Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 DOMINGO 25 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 (Viene de la página anterior) LA SELECCIÓN y a la selección que se ponga por delante. Francia no es invencible. Si la quitas el balón, que es lo que trataremos de hacer, lo pasan mal Su primera intervención despejó la cortina de pesimismo y sus reflexiones discurrieron en dirección positiva: No veo una selección superior a otra. ¡Que se preocupe Francia de nosotros! Si psicológicamente nos preparamos mejor, tendremos ventaja. A mí me preocupa mi equipo. El contrario nos debe importar en la justa medida Esos detalles por considerar los tiene a flor de piel: Pensamos más deprisa que ellos en el medio del campo cuando administramos el balón, pero ellos son más verticales y saben destruir muy bien en el centro del campo. Será muy difícil tener el dominio del balón, como hasta ahora España tiene sus opciones y apeló a la concentración hasta la saciedad. Podemos ganar a cualquiera Ahora se verá a los equipos, a los técnicos y a los jugadores. Estoy ante un momento muy bonito. Me hubiera gustado más como jugador, pero no fui a dos Mundiales porque los había mejores que yo. Estoy convencido de que tengo un equipo que puede ganar a cualquiera si hacemos las cosas bien. Creo en este grupo. Vamos a pasar. Mi equipo se lo cree ya. Me toca hacérselo ver. Estoy tranquilo y seguro. Con ayuda de la castañera, de la pipera o con el del cirio También reconoció los valores de Francia y sólo quiso hacer valoraciones en bloque. No me fijo en este jugador o en el otro. Me importa la forma de jugar. Es una selección que ha ido de menos a más. En la segunda parte ante Togo lo hicieron todo perfecto. ¿Marcaje a Henry? Jugamos en zona y en la que aparezca tendrá su vigilancia. Cae en la zona izquierda y tiene gol. Pero Francia no es sólo Henry o Zidane, es un equipo bastante completo Los seleccionados escuchan al entrenador durante la sesión de trabajo de ayer por la mañana en Kamen Deudas de sangre JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Todos tenemos fantasmas, y los nuestros suelen ser franceses, que nos han partido la cara con saña en el 84, en el 91 y en 2000. Y anda No les gusta Nadal, y le pitan. No les gustaba Induráin, y siembran de dudas su florido camino. No les gusta Alonso, y eso que corre para ellos. Y encima en fútbol los franceses nos han sobado la cara casi siempre. Lo único que tenemos que agradecerles son los minutos de belleza de Zidane. Y ahora nos toca hacerle el pasillo para que vaya desfilando hacia su casa de Almería. El camino ante Francia es un pasado lleno de minas, pues nunca les hemos ganado en un partido oficial (la última que vez que les vencimos fue en un amistoso jugado en Valencia en 2001 y con goles de Helguera y Morientes, de los cuales ninguno está aquí) En el Mundial nunca se han enfrentado, pero sí en la Eurocopa, con batacazos españoles casi siempre: dos derrotas y un empate. El viejo complejo ante los galos viene de la final de la Eurocopa 1984, jugada en París. Un partido que España jugó muy bien y mereció mejor suerte, pero llegó el golpe franco de Platini y el cante de Arconada, que había sido el mejor portero del torneo, para que todo se fuera al garete. Luego, el gol de Bellone y fin de la historia. La primera en la frente de España y en el estómago de Arconada. por medio el asunto Henry, que Doménech recuerda cual seria afrenta. Es hora de saldar deudas: ¿sable o florete? Duelo a la luna p... madre, negro de mierda! ¡Soy mejor que usted! Le pillaron las cámaras y se montó una de narices. Henry, que hace tiempo había pedido protección a la UEFA por las declaraciones antiracistas, calló, pero los tabloides ingleses y franceses clamaron por él. Y es que vete a decirle a los galos que el humor de Luis es raro y castizo y que eso es jerga graciosilla de Hortaleza. Raymond Doménech, técnico francés, sacó ayer el asunto del armario señalando que parece que España tuviera algo personal contra Francia Tampoco ha ayudado en la reconciliación la traducción de la última referencia de los franceses hacia la selección de Luis. Cuando los españoles empezaron a subirse encima del balón y hacer virguerías en este Mundial, los periodistas galos pidieron a los suyos alarmados que evitaran como fuera a esa banda de mequetrefes españoles que destacan por su juventud y frescura si bien mequetrefes no era un término peyorativo, sino referido admirativamente a la muchachada roja. España ha ganado a Francia once veces, perdió diez y empató seis, pero las victorias nuestras son en amistosos, las de ellos en partidos oficiales. El Rey tiene buen bajío y le gusta Joaquín J. A. KAMEN. Luis Aragonés acabó la rueda de prensa bastante relajado, hasta tal punto que quiso reflejar el perfil futbolero de Don Juan Carlos. Bajó al vestuario y hablamos con el Rey y la Reina. Al Rey le gusta mucho cómo juega Joaquín. Nos visitó en el vestuario y casi se cae por ir a saludarlo También desveló que en octavos estarán los Príncipes de Asturias: Además, el Rey tiene buen bajío (que da suerte) Para este partido viene el Príncipe. No se preocupe, Rey (sic) usted vendrá al siguiente encuentro de semifinales dijo en tono castizo. Después de aquello, paréntesis hasta 1991, en el que Francia tuvo el dudoso honor de ser la primera que acabase con la imbatibilidad de España en Sevilla. Fue el 12 de octubre de 1991 y era la fase de calificación de la Eurocopa de Suecia 92. Dos goles de Luis Fernández y Papin y nos expulsaron de la Eurocopa con una patada en el trasero. Las nubes de Raúl Pero lo más que duele, por ser lo más cercano y una espina que España tiene clavada, fue en la Eurocopa 2000 en Brujas. Los franceses nos echaron con goles de Zidane en falta directa y Djorkaeff. En la memoria queda la tremenda presión española en busca del empate, encerrando a los que entonces eran campeones del mundo, y el premio final con un penalti que nos debía llevar a la prórroga. No fue así. Raúl tiró el penalti al Parque Conde de Orgaz y de allí casi le mandamos a galeras. Los últimos roces son de hace poco. Está por medio aquel feo asunto de Luis buscando levantar la autoestima de Reyes diciéndole: ¡Reyes, venga aquí! Al negro (por Henry) dígale que juegue por su cuenta. Dígale al negro: ¡Soy mejor que usted! ¡Me cago en su