Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 LUNES 26 6 2006 ABC Internacional Israel aprueba planchar Gaza pase lo que pase con su soldado secuestrado Olmert responsabiliza a Ismail Haniyeh y a Mahmud Abbas de la suerte del militar b El ataque de Hamás contra un puesto del Tsahal en Kerem Shalom acaba con la muerte de dos soldados y con el primer secuestro en los últimos 12 años JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Cuestión de colores. Luz verde para una ofensiva total contra Gaza. El Gabinete de Seguridad hebreo, reunido ayer tras el ataque de las facciones armadas palestinas contra uno de sus puestos militares en Kerem Shalom, la triple frontera entre Egipto, Israel y la Franja mediterránea, le ha dado vía libre al jefe del Gobierno, Ehud Olmert, y al ministro de Defensa, Amir Peretz, para hacer lo que tengan que hacer cuando toque hacerlo en Gaza. Cuestión de colores. La carta blanca para el Ejército israelí estaba muy próxima de ser enviada por el continuo lanzamiento de cohetes Qassam sobre Sderot. Cuestión de colores. La tensión, al rojo vivo, se desbordó ayer con el ataque de calidad de las milicias palestinas, encabezadas por el brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezedín al- Qassam, que acabó con la vida de dos soldados israelíes, con otros cuatro heridos de diversa consideración y, sobre todo, con el secuestro de uno de ellos, Guilad Shalit, de 19 años, moneda de cambio para obtener la liberación de sus presos. formaciones hablaban ayer de que Shalit estaría herido en el estómago y en el cuello, pero el jefe del Estado Mayor israelí fue tajante a la hora de señalar que estaba vivo. Cuestión de colores. Con ese verde de Hamás otra vez en primer plano militar, tras una tregua de 16 meses rota el pasado 9 de junio, tras la muerte en una playa de Gaza de ocho bañistas palestinos. El ataque de ayer se llevó a cabo en respuesta a esos asesinatos nada selectivos que se han cobrado la vida de una veintena de civiles inocentes. Tregua interrumpida Cuestión de colores. El naranja fue el elegido por los colonos judíos para oponerse al plan de evacuación de Gaza del hoy comatoso Ariel Sharón. Desde entonces, ningún ataque palestino en territorio israelí lanzado desde la Franja. Hasta ayer. Desde entonces, ninguna incursión de los carros de combate del Tsahal en la Franja. Hasta ayer. Cuestión de colores. Como el morado que se ha apoderado del rostro de Mahmud Abbas, quien ha hecho responsable de la suerte que pueda correr el joven soldado israelí a Hamás. También morada la cara de Ismail Haniyeh, en la lista de objetivos a eliminar de Israel, ahora mucho más con Guilad Shalit en manos de las Brigadas fundamentalistas. Tanto es así que el Ejecutivo islamista ha instado a que se mantenga con vida al secuestrado. Cuestión de colores. Como el otro verde, el de la esperanza, que los gru- Un soldado israelí herido en el ataque palestino era evacuado de la base de Kerem Ocho milicianos sortearon la valla electrificada por un túnel de 300 metros Otros dos soldados hebreos fueron muertos y cuatro resultaron heridos Cazaron un carro de combate Cuestión de colores. Cerebro gris detrás de un ataque muy planeado, lanzado a través de un túnel de 300 metros que sorteó la valla electrificada que separa Gaza de Israel y permitió a ocho milicianos armados con granadas, lanzacohetes y fusiles de repetición penetrar en territorio enemigo, cazar a un carro de combate con sus ocupantes a bordo (ahí se contaron los dos muertos y el secuestrado, el primero en los últimos 12 años) e intentar asaltar sin éxito una torre de vigilancia del Ejército (ahí se contaron los dos palestinos abatidos) Cuestión de colores. Panorama negro el que se avecina, pase lo que pase con el soldado israelí secuestrado. La prioridad de Tel Aviv, lograr su liberación o rescate sano y salvo. Algunas in- pos palestinos querían enarbolar con el acuerdo sobre el Documento de Reconciliación Nacional a punto de caramelo y ahora en serio peligro por los derroteros políticos y militares que seguirán a la operación de ayer contra Kerem Shalom, lugar en el que trabajan los observadores europeos (guardias civiles españoles incluidos) Cuestión de colores. Otra vez el rojo. El de la sangre derramada, el de la san- Ofensiva diplomática israelí, Moratinos incluido J. C. JERUSALÉN. No estaba pasando en las últimas semanas por su mejor momento la siempre activa y eficaz diplomacia israelí. Los propios embajadores hebreos en Europa habían alertado a su Ministerio de Asuntos Exteriores de lo difícil que resultaba explicar el sufrimiento de un niño de Sderot, ante la amenaza de los cohetes artesanales Qassam lanzados desde Gaza, cuando las imágenes de las cadenas de televisión de medio mundo mostraban a los niños palestinos muertos o heridos de gravedad en los asesinatos nada selectivos del Tsahal en la Franja mediterránea. Ayer, no obstante, Israel tuvo, desde primera hora de la mañana, la posibilidad de dar la vuel- ta a esa tortilla indigesta para su Gobierno y puso en marcha toda la maquinaria diplomática del país, que no es poca, para presentar la cara del soldado Guilad Shalit, secuestrado por milicianos palestinos, a la opinión pública mundial, en un intento de amortiguar las duras críticas recibidas por doquier. La ministra hebrea de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, habló ayer, uno tras otro, con sus colegas occidentales, entre ellos el español, Miguel Ángel Moratinos, para pedirles toda su ayuda en la liberación del soldado secuestrado y compartir con ellos la prueba del algodón que para Tel Aviv supondrá en este dramático incidente el comportamiento, y los resultados que obtenga, del presidente palestino, Mahmud Abbas.