Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 6 2006 55 Cultura y espectáculos El Estatuto catalán disgrega el Archivo de la Corona de Aragón con la apropiación de parte de los fondos Los expertos rechazan romper la unidad y el Ejecutivo de Iglesias recurrirá el texto catalán ante el TC b El texto votado el pasado domin- go incorpora al sistema de archivos de Cataluña sus fondos propios en el de la Corona de Aragón, que cuestionan los archiveros MANUEL TRILLO ZARAGOZA. Con los papeles del Archivo de la Guerra Civil, ya a buen recaudo en territorio catalán, el nuevo Estatuto ha abierto un nuevo frente: el Archivo de la Corona de Aragón (ACA) Este centro, con sede en Barcelona por razones históricas, pero de carácter estatal como los de Indias y Simancas, alberga miles de documentos generados por la antigua institución monárquica, que afectan, por tanto, no sólo a las actuales Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, sino incluso a los otros territorios mediterráneos donde alcanzó su dominio. La disposición adicional decimotercera del texto votado el pasado domingo establece que los fondos propios de Cataluña en el Archivo de la Corona de Aragón y en el Archivo Real de Barcelona se integran en el sistema de archivos de Cataluña Para gestionar el resto de fondos comunes indica que la Generalitat debe colaborar con el Patronato del Archivo, pendiente desde hace décadas de constituirse y sin fecha prevista, según fuentes de Cultura. El Gobierno aragonés del socialista Marcelino Iglesias ya ha encargado a sus servicios jurídicos presentar un recurso de inconstitucionalidad por entender que pretende la gestión unilateral de parte de un Archivo que es común a varias Comunidades. Un joven pasea en bicicleta junto a la nueva sede del Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona YOLANDA CARDO Más de mil años de historia común El Archivo de la Corona de Aragón lo integran miles de documentos de orígenes muy diversos, siendo el original más antiguo uno del primer conde hereditario de Barcelona, Wifredo el Velloso, del año 889. Su origen se remonta a 1318, año en que Jaime II crea su Archivo Real, que fue el único archivo de la Corona hasta 1348, cuando las Cortes aragonesas crearon el del Reino de Aragón. La unión de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla y el posterior acceso al trono de los Austrias dan un vuelco a toda la organización, de modo que los virreyes de los territorios de la Corona crean su propia documentación, que queda depositada en Barcelona, Zaragoza y Valencia, pero al tiempo, en el Consejo de Aragón, el rey sigue gobernando los territorios y generando registros de la documentación creada por su nombre. A comienzos del siglo XVIII, las leyes y decretos de Nueva Planta acaban con la Corona de Aragón y los archivos reales de los territorios dejan de ser archivos de administraciones vivas. Fue ya en el siglo XIX cuando el archivero Próspero de Bofarull bautizó a este conjunto de fondos como Archivo de la Corona de Aragón, como ha llegado hasta nuestros días. De sus distintas secciones, se reconoce como Archivo Real lo que corresponde a los fondos de la Real Cancillería, el Consejo de Aragón, el Real Patrimonio y la Real Audiencia. Supuesta confederación La polémica se ha trasladado a los expertos, como se puso de manifiesto en una reciente mesa redonda organizada en Zaragoza por la Confederación de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos y Documentalistas (Anabad) En ella, la coordinadora de Archivos de la Generalitat catalana, Mariona Corominas, se quedó sola frente a especialistas de Mallorca, Valencia y Huesca y al ex director del Archivo de la Corona, Pedro López, que cesó en 1997 tras ser reprobado por el Parlamento catalán por defender la unidad del centro. Según dijo Corominas, en el Archivo hay muchos fondos documentales y la confederación de la antigua Corona funcionaba de manera independiente en cada sitio y por eso había distintos archivos El director del Archivo del Reino de Mallorca, Ricard Urgell, y la profesora de Archivística de la Universidad Politécnica de Valencia, Luisa Tolosa, negaron ese concepto de la Corona como confederación de territorios independien- tes, que da pie al Estatuto a reclamar los supuestos fondos propios de Cataluña La presidenta de Anabad- Aragón, Margarita Torrejón, también lo rechaza: El Rey de todos ejerce las funciones de Rey de modo que la Cancillería Real- -la Corte- -genera en el ejercicio de sus funciones una serie de documentos Al principio, se trasladaba con todo el armario hasta que Jaime II decide dejar el Archivo Real en Barcelona. En otras palabras, lo que se conoce como Archivo Real no es de Barcelona, sino que el Rey decide que su Archivo esté en esa ciudad. No ha lugar a decir que un documento te pertenece por haberse generado en Cataluña- -explica- por- Disposición 13 del Estatuto Los fondos propios de Cataluña situados en el Archivo de la Corona de Aragón y en el Archivo Real de Barcelona se integran en el sistema de archivos de Cataluña. Para la gestión eficaz del resto de fondos comunes con otros territorios de la Corona de Aragón, la Generalitat debe colaborar con el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón, con las demás Comunidades Autónomas que tienen fondos compartidos en el mismo y con el Estado a través de los mecanismos que se establezcan de mutuo acuerdo que corresponde a la actividad del Rey que lo es de todos los territorios bajo su dominio. En todo caso, Torrejón cree muy conveniente dar la voz a archiveros e historiadores y que los políticos lo dejen en manos de los que entienden El ex director del Archivo señaló a ABC que el texto del Estatuto responde a la voluntad del ACA por la Generalitat y expresó su oposición a la disgregación entre el Archivo Real y las incorporaciones de documentos posteriores. Pedro López aboga por la unidad, pues, como todos los archivos generales, está compuesto por muchos fondos El actual director no fue autorizado por Cultura para realizar declaraciones.