Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 26 6 2006 ABC Nacional Zapatero y Rubalcaba, junto al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, durante una sesión del Congreso en mayo JAIME GARCÍA ETA pedirá al Gobierno la inclusión de uno de sus presos en el equipo de interlocución Los terroristas se lo solicitaron a Felipe González en 1989 y el Ejecutivo socialista lo rechazó intensificarán durante el verano sus contactos para que la mesa de partidos sea una realidad en octubre CHARO ZARZALEJOS MADRID BILBAO. ETA, con toda probabilidad, pedirá la inclusión de un preso en su equipo de interlocución con el Gobierno, según se admite en medios muy próximos al proceso. Estos mismos medios consideran que si Zapatero lo tiene claro, no debe perder el tiempo y aseguran que se están produciendo acontecimientos que ponen difíciles las cosas, pero la determinación es continuar con el proceso porque ese es el compromiso público y el Gobierno lo sabe Las actuaciones del juez Fernando Grande- Marlaska y lo que se considera el juego con el tiempo que realiza el presidente del Gobierno son cuestiones que están llenando de desconcierto a la izquierda abertzale en general, y de manera muy concreta al ámbito de Batasuna. Sabiendo que se está en plazo para el anuncio de las reuniones oficiales con ETA, las personas más conocedoras de los contactos que han culminado con el alto el fuego sí creen que b Las fuerzas políticas vascas cuanto antes comiencen las conversaciones, mejor Ante estas conversaciones, y según se prevé en medios muy próximos al proceso, ETA podría pedir la presencia de un preso en su equipo de interlocución con el Gobierno. No sería para el primer encuentro y sí para reuniones posteriores, en las que se avanzaría en todo lo relacionado con cuestiones penitenciarias. Si esto se produce, no será una novedad. Cuando se celebraron las negociaciones de Argel, en el año 1989, la banda terrorista pidió la presencia de Josu Ternera, Txikierdi y Mamarru. Los tres estaban en prisión, pero el Ejecutivo que presidía Felipe González rechazó de plano aquella petición. Un verano plagado de contactos Se da por sentado que durante la primera quincena de julio se producirá el primer encuentro ETA- Gobierno, aunque se desconoce quiénes serán los interlocutores de ambas partes. Por el lado del Ejecutivo se considera seguro que alguna de las personas participan- La banda obtuvo 51,4 millones entre 1993 y 2002 con extorsiones y secuestros SERVIMEDIA MADRID. ETA ingresó en su última década de mayor actividad el equivalente en pesetas a 51,4 millones de euros con la extorsión y secuestro de empresarios, según un estudio del Instituto de Análisis Industrial y Financiero de la Universidad Complutense de Madrid. Este estudio establece, a partir de fuentes judiciales y policiales, que entre 1993 y 2002 la banda logró, mediante el llamado impuesto revolucionario 51,4 millones de euros, lo que supone una media anual de 5,14 millones. El informe incluye dentro del concepto de extorsión tanto el impuesto revolucionario como el dinero obtenido mediante secuestros, que repre- senta gran parte de la recaudación de los terroristas. En el estudio se alude a lo que los expertos llaman período de oro de la extorsión de ETA, entre 1978 y 1986, tras el que las cantidades se redujeron debido a la presión policial. En los noventa, las cantidades exigidas estaban entre 12.000 y 300.000 euros. tes en los contactos que han concluido con el alto el fuego estará presente en la delegación del Gobierno, que en todo caso estará formada por gentes de la absoluta confianza del presidente En medios abertzales, que aseguran que no saben quiénes formarán el equipo de interlocución de ETA, sí creen que en él estarán representadas la parte política y la parte operativa Cuando las conversaciones avancen será el momento en que, si el Gobierno lo admite, se producirá la incorporación de un preso para abordar las cuestiones penitenciarias, que se dan por sobreentendidas antes de sentarse a hablar. En todo caso, antes del encuentro ambas partes tendrán conocimiento expreso y puntual de quiénes serán los que se vean las caras, y adoptarán, como ha ocurrido siempre, contundentes medidas de seguridad. Sobre el lugar sólo hay especulaciones, pero todo apunta a que podría ser en Noruega. A diferencia de los encuentros anteriores entre ETA y Gobierno, en esta ocasión mediación internacional- -el Centro para el Diálogo, domiciliado en Ginebra- algo que siempre había reclamado la banda terrorista y que no se produjo ni en Argel ni en Suiza. Todo apunta a que estos próximos contactos se alejarán del formato conocido hasta ahora y que, además, se van a dilatar, de manera que Batasuna acuda a su le-