Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 LUNES 26 6 2006 ABC Sociedad Sanidad recomienda la creación de programas de prevención de estrés e infartos en empresas Una red asistencial hará frente a la desigual atención a las enfermedades isquémicas del corazón b El ministerio presentará el miérco- les a las comunidades un plan sin plazos para mejorar la asistencia a quienes sufran infartos agudos de miocardio y angina de pecho G. ZANZA MADRID. El Ministerio de Sanidad trasladará el miércoles a las comunidades autónomas los objetivos que desea fijar en el tratamiento de las cardiopatías isquémicas, aunque como en el caso de la estrategia del cáncer no fijará plazos de ejecución. Las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en España. Sólo durante 2004, 123.867 personas fallecieron por causas relacionadas con su sistema circulatorio, frente a 100.485 por tumores. De esas 123.867, 38.840 murieron por enfermedades isquémicas del corazón, mayoritariamente infarto agudo de miocardio y angina de pecho. Junto con los once objetivos que prevé esta estrategia, Sanidad fija varias recomendaciones. Entre estas destaca implantar programas de prevención del riesgo psicosocial en las empresas una iniciativa para reducir el número de infartos agudos de miocardio y anginas de pecho entre los trabajadores debido a circunstancias derivadas del estrés laboral. Los autores de la propuesta aseguran que, según varios estudios, los factores psicosociales en el trabajo causan un exceso de morbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares de entre el 5 y el 10 Datos de la Encuesta europea sobre condiciones de trabajo 2000 establecen que el 28 de los trabajadores tienen problemas de estrés, mientras que un estudio del Ministerio de Asuntos Sociales de 2001 pone de manifiesto que el 31,8 de los trabajadores perciben su actividad como estresante. El plan busca garantizar la misma asistencia en todas las regiones, porque en la actualidad la distribución de la mortalidad cardiovascular no es igual en todas las autonomías, existiendo una relación de alrededor de 2: 1 entre las de mayor y menor mortalidad indican los autores de la estrategia, para quienes la cardiopatía isquémica se puede prevenir, al igual que sus consecuencias. Un documento muy similar a este, redactado por el mismo equipo con la dirección del cardiólogo Alfonso Castro Beiras, fue apoyado por las comunidades hace tres años, con gobierno del Partido Popular. Sin embargo, el plan no llegó nunca a ponerse en práctica porque fijaba unos objetivos de difícil cumplimiento. Pese a que el documento que se va a discutir el miércoles, ahora llamado estrategia, es idéntico en un 95 al presentado hace tres años, su comité de redacción y técnicos de las diferentes comunidades han consensuado 11 objetivos que, a su criterio, sí pueden desarrollarse por todos los gobiernos regionales y ser objeto de un posible pacto para su implantación, con aceptación de indicadores comunes y homogéneos de medida Es su principal novedad, junto con otra de las señas de este Gobierno, un anexo (una página, la última en un plan de 192) que habla de la importancia de la perspectiva de género en la estrategia en cardiopatía isquémica Tan importante, que ha merecido cinco párrafos. Cirugía cardiaca en un hospital español gan a asegurar que cada comunidad implantará en mayor o menor grado aquellos elementos que sean consensuados como los de mayor eficacia e impacto Todos comienzan bajo el prisma de la prevención y la reducción de los factores de riesgo. Es decir, con el deseo de que baje el consumo de tabaco hasta el 28 (ahora es del 30 disminuya la prevalencia de la obesidad y aumente el número de españoles que practican alguna actividad física. Uno de los principales problemas en el tratamiento de las enfermedades del corazón es la demora en la atención, tanto en el tiempo que tardan una ambulancia o un equipo sanitario en atender a un paciente con un hipotético infarto como en las horas que transcurren en el hospital hasta que se le somete a las oportunas pruebas diagnósticas. Más de una tercera parte de quienes mueren por infarto de miocardio lo hacen antes de conseguir asistencia, llegando a ser el 61 de los infartados los que sí logran respaldo médico. Diversos estudios citados por los autores del documento cifran entre 120 y 156 minutos el tiempo desde el inicio de los síntomas de un infarto agudo hasta la monitorización en un hospital. Sin embargo, los objetivos de la estrategia son genéricos: Reducir la demora existente desde que se inician los síntomas del síndrome coronario agudo hasta hacer la solicitud de asistencia sanitaria y proporcionar asistencia in situ con capacidad de desfibrilar en el menor tiempo posible y ofrecer transporte rápido al hospital con personal capacitado y equipamiento adecuado En el plan de 2003 una de las prioridades era asegurar que no pasaran más de ocho minutos desde la llamada de urgencia hasta la llegada de un servicio con capacidad de desfibrilar. Mantener este objetivo era imposible para muchas comunidades, principalmente aquellas con grandes territorios, escasa población y, por lo tanto, menores infraestructuras hospitalarias. La extensión de los transportes Reducir demoras en la asistencia Esos once objetivos están cribados, respecto a los de 2003. El resto pasa a ocupar el genérico ámbito de recomendaciones como es el caso de los programas de prevención del riesgo psicosocial en empresas. Ninguno de ellos tiene un plazo de tiempo para cumplirse, y los autores del documento incluso lle- Infarto, primera causa de muerte en España Cuando un trombo obstruye el paso de la sangre en una arteria coronaria, muere la zona del músculo cardiaco que no recibe riego, y en su lugar queda una cicatriz difícilmente recuperable- El 30 de las muertes que se producen cada año en España se debe a enfermedades cardiovasculares- Cada año se producen en nuestro país 70.000 infartos de miocardio, 27.500 acaban en muerte antes de llegar al hospital- Las muertes cardiacas por infarto afectan sobre todo a población joven, por debajo de los 65 años- Siete de cada diez españoles de 60 años y más son hipertensos y no más de un 30 está controlado Arteria coronaria Trombo Zona infartada Infografía ABC