Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 LUNES 26 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 OCTAVOS DE FINAL Beckham es el primer inglés que marca en tres Mundiales AP Beckham salva a Inglaterra El inglés marcó de falta directa y demostró a Eriksson que los especialistas sí son imprescindibles; Ecuador fue mejor durante una hora y Carlos Tenorio erró la ocasión de su vida LAS CHICAS GUERRERAS Inglaterra Ecuador 1 0 Inglaterra Robinson; Hargreaves, Ferdinand, Terry, A. Cole; Beckham (Lennon, m. 87) Carrick, Lampard, J. Cole (Carragher, m. 77) Gerrard (Downing, m. 90) y Rooney. Ecuador Mora; De la Cruz, Hurtado, Espinoza, Reasco; Méndez, E. Tenorio (Lara, m. 69) Castillo, Valencia; Delgado y C. Tenorio (Kaviedes, m. 73) Árbitro Frank de Bleeckere (Bélgica) Amarilla a Terry, Valencia, Carlos Tenorio, De la Cruz, Robinson y Carragher. Gol 1- 0, m. 60: Beckham. IGNACIO TYLCO STUTTGART. Beckham habló en el césped para desmentir a su técnico y demostrar que los especialistas sí son imprescindibles en un fútbol tan parejo como el actual. Como tantas otras veces, su extraordinario golpeo con la derecha a balón parado rescató a un equipo a la deriva y cercenó las espe- ranzas de sus encendidos rivales. Los ecuatorianos, mucho mejores que los ingleses durante una hora, pueden irse del Mundial orgullosos, con la cabeza bien alta. Pero jamás olvidarán la gran ocasión desperdiciada por Carlos Tenorio al principio. Ahí tuvieron el partido, su cita con la historia. Beckham se reivindicó y salvó a los británicos, que en absoluto respondieron a la condición de favoritos. Con su técnico a la cabeza, fueron vulgares y conservadores de principio a fin. El resultado y las estadísticas dirán que ellos pasaron ronda y Ecuador se quedó en el camino, pero a corto plazo los elogios deben ser para el débil. Con una fidelidad extrema a sus principios innegociables y más allá de la derrota, Suárez impartió una lección magistral al atribulado Sven- Goran Eriksson en su planteamiento. Defensa en zona, achique de espacios, presión en las bandas para robar, un buen trato al balón a partir del que se organiza el equipo y cambios de ritmo para sorprender al adversario. Pero, sobre todo, lo que ha sabido trasladar a los humildes ecuatorianos es que jueguen con osadía, disfruten de su profesión y sean fieles a su estilo, más allá del ri- val que tengan enfrente. Les falló que Carlos Tenorio regalara la ocasión de su vida a los 10 minutos de comenzado el partido, una de esas jugadas que se pasarán mil veces por televisión y de la que siempre se lamentará. Un balón largo, un error pueril de Terry, un gran control y, justo cuando el delantero del Al Sadd qatarí disparó, apareció la pierna milagrosa de Ashley Cole, que desvió el balón al travesaño. Tenorio miró al cielo y se presignó. Sabía que ahí se pudo cumplir el sueño de cuartos. Allí estaban, en la grada, las mujeres de los futbolistas, de Beckham (con Brooklyn) y de Ashley Cole, olvidando su habitual glamour y animando con fervor a sus chicos. cho, para suplir la ausencia de Neville. Un galimatías que se tradujo en la nada. Un tirito de Lampard que detuvo sin problemas Mora y una falta que ejecutó Beckham con el punto de mira desviado fueron las únicas aproximaciones británicas hasta el descanso. Aunque Inglaterra aceleró, no tenía pinta de cambiar el curso del duelo en la reanudación. Eriksson ya entendía su error inicial y mandó calentar al gigante Crouch para ver si resolvía igual que ante Trinidad y Tobago. Pero en esas, llegó una falta sin aparente peligro y Beckham sacó su pegada de galáctico. El delantero- pívot del Liverpool volvió a sentarse y Eriksson se decantó por los cambios defensivos. El fin de la clasificación justificaba los medios. Eriksson la lía con la alineación La baja de Owen organizó un lío de padre y muy señor mío al sueco, a quien le dio un ataque de entrenador y modificó todo el equipo. No se la jugó con el gigante Crouch y decidió adelantar a Gerrard, que no se entendió con Rooney y encima dejó huérfano el centro del campo. En esa zona la gran novedad fue Carrick, un medio del Tottenham que podría ser titular en cualquier equipo del mundo porque es dinámico, distribuye bien y llega arriba, pero que anduvo desorientado y no ayudó a Lampard en la organización. Y a Hargreaves lo situó de lateral dere-