Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA MARTES 27 6 2006 ABC TERRORISMO HUMANITARIO esde que el Gobierno decidió liderar esa gran manipulación de que la negociación con asesinos que amenazan con volver a matar si no se accede a sus exigencias es un proceso de paz, todas las deformaciones semánticas y políticas se han hecho posibles. Como las aplicadas a Grande Marlaska. El juez parece más culpable que los propios etarras o sus colaboradores. Eso antes pasaba en el País Vasco. Ahora, en toda España. Pero una cosa es que los empresarios que pagan la extorsión sean los menos culpables de toda esta cadena delictiva, que en muchos casos el miedo insuperable constituya una clara eximente judicial y una más que comprenEDURNE sible excusa moral, o URIARTE que eludamos la condena social de su conducta. Y otra bien distinta que sean inocentes y que toda nuestra amplia generosidad moral se use ahora contra el juez. Y, sobre todo, que esto sea un mero problema de perseguidos incapaces de resistir la amenaza. La red de extorsión al igual que toda la presencia etarra en la vida vasca forma parte de un sistema social. Y en ese sistema hay mucho de miedo pero también de colaboración voluntaria, de comodidad y de búsqueda de integración social. Aún más, de modo de vida. De eso se trata seguramente en la colaboración voluntaria de los empresarios detenidos que figura en el auto de Marlaska. Ese respeto reverencial que tenemos por el miedo oscurece otros lados de estas conductas. Como los beneficios. O la relajación moral con la que se intentan obtener. Sin salvar muchas distancias, esto me recuerda a todos esos empresarios que pagan comisiones ilegales para construir en cualquier lugar de España y alegan luego que es su única forma de trabajar. Como si el cohecho no se explicara también en la otra dirección, en la integración voluntaria en un modo de vida y de trabajo. En Marbella te dan o te daban permisos a cambio de sobornos. En el País Vasco también te facilitan el trabajo, no sólo la mera supervivencia física. Porque resulta que las cartas de extorsión llegan acompañadas de muchos refuerzos sociales. La eficaz trama local batasuna y, luego, los que se autodenominan mediadores humanitarios estos que, como Gorka Agirre, colaboran desinteresadamente para que el pobre amenazado no sea asesinado y el dinero llegue sin dilación, e incluso en cómodos plazos, a las manos etarras. Y que sostienen con su inestimable ayuda el mantenimiento de la perfecta colaboración de todos los implicados en el conflicto para que el conflicto perviva en los mismos términos, en un asunto de necesaria negociación entre etarras y resistentes poco comprensivos. Este fin de semana paseaba por una pequeña localidad vasca con carteles etarras cada dos metros al final de cuyas callejuelas pude observar a todo el pueblo descansando en el malecón. Me pareció que allí se mezclaban etarras, mediadores y hasta extorsionados, incluidos los que pagan para mantener su cómodo lugar en aquel bello malecón. D Batasuna recalca a sus bases que no es un proceso de pacificación, sino de autodeterminación Un documento interno advierte que ETA será la garante de los acuerdos b La coalición ilegalizada explicará en sus asambleas que si el proceso se interrumpe, habrá que evitar fracturas en la izquierda abertzale J. P. MADRID. Batasuna va a difundir entre sus bases un documento en el que aclara que el momento actual no constituye un proceso de pacificación sino el camino para que se reconozcan los derechos de Euskal Herria y que ETA es la garante para que el Ejecutivo de Zapatero acate lo que se apruebe en la mesa de partidos. El documento ha sido elaborado para explicarlo en las próximas asambleas de las bases de la coalición ilegalizada. La formación reconoce haber alcanzado la situación política deseada, pero advierte en contra de las prisas para marcarse plazos políticos delimitados que, según los autores del texto, sólo acarrearía el bloqueo de la situación Tras insistir en la constitución de una mesa de partidos, en la que estén representados el País Vasco, Navarra y la parte de Francia que reclaman abertzales y nacionalistas, Batasuna advierte de que ETA, como garante del proceso, se encargará de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero respete la decisión del pueblo vasco. La banda, según el documento, conseguirá acuerdos con el Gobierno sobre la situación de los presos, la desmilitarización y otro tipo de consecuencias del conflicto Batasuna también advierte de la posibilidad de que el proceso se interrumpa y, en ese caso, remarca que habrá que evitar una fractura en la izquierda abertzale, que ya ocurrió tras la ruptura de la tregua de Estella, con la escisión de la corriente Aralar, convertida después en partido político. La negociación y el proceso democrático no comienzan con la suspensión de acciones por parte de ETA y tampoco se acaba si ese alto el fuego queda en suspenso explica el documento. Además, Batasuna reclama a Francia un alto el fuego policial y que respete la decisión que adopte la hipotética mesa de partidos. Precisamente, el dirigente proetarra Joseba Álvarez advirtió ayer a los gobiernos español y francés que no pueden por un lado contentar a los sectores que son partidarios de la negociación y por otro a los que están haciendo todo lo posible para que el proceso no salga adelante. Permach y Álvarez, ayer en San Sebastián En una rueda de prensa que pudo celebrar en San Sebastián junto a Joseba Permach, afirmó que las detenciones, encarcelamientos y probables malos tratos recuerdan a tiempos pasados que, en su opinión, son EFE excepcionalmente graves en vísperas de que Zapatero abra el cauce de negociación con ETA Así pues, Álvarez exigió a ambos gobiernos a que suspendan todas las actividades de carácter represivo Gara denuncia al Gobierno la represión en la tregua: 35 detenciones y 20 actos vetados ABC MADRID. Pocos días después de que Batasuna amenazara con más kale borroka si seguía la represión el periódico Gara difundió ayer un parte que recoge las actuaciones policiales y judiciales contra ETA y sus tramas desde que el 24 de marzo pasado comenzó el alto el fuego. Según esta información, desde entonces se han practicado 35 detenciones, han sido vetados 20 actos de la izquierda abertzale y se han contabilizado 300 controles policiales. En el parte el rotativo incluye los diez accidentes de tráfico sufridos por familiares de presos cuando se dirigían a las cárceles o regresaban. Se alude también al cierre de herriko tabernas En sintonía con el último comunicado de ETA, Gara destaca que tras la tregua no se ha desactivado ninguna vía represiva, sino más bien al contrario Subraya también que la irrupción de la policía en una rueda de prensa en Pamplona era una foto inédita antes del 24 de marzo.