Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 6 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR AGUSTÍN DOMINGO MORATALLA EL OLVIDO POLÍTICO DE LA FAMILIA CORRIENTE Las políticas familiares están llamadas a dar un giro radical. No hay que tener miedo a sacar los servicios de familia de los servicios sociales. Hay que proponer la creación de un Ministerio de la Familia N un reciente estudio sobre la familia española financiado por la Obra Social de una importante entidad financiera, el profesor Meil afirma que las investigaciones realizadas no se han centrado en las familias en crisis sino en las familias corrientes. Resulta que ahora, además de familias monoparentales, adoptivas, acogedoras, canguro, desfavorecidas o en situación de riesgo, descubrimos que existe la familia corriente. Ya iba siendo hora de que alguien concediera carta de naturaleza científica a la forma de convivencia más elemental y valiosa. A partir de ahora, cuando los políticos se refieran a la familia ya no tendrán que tener reparos para hablar de las familias normales. Les bastará utilizar la expresión familia corriente y no tendrán que pedir perdón al auditorio porque no se están refiriendo a la familiacomo- Dios- manda la familia- de- toda- la- vida la familia burguesa o simplemente la familia convencional. Ya no tenemos excusas para hablar de una manera políticamente correcta de la familia, incluso le podemos decir al Papa cuando nos visite que los legisladores de un estado aconfesional deben preocuparse por la familia corriente y no por la familia católica. Sin necesidad de precisar las formas de entender esta última, sería interesante aprovechar la visita de Benedicto XVI para pedir a nuestros políticos que se pongan las pilas en el tema de la familia corriente. Hasta ahora, las políticas familiares han sido subsidiarias de las políticas sociales, como si las políticas familiares fueran una parte de los servicios sociales generales. Así están organizadas las políticas de familia en todas las administraciones públicas, desde la central a la local, pasando por la autonómica. Los presupuestos para atender a las familias se aprueban dentro de los presupuestos de los llamados asuntos sociales bienestar social o solidaridad social Como además se trata de un servicio segregado y derivado de los antiguos servicios de beneficencia, entonces resulta que está a merced del presupuesto que haya para mayores, dependientes, jóvenes, voluntarios, transeúntes o discapacitados. Uno de los resultados más evidentes de este planteamiento es la inexistencia de una política familiar que beneficie explícitamente a la familia corriente. Se trata de una formade convivencia que, por muy protegida que esté en el artículo 39 de la CE, es casi irrelevante desde el punto de vista fiscal, urbanístico, económico, bancario, laboral y no digamos educativo. Resulta ridículo, por no decir esperpéntico, que en los sistemas de puntuación y baremación enlos procesos de escolarización no se incluya la estabilidad familiar, la capacidad de un cónyuge para sacrificar su carrera profesional por los hijos o simplemente la capacidad de cuidar a personas dependientes del núcleo familiar. La famosa paga de los cien euros a las madres trabajadoras o las iniciativas que se han tomado para facilitar la conciliación de la vida familiar y la laboral siguen respondiendo a una mentalidad individualista, consumista y laboralista donde lo importante no es el E valor social de la familia corriente sino su capacidad adquisitiva, productiva y reproductiva. Es la mentalidad propia de los nuevos ricos, de los nuevos señoritos que han organizado su vida en términos de bienestar y consumo, creyéndose que todo tiene un precio, que todo se compra y se vende. Como si la familia corriente fuera simplemente un centro de servicios, un lugar donde sus miembros consumen seguridad, educación, sanidad o atención social porque han pagado el canon correspondiente. Sin que nadie lo haya planificado, la familia corriente se ha convertido en la columna vertebral de la economía del conocimiento. A diferencia de las economías del bienestar organizadas en términos crematísticos y financieros, las economías del conocimiento están abiertas a las tendencias culturales y los sentimientos morales, por eso están llamadas a tomarse en serio los valores que representa la familia corriente. Y el valor central es una confianza que camina ayudada por el cuidado y la responsabilidad. Las políticas familiares están llamadas a dar un giro radical. No hay que tener miedo a sacar los servicios de familia de los servicios sociales. No hay que tener miedo a proponer la creación de un Ministerio de la Familia, una Consellería de la Familia o una Concejalía de la Familia. Y hay que hacerlo sin necesidad de pedir permiso a los servicios sociales o a los expertos en bienestar social porque son éstos los que de verdad dependen de la familia, y no al revés. Si han aumentado las necesidades en los servicios sociales es porque no se ha invertido lo suficiente en las familias corrientes, y no al revés. No estaría de más que la nueva política familiar se organizara en términos de capacidades y se entendiera la familia corriente como el espacio privilegiado para la capacitación emocional, cognitiva y social de las personas. Esa sí sería una política preventiva ante las nuevas pobrezas que son el resultado del bienestar consumista, del dinero fácil, de la soledad, y- -sobre todo- -del descuido de la sensibilidad y el buen gusto. Para ello nuestros políticos deberían tener una concepción menos abstraída de la profesión política y pensar un poco más en las familias corrientes. Si las familias corrientes fueran el centro de atención en la política social, entonces aumentaría lo que en las ciencias sociales llamamos el capital social, es decir, la capacidad de establecer relaciones de confianza, de reciprocidad y de apoyo mutuo en una determinada comunidad. Con ello no estamos diciendo que la familia corriente sea la familia perfecta o la familia ideal, estamos llamando la atención para que a nuestros políticos no les suceda lo que le pasaba al maestro del cuento con su discípulo, que, mientras aquél le enseñaba a contemplar las estrellas para guiarse en la oscuridad de la noche, éste sólo se fijaba en el dedo del maestro. Profesor de Filosofía del Derecho, Moral y Política. Universidad de Valencia REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ALEGRÍA, DEUDAS Y PORNO Causa sorpresa la alegría con que Zapatero acepta como buenas algunas razones que a nadie engañan y suscitan inquietud por la gravedad de las deudas financieras pendientes. Wall Street Journal publica un comentario feroz de Martin Krause recordando que la Argentina de Kirchner debe a la España de Zapatero centenares si no miles de millones de euros, sin que a nadie extrañe que Buenos Aires también adeude y no pague 10.000 millones de dólares a los norteamericanos, 5.000 millones de dólares a alemanes y holandeses, y otros 5.000 millones de dólares a pensionistas italianos. Ante las promesas de Kirchner, en Madrid, Wall Street Journal escribe: Pudiera pensarse que la moralidad argentina termina en los Pirineos En Argentina, el tono de voz sobre el diálogo Zapatero- Kirchner es apenas más amable. En Buenos Aires, La Nación escribe: Kirchner llegó a España precedido de comentarios fuertemente desfavorables. Y las críticas continuaron con la despedida La Gaceta de Tucumán insiste: Muchos más gestos y anuncios que cuestiones concretas. Ambigüedad en las definiciones Federico van Mameren sentencia en La Gaceta: Un diálogo inútil Si nadie parece confiar en la palabra de Kirchner, aplazando el pago de las deudas argentinas más inquietantes desde hace años, los comportamientos políticos, policiales y judiciales ante el proceso etarra tampoco despiertan ningún entusiasmo. En Burdeos, Sud Oueste afirma que la detención de dos empresarios navarros ha causado estupor e inquietud La Liberté suiza pone el dedo en la llaga de tal detención de empresarios, y cita muy inquieto a José Manuel Ayesa. Más allá de lo estrictamente deportivo, la crisis del Campeonato de España de ciclismo se percibe como un indicador de malestar profundo. En París, Nouvel Observateur deja en suspenso el alcance último del dopaje nacional. En Bruselas, Sport, insiste en preguntarse hasta donde se ramifican unas redes cuya oscuridad tiñe de negro el comportamiento no solo deportivo de los círculos ciclistas. Una tragedia sigue obsesionando por toda Europa. En Hamburgo, Der Spiegel publica una portada tan bella como atroz, titulada: El asalto de los pobres Pobres de misericordia africanos asaltando las playas españolas. En Londres, el Guardian cuenta la historia de Encarna Conde, presidenta de la Federación Andaluza de Asociaciones de Ataxia, que ha protagonizado una película porno reivindicativa