Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 6 2006 55 La segunda fortuna del mundo, Warren Buffett, donará la mayor parte a la fundación de Bill Gates Ocho mil muertes al año en la UE Con motivo de la celebración ayer del Día Mundial contra la Droga, la Unión Europea también ofreció unos escalofriantes datos sobre los daños irreparables que causan las drogas. Estas sustancias provocan cada año y de forma directa ocho mil muertes en el viejo continenente. Pero además son culpables de otros 20.000 fallecimientos de forma indirecta, por ejemplo, por el contagio del sida a través de las jeringuillas. Según las cifras de la UE, entre 3 y 3,5 millones de europeos probaron la cocaína el pasado año y 1,5 millones son consumidores habituales. Unas cifras que supera con creces el cannabis, que utilizan 12 millones de personas. De ellas, un 8 por ciento son jóvenes que lo hacen regularmente. Para luchar contra esta lacra, la Comisión Europea propuso ayer estructurar de forma más sostenible el diálogo entre la UE y las organizaciones que trabajan en esta área, pues considera que en esta guerra resulta fundamental la implicación de la sociedad civil. Prisiones instalará nuevos sistemas de vigilancia para evitar la entrada de drogas Un 8 de los presos las toman casi a diario, y el 27 ocasionalmente b El estupefaciente más utilizado Comparación del consumo de sustancias (En porcentaje) en las cárceles españolas es el cannabis, consumido por el 27,6 de los 61.054 presos, seguido por los tranquilizantes G. ZANZA MADRID. La Dirección General de Instituciones Penitenciarias quiere evitar que cerca de 5.000 de los 61.054 reclusos españoles (8 sigan consumiendo drogas, casi diariamente, en las cárceles. Para ello, entre otras medidas, ha previsto la instalación de nuevos sistemas tecnológicos que, a través de métodos de detección de partículas, alerten a los funcionarios de que un visitante oculta estupefacientes para entregarlos a un presidiario. La directora general, Mercedes Gallizo, anunció ayer que destinará a estas nuevas medidas de control 900.000 euros. La principal vía de acceso de droga a las cárceles son las comunicaciones vis- à- vis y la sustancia más consumida el cannabis (el 27,6 de los internos aseguran que lo utilizaron al menos una vez en los treinta últimos días) seguido por los tranquilizantes (9,1 en idéntica proporción) heroína (4,8 y cocaína (4,3 según los datos de una encuesta sobre salud y consumo de drogas realizada con casi 5.000 presos de 66 centros penitenciarios. Estas cifras demuestran que al menos un 27 de los reclusos toman drogas dentro de las cárceles, donde el policonsumo es práctica habitual. Uno de los datos más relevantes de este estudio, el segundo que se realiza en los seis últimos años (el primero no llegó a presentarse) es que el uso de drogas entre las personas que posteriormente ingresan en prisión es mucho más elevado que en el resto de la población. Por ejemplo, el 41,6 habían consumido heroína en alguna oportunidad, frente al 0,9 de la población en general. Si se toma la cocaí- Población general 15- 64 años (2003) Población penitenciaria Alguna vez en los Alguna vez en Alguna vez últimos 12 meses Alguna vez los últimos en la vida fuera de prisión en la vida 12 meses 88,3 32,7 64,7 41,6 9,4 14,2 58,9 24,4 24,1 26,1 71,5 18,7 46,6 27,1 4,6 4,8 44,8 6,2 7,6 4,5 88,6 29,0 0,9 0,4 5,9 3,2 4,6 3,0 76,6 3,1 11,3 0,1 0,1 2,7 0,8 1,4 0,6 Infografía ABC Alcohol Tranquilizantes sin receta Cannabis Heroína Metadona sin receta Otros opiáceos sin receta Cocaína Anfetaminas Éxtasis Alucinógenos na como referencia, un 58,9 %l a habían empleado al menos una vez, frente al 5,9 de la población en general. Ya en prisión, los reclusos se ven forzados a cambiar sus hábitos, consumiendo menos drogas y modificando su patrón de consumo. Tratamientos de deshabituación La intención de Prisiones y del Ministerio de Sanidad es conjugar una política represiva (mayor control para reducir la oferta de drogas) con la extensión de los tratamientos de deshabituación. En la actualidad, un 21 de los presidiarios están siendo tratados contra la drogodependencia. Una cuarta parte de los internos se habían inyectado drogas algunas vez en su vida y un 11,4 %lo hacían de forma habitual a su ingreso. El inicio del consumo dentro de la cárcel, según la ministra Elena Salgado, sólo se produce en el 3 de los casos. Uno de los métodos más efectivos para abandonar los estupefacientes son los módulos libres de droga, que existen en la mitad de los centros penitenciarios y que suponen dejar los tóxicos sin tratamiento sustitutivo. El revelador informe de la ONU insta a todos los países a no bajar la guardia ante el peligro que suponen las drogas, y advierte de que muchos estados no se toman el problema suficientemente en serio En su opinión, incluso, muchos países tienen el problema de drogas que se merecen aunque ya se ha demostrado que después de años de lucha contra las drogas una estrategia coherente y a largo plazo puede reducir la oferta, la demanda y el tráfico No obstante, el informe pide a los gobiernos que trabajen más para disminuir la demanda de esas sustancias y, en particular, del cannabis y las anfetaminas. Además, reclama la necesidad urgente de prevenir la extensión del sida entre los consumidores de las drogas inyectables. La población reclusa está constituida principalmente por hombres (92,2 que tienen en el tráfico de drogas el segundo motivo de encarcelamiento, por detrás de los delitos contra la propiedad. Sólo un 7,8 son mujeres, de las cuales el 57 ha delinquido con las drogas. Al comparar los datos de 2006 con los del estudio precedente de 2000 se observa una disminución de consumidores de heroína, pasando de un 31,4 en 2000 a un 19,3 en 2006. El éxtasis ha retrocedido de un 6,8 a un 4,8 y los alucinógenos de un 4,4 a un 2,4 En cambio, ha aumentado la proporción de bebedores, puesto que ahora consumen alcohol un 61,7 frente al 43,1 de 2000. 8.500 infectados con el VIH De los 61.054 internos, el 15 (unos 8.500) reconocen que están infectados por el virus del sida, de los que aproximadamente 7.600 forman parte del colectivo que se ha inyectado drogas en prisión o fuera de ella. El porcentaje de infectados por el VIH entre la población general asciende en estos momentos a un 0,3