Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 6 2006 97 Francia basó todo su juego en esconderse en la cueva para buscar la contra y así cazó a los de Luis Luego, una jugada desgraciada de Sergio Ramos en una falta rematada por Vieira acabó por matar el duelo Vuelta a empezar. No tardó Luis en darle una vuelta al equipo. Joaquín y Luis García, de golpe por Villa y Raúl. Buscaba la velocidad del bético por la derecha y el juego entre líneas y las llegadas del catalán. El desgaste había podido con Villa y Raúl y era evidente que el equipo necesitaba más chispa, más velocidad para superar a un equipo francés muy bien plantado atrás y que una vez empatado el encuentro volvió a su idea del comienzo de aguantar en su cueva en espera de alguna otra jugada como la del tanto del empate. Bien controlado Henry entre Pablo y Puyol, Ribery se convirtió en el francés más activo. Es listo el marsellés. Sabe buscar los espacios y es veloz con el balón en los pies. Luis cerró el capítulo de cambios con la entrada de Sen- na por Xavi, en un momento en que el partido no tenía dueño. Quería apropiárselo más la selección, pero no encontraba la maña exacta para superar el medio campo francés, que imponía su mayor envergadura física. Según pasaban los minutos, el miedo a un gol en contra se fue haciendo palpable en unos y otros por igual. Se esperaba a las jugadas a balón parado para apurar las opciones y ahí fue donde cayó España. Rosetti consideró punible una pugna entre Puyol y Henry en la que los dos hicieron falta. Sacó Zidane, tocó hacia atrás Xabi Alonso y el balón le cayó justo a Vieira en el segundo poste. Su remate a bocajarro fue aún desviado por Sergio Ramos, alejándolo de la posición de Casillas. Gol. Con ocho minutos por delante, España se volcó. Forzó un par de córners, apretó lo que pudo, pero con el corazón que siempre prevalece sobre la cabeza en situaciones tan extremas. El sueño se desvanecía poco a poco. Y terminó de perecer cuando en otra contra, con el equipo ya volcado, Zidane se agarraba al Mundial con un tercer tanto que le permite seguir capitaneando a una selección que ya no es lo que fue, pero que tiene el poso del saber estar, del saber competir en las situaciones más extremas como la de ayer. Posiblemente algo que aún le sigue faltando a la española a pesar de la ilusión que había generado. Bronca de Luis con Zidane y Vieira La selección hace las maletas, llega a Madrid esta misma tarde y pone fin a su decepcionante aventura mundialista JULIÁN ÁVILA HANNOVER. La noche pintó en bastos para todos. Hasta para el seleccionador. Los jugadores franceses no aprecian a Luis Aragonés. Todo lo contrario. Le tienen en la diana desde que aconteció el desafortunado caso Henry hace casi dos años. Entonces se abrió una herida que hoy todavía sigue sin cerrar, como reconocen en privado los galos. En el encuentro de ayer los protagonistas se vieron las caras. Luis dice que todo está arreglado y que no pasaba nada. Pero parece que no fue así. O al menos no se vio eso anoche. En la segunda parte, cuando el partido subió hasta el umbral del infarto, Vieira dejó la mano, como acostumbra casi siempre, en el rostro de Fernando Torres. El banquillo español se levantó a protestar al colegiado y se encontró con el perfil gigante del centrocampista francés. Vieira dirigió su mirada a Luis y le mandó sentar y callar. El seleccionador se rebrincó y mató con la mirada El gol de Vieira provocó esta piña francesa que corona Henry EFE al francés. Éste aceptó el desafío e insistió en su orden. Luis se calentó en la zona técnica. Por momentos perdió el control sobre su sistema nervioso. Abrió los brazos, se encogió de hombros mientras con un gesto desafiante gritaba ¿qué pasa? ¿qué pasa? Zidane, que se encontraba en la otra punta del campo, se unió a la refriega. Se fue hacia Luis con las mismas intenciones que su compañero. Y el estado febril de Luis subió hasta cotas poco aconsejables para la salud. Tuvo que mediar el colegiado para que la cosa no fuese a mayores. Por fortuna todo se calmó. Pero se trataba de una señal. Francia ya era superior y nos estaba haciendo perder los nervios. Minutos más tarde se cumplió lo previsto. Los galos lograron remontar el tanto de Villa y dieron luz verde a la vuelta de la selección. Señores, el avión está preparado para las doce de la mañana de hoy y parte desde Dortmund con destino a la terminal cuatro de Barajas.