Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 MARTES 27 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 OCTAVOS DE FINAL Ucrania estrena su capítulo de gestas al estilo Panenka Consiguió la clasificación para cuartos de final en su debut en un Mundial, después de ciento veinte minutos de fútbol sin goles, un equilibrio sólo roto con el 3- 0 en los penaltis ña inolvidable en dos países modestos que nunca tendrán fácil su ascenso a las fases finales. Suiza Ucrania 0 0 Shevchenko y Frei, a la madera Una adrenalina que se tradujo en un partido de puro derroche físico. La calidad de Ucrania, basada en Shelayev, Voronin y Shevchenko, se vio atosigada por el aliento de los suizos, que les persiguieron por todo el campo. Y el contragolpe suizo, dirigido por Barnetta y el ex rojiblanco Wicky, fue frenado por la velocidad y contundencia del sistema destructivo ucraniano. Kuhn y Blokihn se plantearon una partida estratégica de ajedrez basada en no dejar respirar al contrario y el resultado fue de empate a todo, menos a penaltis. Se enfrentaron el hambre y las ganas de comer, dos sistemas que Suiza Zuberbuehler; Degen, Djourou (Grichting, m. 33) Mueller, Magnin; Cabanas, Vogel; Barnetta, Yakin (Streller, m. 64) Wicky; y Frei (Lustrinelli, m. 116) Ucrania Shovkovsky; Husin, Nesmachny, Vashchyuk; Gusev, Tymoshchyuk, Kalinichenko (Rotán, m. 75) Vorobei (Rebrov, m. 94) Shelayev, Voronin (Milevsky, m. 111) y Shevchenko Árbitro B. Archundia (Méx. Tarjeta a Barnetta. Penaltis: 3- 0 para Ucrania. Shevchenko; para portero. Streller: para portero. Milevsky: gol a lo Panenka (Ucrania, 1- 0) Barnetta: falla. Rebrov: gol (2- 0) Cabanas: falla. Gusev: gol (Ucrania, 3- 0, a cuartos de final) TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Ucrania celebró fiesta nacional. Una nueva fecha de unidad en su joven vida como país independiente. Disputaba el primer Mundial de su historia y ya escribe letras de oro con su clasificación entre las ocho mejores naciones futbolísticas del universo. El error de Shevchenko en su lanzamiento de penalti quedó silenciado por el golazo al estilo Panenka- -un disparo flojo y por el centro- -que protagonizó Milevski desde los once metros. Fue el primero de los tres disparos acertados por los hombres de Blokhin desde el punto fatídico. Especialmente fatídico para los suizos, que fallaron tres veces y perdieron la ocasión histórica de estar en cuartos de final después de doce años de ausencia. Ucrania sí aprovechó la oportunidad y alcanzó un hito en su corta vida futbolística desde que obtuvo la independencia de la extinta Unión Soviética. Suiza vivía la misma sensación de luchar por una hazaña inolvidable. Un paralelismo de puntos de partida que provocaron el partido más igualado de esta Copa del Mundo. Un equilibrio que duró ciento veinte minutos y que solamente rompieron las penas máximas (helvéticas) que fueron alegrías totales de los ucranianos. Ambas selecciones jugaron inicialmente sin presión, porque su clasificación para los octavos de final ya era un éxito. Lo que sí acusaron fue ansiedad. Un frenesí por ser actores de una haza- Los jugadores ucranianos felicitan a Gusev, autor del penalti definitivo se convirtieron en fotocopias, de tal manera que el enfrentamiento quedó pendiente, más que nunca, de un detalle de clase que surgió pero no tuvo efecto. Shevchenko estuvo a punto de AP plasmar la diferencia en un cabezazo peinado que estrelló la pelota en el larguero. Frei devolvió el golpe con un lanzamiento de falta que mandó la herramienta de trabajo a un poste. Tocaron madera, pero no acertaron. La calidad de Shevchenko era patente en sus preciosos controles de balón y en sus desmarques de anticipación, una sabiduría que obligó a Kuhn a sentar al joven Djourou y sacar a Grichting para equilibrar la pelea. Shevchenko quiso reiterar su liderazgo en el encuentro con un disparo que dejó a Zubi clavado bajo palos y a los cencerros de las gradas callados. Pero el cansancio acabó finalmente con el poderío físico de ambos conjuntos, que compartieron entonces una última característica: el miedo a perder. La prórroga mantuvo ese sentimiento recíproco. Milevski, con ese gol en homenaje a Panenka, rompió el molde. EL GOLAZO DE MILEVSKI Fue un homenaje a Panenka y a la Eurocopa 76. Aquel año Checoslovaquia venció a Alemania con un penalti lanzado por Panenka, el 5- 3, frente a Maier. El checo tocó el balón suavemente para que se levantara y entrara por el centro, casi llorando. Milevski le emuló ayer en el 1- 0.