Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 6 2006 Cultura 63 SOBRE HACIENDO DE REPÚBLICA ALMUDENA REVILLA Mingote: Un país tan genial pero tan ridículo da para muchos chistes ANTONIO VILLARREAL MADRID. Después de más de diez lustros levantando la sonrisa e inspirando la reflexión de todo el que se asoma cada mañana a sus viñetas, Antonio Mingote ha reunido en dos volúmenes, Señoras y señoritas y Ricos y pobres (Ediciones B) algunas de sus más brillantes ventanas. Presentados ayer tarde en el Ayuntamiento de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón ejerció de cicerone para mostrar al público estas dos primeras recopilaciones que toman como hilo conductor a mujeres y pobres, dos de los iconos más representativos del humor de Mingote, que, de acuerdo con Gallardón, tiene el enorme mérito de no buscar la condena, sino el entendimiento. Nos lleva a la comprensión y a la generosidad La colección Mingote irá creciendo cada Navidad a razón de dos nuevos ejemplares. Una imagen, dicen, vale más que mil palabras, así que creo que 54.827 imágenes pueden dispensarme de hacer algún discurso bromeó el dibujante. l 75 aniversario de la II República invita a curiosear, desde la perspectiva de los años y los exhaustivos estudios de los historiadores, un periodo de la vida política y social española. Además, hablar de la República no es hablar en pasado. El pleno del Congreso reconoció, no hace muchos días, este régimen como antecedente de la actual democracia. Un régimen que irrumpió de una manera festiva y, por qué no decirlo, sorpresiva, y que Julio Camba diseccionó en sus crónicas de Haciendo de República Este libro, reeditado por Luca de Tena Ediciones con vocación de epatar, incluye novedades. De las 40 crónicas de las ediciones anteriores se ha pasado a 127. Muchos son textos publicados sólo en prensa, como los que aparecen durante la Guerra Civil, y otros reflejan cómo era la sociedad de los años 30. También se puede disfrutar de dos brillantes incorporaciones: el artículo de César González Ruano, El solitario del Palace y una entrevista de Antoniorrobles al autor. Haciendo de República recoge la mirada más sarcástica de Camba sobre su país y sus gentes, inmersos en un proceso de regeneración. Valle- Inclán, paisano del periodista, afirmó que España no ansiaba la República, sino que las elecciones de 1931 fueron una sanción ética contra Alfonso XIII. La II República aparece entonces como una visita inesperada que, ya que ha venido, al menos nos entretenga la tarde con alguna novedad. El nuevo régimen quitó, en palabras de Camba, la ilusión republicana Era imprescindible una transformación de la estructura del Estado y acometer una serie de reformas económicas y sociales. Estos pasos no se dieron y la impaciencia creció. En las crónicas de Haciendo de República Camba se instala en el pensamiento y se plantea la modernización y la ética de España como necesidad. El gallego analiza con ingenio los factores que habían limitado o impedido el éxito de la República. El orden se había perdido, Julio Camba tenía el sentimiento de vivir un tiempo degradado. Cuando se publicó la primera edición de este libro- -gracias al buen hacer de Sáinz Rodríguez- se le recriminó por escribir desde la venganza por no ocupar un cargo público Vanidad de vanidades. Podía ser. Sin embargo, los lectores de Camba, aquellos que saben que él siempre ocupó las filas del partido contrario, como diría su admirado Luis Bonafoux (o del régimen contrario) que saben que nunca esperó una palmada en el hombro, hallarán en estos escritos su desencanto. El nihilista Julio Camba, que nos presenta Ruano magistralmente en las páginas de este ejemplar, el escéptico Camba, había tenido también esperanzas de que algo cambiara. En estas reflexiones escritas ya no es posible soñar con una sociedad ideal. El republicanismo era una historia más de las que podía escribir en su periódico, el ABC, si la censu- E ra del Gobierno se lo permitía. La falta de reformas en profundidad conducen al periodista hacia su percepción más satírica. Le incomoda la sociedad de la que es testigo; señala la falta de seriedad y madurez de actitudes y planteamientos del régimen. Las instituciones se preocupan por dar soluciones a problemas que no existen, mientras toman a la ligera asuntos como la pena de muerte y la libertad de culto. La represión de Casas Viejas, detonante de la caída del Gobierno de Azaña, y la revolución de Asturias provocan su reacción más firme e interpreta con dureza lo ocurrido en los trágicos sucesos. No tienen desperdicio las crónicas que enjuician a los dirigentes políticos: Lerroux, preocupado por sus negocios; los socialistas, incapaces de canalizar la revolución, o Largo Caballero, incapaz de hacerla. Muchos de los escritos conservan plena vigencia: nacionalismos, enchufismo o corrupción de cargos públicos (el estraperlador estraperlado) Mientras no la teníamos (la República) confiábamos en ella, conservábamos intacta nuestra moral en medio de las situaciones más difíciles; pero ahora que la tenemos, ya no nos queda salida alguna Sí, la peor de las salidas: la guerra civil, que le provocan crónicas desesperanzadas. Asimismo se recogen en esta antología textos más livianos. El regreso a la cotidianidad, a las situaciones más cercanas de la vida madrileña, y al cosmopolitismo: la guerra italo- abisinia, la revisión de los tratados de paz, la Sociedad de Naciones ninguneada... desembocando finalmente en la Segunda Guerra Mundial. Si recuperar la memoria histórica no es el principal afán, se puede acudir a este libro para encontrar algo excepcional. Un ejemplo de buen manejo del léxico y de la sintaxis para aquellos que todavía creen que la prosa periodística puede ser descuidada. La ignorancia es cosa de siempre, la pedantería de la ignorancia, en cambio, es un fenómeno único y exclusivo de esta época tan agradable en que nos ha tocado vivir dice Camba. Lector: si mantiene su perplejidad ante discursos y acontecimientos presentes, pase. Pase y lea Haciendo de República Mingote y Catalina Luca de Tena, junto a Ángel Manuel García, de la Tertulia de los Amigos de Julio Camba DANIEL G. LÓPEZ Ediciones Luca de Tena presentó en Madrid el libro Haciendo de República de Julio Camba ABC MADRID. La Tertulia de los Amigos de Julio Camba, que se reúne en el popular restaurante Casa Ciriaco de la madrileña calle Mayor, fue ayer el escenario de la presentación del libro Haciendo de República de Julio Camba, que ha publicado Ediciones Luca de Tena. El escritor de Haciendo de República hace, como recordaba Fernando R. Lafuente, sentir al lector la molestia de vivir bajo una ley, cualquier ley, por eso lo de menos es la Repúbli- ca Los artículos reunidos destacan en la producción de la más pura y elegante inteligencia de España según dijo de Camba Ortega y Gasset. Asistieron a la cena de presentación del volumen, entre otros, el humorista y académico Antonio Mingote; la presidenta editora de ABC, Catalina Luca de Tena, así como numerosos representantes de la vida cultural madrileña, entre los que cabe destacar al escultor Martín Chirino, y los miembros de la tertulia, entre ellos el organizador de la velada, Ángel Manuel García.