Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 6 2006 57 Once primos de EE. UU. deciden la extirpación de su estómago por temor a padecer un cáncer hereditario Mortalidad en el infarto de miocardio Sin enfermedad coronaria conocida Enfermedad coronaria conocida; no IAM previo Llega vivo al hospital 41.000 Viven al mes 30.800 Viven al año 28.200 IAM 68.500 Enfermedad coronaria con IAM previo IAM: Infarto Agudo de Miocardio. Datos de 2002 MUERTE 27.500 MUERTE 28 días 10.200 MUERTE al año 2.600 Infografía ABC El estrés laboral tiene una alta repercusión en la mortalidad por causa cardiaca y cerebrovascular medicalizados, una realidad en la última década, aún no es suficiente para asegurar los ocho minutos. Acceder a un gran hospital en 24 horas Otro de los vértices de la estrategia es definir una red asistencial en las comunidades autónomas para atender el síndrome coronario agudo y la cardiopatía isquémica crónica Este es uno de los pocos casos en los que se periodiza la asistencia. Por ejemplo, que se clasifique a los pacientes con síndrome coronario agudo por gravedad y realización de electrocardiograma de 12 derivaciones y estratificación inicial, a ser posible en los diez primeros minutos También se indica que el tiempo de revascularización con fibrinolíticos no debe superar los 30 minutos (ahora se tarda entre 45 y 60) o en el caso de una angioplastia primaria no más de 90. La estrategia marca unos mínimos para mejorar el resultado de las intervenciones. Eso sí, también sin indicaciones temporales. La mortalidad hospitalaria debería reducirse hasta un 2 por ciento; la tasa de reintervenciones, un 10 por ciento; la mortalidad hospitalaria por cirugía coronaria, un 6 por ciento, y MILLÁN HERCE Casi 30.000 infartados fallecen cada año sin recibir asistencia médica Uno de los grandes problemas de la asistencia médica a pacientes con cardiopatías isquémicas (infarto agudo de miocardio y angina de pecho, principalmente) es el retraso en la llegada de atención médica especializada. Diversos estudios cifran entre 120 y 156 minutos el tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas de un infarto a la monotorización en un hospital. Reducir estas demoras es uno de los objetivos. Se calcula que el 39 de los infartados fallecen sin recibir asistencia. Durante 2002 se produjeron en España 68.500 infartos agudos de miocardio. De tales infartados, 41.000 lograron recibir atención; los restantes, 27.500, murieron sin ella. Las enfermedades coronarias agudas son una de las patologías en las que más importancia tiene la rápida llegada de los servicios médicos. Máxime, cuando los especialistas creen que la incidencia del infarto aumentará un 1,5 anual debido al envejecimiento de la población española. la relativa al trasplante, un 20 por ciento. El plan señala que, por ejemplo, la angioplastia primaria- -la intervención más común en un infarto- requiere la creación de una red de hospitales terciarios con disponibilidad de angioplastia continua en el tiempo, y otra red de traslado de pacientes desde domicilio, centro de asistencia primaria u hospital comarcal con personal cualificado y con desfibrilador externo Hospital terciario es un gran centro que cuente con todos los avances tecnológicos, no los pequeños hospitales que pueden existir en las cabeceras comarcales. Como recomendación, aparece también que el acceso de los infartados a hospitales de referencia debería ser inmediato o en menos de 24 horas Y lo mismo ocurre con los programas de instalación de desfibriladores semiautomáticos en lugares públicos- -comunes ya en grandes recintos deportivos europeos- donde sólo se indica que se debe establecer el marco legal para la implantación y desarrollo Uno de los fallos de la asistencia a los pacientes con patologías del corazón es la escasa implantación de las unidades de rehabilitación, que tan solo llegan al 2 o 3 de los afectados en la escasa docena de hospitales donde están implantadas. El noveno objetivo hace referencia a ello, pero sin marcar ningún plazo: Tener acceso a programas de prevención secundaria y rehabilitación cardiaca para los pacientes dados de alta hospitalaria, incluidos familiares y cuidadores