Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 6 2006 Nacional 13 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA Miembro de la Ejecutiva del PNV y estrecho colaborador de Xabier Arzalluz en los noventa, Gorka Aguirre no sólo tiene afinidades políticas, sino también personales, con el ex presidente del PNV. Desde hace veinte años a Aguirre se le atribuye el papel de enlace con ETA Mediador a la sombra de Arzalluz TEXTO: ABC MADRID. El supuesto papel de mediador de Gorka Aguirre ante la trama financiera de ETA siempre ha sido conocido (y considerado como referencia, en caso de necesidad en ámbitos cercanos al nacionalismo, aunque la enquistada connivencia con las extorsiones haya puesto sordina a esa labor subterránea. Hombre muy cercano a Javier Arzalluz, se le considera el enlace con la banda terrorista desde los años 80. Actualmente, es miembro de la Ejecutiva del PNV, y la persona a la que las investigaciones policiales han identificado como la que estaba al otro lado del teléfono en una de las llamadas interceptadas al propietario del bar El faisán Joseba Imanol Elosúa, detenido en el reciente desmantelamiento de la red de extorsión etarra. Aguirre es una pieza importante del papel que el Partido Nacionalista Vasco intenta jugar en el actual proceso de paz camino que viene preparando desde hace años. Junto a Juan María Ollora y Joseba Egibar, se ha desplazado en diversas ocasiones a Irlanda para tomar referencias de lo que allí se ha venido cociendo. Su perfecto conocimiento de la banda etarra quedó acreditado cuando en una carta pública desveló que Miguel Albizu Mikel Antza era la nueva cabeza política de ETA tras la caída de Txelis En los noventa, acompañó a Xabier Arzalluz a la reunión con Batasuna en la que el ex presidente del PNV pronunció la célebre frase de unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces La cercanía entre Arzalluz y Aguirre no ha sido sólo la de la mutua conveniencia, sino también la de la afinidad personal. Arzalluz, jubilado, mantiene un trato muy estrecho y fluido con quien considera uno de sus mejores amigos, Luis María Retolaza, quien fue el primer consejero de Interior del Gobierno vasco. Y Retolaza es suegro de Aguirre. El ex presidente nacionalista, a quien se considera políticamente laminado se mantiene sin embargo locuaz y punzante en su jubilación, aunque con el limitado alcance que ahora le proporcionan unos altavoces modestos: algún blog nacionalista, conferencias con escaso eco y frecuentes declaraciones a Radio Indautxu- Herri Irratia, una emisora afín al PNV perteneciente a la Compañía de Jesús que le presta habitualmente su púlpito Arzalluz vive en Bilbao, en Campo Volantín, muy cerca de otro de sus buenos amigos, Iñaki Anasagasti, aunque dedica buena parte de su tiempo a su debilidad un caserío en Galdácano, su refugio de siempre. Recientemente ha publicado sus memorias políticas, con el título de Así fue y en sus declaraciones públicas ha vuelto a intentar levantar ampollas, aunque sus excesos ya apenas escuezan. Sus ataques al tra- bajo de la Audiencia Nacional han sido constantes (llamó, el pasado mes de febrero tocahuevos al fiscal Fungairiño) Tampoco ha eludido pronunciarse sobre Rosa Díez, disidente dentro del PSE, y ha manifestado que es un hándicap para ese partido. Si no la echan, es para evitar males mayores E incluso se ha atrevido a evaluar la situación de Pilar Elías, que soporta la vecindad de los asesinos de su marido: Hubiera deseado más sensibilidad, pero creo que también tienen derecho a vivir de su trabajo Gorka Aguirre EFE