de España, pues significó el segundo tanto de Francia. Henry no brilló, cierto, pero esta vez se llevó el gato al agua. Cuanto menos en el apartado colectivo. Se quita la espina de la final de la Champions mientras Puyol abandona el Mundial yendo de más a menos, como España. Hubo a veces más que palabras entre dos jugadores formidables EPA