Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MARTES 27 6 2006 ABC El guión se repite como un calco. Entonces decían que la zona apestaba, que la gente no pasaba, que robaban Los vecinos exigen un plan conjunto entre las administraciones y atención social para indigentes y toxicómanos mo un calco. Así lo reflejan las imágenes del vídeo- denuncia que presentó el pasado día 22 la Asociación de Vecinos de Universidad. Expresaban su malestar por la falta de respuesta a la inseguridad, degradación e insalubridad, derivadas de quienes se han adueñado de la zona, expulsando a los residentes. Utilizando los bancos para dormitar, los huecos de la zona infantil de juegos como improvisados almacenes de mantas y ropas para guarecerse. Y culpando, sobre todo, al pésimo urbanismo del recinto- -con multitud de recovecos y una chimenea que usan de mostrador para vender droga- -y a los traficantes, de que el abandono haya ido desde hace tres años a esta parte. El asesinato, justo un día después, de una prostituta ucraniana ha hecho que sus reivindicaciones sean, al menos, escuchadas. El lugar luce limpio y vigilado por los agentes, lo que ha provocado el éxodo de yonkis y camellos Ayer, pidieron una entrevista con la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, y hoy, en la Junta y el Consejo Local de Seguridad, al que asisten las administraciones, se abordará este asunto. Los residentes reclaman un plan integral en el barrio, atención social para la colonia de ebrios e indigentes que pueblan el entorno, así como para los toxicómanos. Y que se reforme urbanísticamente la plaza. En suma, la misma plaza, el mismo abandono... ayer y hoy. La limpieza y la vigilancia continúan en la zona tras el crimen de la mujer ucraniana DANIEL G. LÓPEZ Han pasado casi dos décadas, y la situación es idéntica. ABC lo publicó entonces y lo publica ahora. La insalubridad, la inseguridad derivada de los traficantes y sus víctimas son las dueñas de la plaza de la Luna, cerca de Callao, que hacen insostenible la situación para los vecinos La misma degradación, la misma plaza, 16 años después TEXTO: M. J. ÁLVAREZ MADRID. Los oriundos del foro conocen que la trastienda de la Gran Vía, ese lugar que se oculta de las miradas ajenas y se esconde tras los neones de las salas de cine y los teatros de la céntrica zona comercial y de ocio, no es un lugar demasiado grato para transitar con tranquilidad. Son pocos los que se adentran y cruzan al otro lado, si no es por necesidad, desconocimiento o por que van en busca de la variada oferta que se ofrece en sus calles. Nos referimos a la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta, denominada popularmente como la de los cines Luna, no en vano se sitúan en la calle que le da nombre, aunque cerraran sus puertas hace poco más de un año y en el inmueble se planee construir una discoteca. También cerró el único quiosco de prensa, por falta de público. Tradicionalmente, esta zona del distrito de Centro ha sido un conocido reducto de prostitución, drogas, alcohol y abandono, frente al cuidado de las adyacentes. Como muestra, un botón: hace 16 años (4 6 90) ABC se hacía eco de los problemas en ese entorno perteneciente al barrio de Universidad. Las similitudes son tantas, que, salvo algunos cambios en el decorado y en los personajes, el guión es el mismo. En aquel entonces, al paisanaje citado- camellos, prostitutas y travestidos -cabía añadir a un grupo de personas que se había apropiado del recinto, hacía sus necesidades en plena calle, fumaba porros se metía caballo amontonaba sus desechos en una esquina y sustraían cuanto podían a los viandantes. Se autodenominaban los Okupas de Tudesko s y trajeron de cabeza a los vecinos y a los policías municipales de la época, según la información del momento. Los residentes se quejaban porque nadie les hacía caso. Decían que el lugar estaba sucio, que ni siquiera barrían ni regaban el suelo. Que apestaba. Y los comerciantes, aseguraban que sufrían pérdidas porque sus clientes no querían pasar por allí. Y decían que tenían miedo si se dirigían a cualquiera de los habituales y les decían que no se apostaran en la entrada del establecimiento. La calificaban entonces de la plaza invadida en la que confluyen la calle de los Tudescos, Desengaño, Concepción Arenal, Estrella y Silva. Ahora, después del tiempo transcurrido, la situación se repite co- Hace dieciséis años, ABC se hacía eco de los problemas de los residentes por las personas asiduas a la zona (4 6 90) Arriba, en la imagen