Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 6 2006 Cultura 67 Pedro de Silva mira desde El tranvía al pasado de su generación b El argumento de su última nove- Juristas y creadores critican la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual b Forges Bercovitz, Gordillo y Moscoso, ponentes y director de un seminario sobre la cuestión en la UIMP, tachan la nueva norma de muy parcial e incompleta ABC SANTANDER. El nuevo texto en materia de propiedad intelectual aprobado en el Pleno del Congreso la semana pasada no cuenta con el apoyo unánime de juristas y creadores. Así se puso de manifiesto ayer en el seminario Los creadores visuales ante la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual enmarcado en el curso académico de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (IUMP) Entre los ponentes, el dibujante Antonio Fraguas Forges para quien no se puede crear arte, si el artista no puede levantar el pincel o la pluma, porque se muere de hambre La reforma legislativa emburruña dice, dado que la anterior Ley de Propiedad Intelectual (1987) era, con todos sus fallos, bastante más concreta Esto sólo es un paso provisional, y la provisionalidad puede ser de diez a cuarenta años indica Forges que remacha: Está en manos de los creadores el azuzar todo lo posible para que esta ley quede fijada y precisa cuanto antes y no sea un albur arbitral De muy parcial tilda el catedrático de Derecho Mercantil Alberto Bercovitz la nueva ley, que únicamente incorpora los preceptos de una directiva comunitaria, mientras que, señala, la gran reforma queda pendiente y está incluso anunciada en la Exposición de Motivos Sobre la remuneración de los artistas, Bercovitz comenta que con internet y los medios digitales la explotación de los derechos de autor ha aumentado de forma espectacular. Hoy representa cantidades importantísimas que tienen detrás, luchando por ellas, grupos de interés Y añade: En 1987 pudo hacerse una ley técnicamente bastante buena, pero ahora, como los intereses económicos son infinitamente mayores, se da el riesgo de que al hacer una reforma legal en lugar de mejorar los derechos de autor se disminuya esa protección El pintor Luis Gordillo y el jurista Javier Moscoso, director del seminario, contribuyeron al debate. Para el primero, internet es un terremoto cultural y vivimos una revolución en la que el jurista está yendo un poco por detrás El segundo localiza el conflicto entre los autores y los medios, que no son dueños de los contenidos ni aceptan que los autores cobren por los derechos de lo que crean. la trata de los movimientos sociales que, inspirados en París y California, intentaron derrocar al franquismo desde la clandestinidad ANTONIO VILLARREAL MADRID. No es sencillo, ni tan siquiera plausible en los tiempos que corren, que un hombre aúne en su currículo el haber sido durante ocho años presidente del Principado de Asturias y haber ganado un premio de literatura erótica (el Sonrisa Vertical en 1998 con Kurt Sin embargo, el cuaderno vital de Pedro de Silva (Gijón, 1945) acumula éstos y muchos otros puntos generadores de estupefacción, y es con este mismo propósito con el que nos presenta su último trabajo. El tranvía es una novela que, a través de cuatro historias que se mezclan en el citado vehículo que da título al trabajo, se adentra en la última etapa de la dictadura a través del placer (servido crudo) de la conversación. Es una historia sobre un grupo de amigos de cincuenta y tantos en la que gravita el peso de la memoria, contada sin concesiones y sin piedad argumenta Silva. Coincidiendo con la opinión del periodista Juan Cueto (encargado de la presentación de la novela) no existen muchos ejemplos en nuestra literatura que hablen del franquismo desde la perspectiva de los que querían conspirar, pero nunca lo hicieron. Siempre quedan para la Historia aquéllos que lo intentan- -independientemente del éxito o el fracaso- pero es raro que el foco de atención se desplace hacia una generación que, imitando otros modelos de revolución, crearon unas expectativas que poco a poco se fueron pudriendo, dejando escapar el olor de la frustración hasta nuestros días. De esta generación trata El tranvía aproximándose a ella desde el presente. Los que antes eran jóvenes con el puño alzado, estas voces protagonistas, son ahora seres rondando la jubilación, que tratan al pasado con un deseo de revancha por los objetivos que no se cumplieron. En palabras de su autor, este libro hace las veces de un ajuste de cuentas, pero no en el sentido de venganza o desquite, sino en el de arqueo. Un autor no tiene derecho a aplicar una pauta moral a sus personajes y adecuar a ella la historia, simplemente debe reflejar la moral A través de esta idea- -paralela a aquella cita de Stendhal que decía que una novela es un espejo bajando por la calle principal Silva se apoya en hechos históricos para narrar el camino desde la ilusión a la ambición y luego a la frustración. El autor canadiense, ayer en Madrid ÁNGEL DE ANTONIO Jeffrey Moore indaga sobre la curación del alzheimer en Los artistas de la memoria La obra, que se vende ya en quince países, será adaptada en breve a la gran pantalla Nabokov o Feynman, Noel, el protagonista, es sinestésico hipemnésico. Sus recuerdos, implacablemente exactos, le sirven en su misión P. G. MAHAMUD MADRID. Recuerde: en caso de duda, consulte a su librero antes de hincarle el diente a Los artistas de la memoria (Maeva) pues este segundo título del canadiense Jeffrey Moore puede provocar en el lector efectos secundarios, tales como no saber diferenciar qué es ficción en él y qué realidad. He pretendido moverme en ese límite- -reconoce el autor- Incluso uno de los médicos que supervisó la novela me confesó que también a él le había costado Médicos, amén de editores, como valedores de la obra, dado que ésta versa sobre la búsqueda del antídoto contra el alzheimer y Moore se autoimpuso una cuota de rigor irrenunciable. Mis b Como Rimbaud, Baudelaire, padres padecieron esta enfermedad y el libro surgió como catarsis al comprobar que se estaban convirtiendo en otras personas. Todos los medicamentos y tratamientos que menciono son reales, pues he recuperado lo aprendido de mi padre, que era científico detalla. Comanda el equipo de investigadores el joven Noel, emparentado con Rimbaud, Baudelaire, Nabokov, Kandinsky y el físico Feynman, en lo que a su cuadro clínico se refiere: como ellos, es sinestésico hipemnésico; su memoria es implacablemente exacta y no puede olvidar nada. Presentar esa contradicción irónica entre una madre y un hijo- -comenta el autor- -era lo que más me atraía Little Bird, productora de El Diario de Bridget Jones ha comprado los derechos del libro, publicado en quince países, de Estados Unidos a Japón, y para el que la Asociación de Autores de Canadá ya emitió diagnóstico: fue merecedor del premio al mejor autor en 2005.