Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 25 6 06 Va por la vida diciendo orgulloso que es un auténtico payaso. Licenciado en filosofía, mimo, actor, su papel de Filemón en la película de Fesser le hizo popular en toda España. Ahora ha publicado un libro delicioso, Bestiario del circo, el vientre de la carpa (Ed. Libros de Magia) en el que dibuja con trazo poético a muchos de los integrantes del mayor espectáculo del mundo -Es usted un un auténtico payaso. ¿No le da vergüenza? -Sí, soy de los que les gusta que les llamen payaso, y me gustaría pensar que los payasos también me consideran de los suyos. -Sigamos con los payasos. Hace años, Fofó y Miliki cantaban aquello de Había una vez un circo ¿Existe el circo o su libro es realmente un libro de memorias- -peor aún, un libro de historia o de prehistoria- -Es un libro que habla del espíritu de un espectáculo, y el espíritu es imperecedero. Aunque el circo cambie su aspecto externo y la carpa desaparezca, nacerán otros envoltorios. Creo que ese espíritu de búsqueda continuará. Igual que ese espíritu de superación de uno mismo, algo que no tiene nada que ver con la competitividad. En el circo uno compite contra uno mismo, sólo lucha por conseguir el más difícil todavía. ¿Qué idioma habla el circo? -Dentro de la carpa las fronteras y las diferencias de lenguas y de razas desaparecen. Es un mundo tan especial que en él hasta personas que son marginadas por la sociedad debido a sus taras físicas pueden trabajar y triunfar. El circo es un lugar de acogida, de encuentro, es un lugar para la poesía, sobre todo. En un mundo como éste, el circo es uno de los últimos refugios de la poesía. ¿Cómo se siente más a gusto: sin decir esta boca es mía cuando hacía mimo, como cómico de la lengua en el teatro o como cómico de la lengua en el cine y en la televisión? -Me gusta ser cómico. Todo lo que a partir de esa condición pueda llegar a desarrollar me interesa. Por eso nunca me he quedado quieto, siempre he intentado cosas nuevas. Hago teatro, cine y televisión, porque me gusta probar, en coincidencia con ese espíritu de ir un poco más allá del que hablamos. Me encanta buscar mis propias fronteras, por eso también me he decidido a escribir. ¿Dónde está más presente el GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 20 D 7 LOS DOMINGOS DE Pepe Viyuela CÓMICO Y EX PRESIDENTE DE PAYASOS SIN FRONTERAS El trabajo de los payasos tiene mucho que ver con la filosofía que se preparan y se esfuerzan en Carampa y me convence mucho su línea de trabajo, me admira su capacidad de lucha y resistencia a pesar de la poca ayuda que reciben. Sin duda, ahí está la savia nueva para el circo del futuro. -Usted fue presidente de Payasos Sin Fronteras. -Sí, durante dos años. Hoy por hoy es una ONG muy pequeña y con vocación de seguir siendo pequeña, por aquello de que si las cosas crecen se alejan de los objetivos y de la idea original, de la esencia por la que fueron creadas. En nuestro caso, acudir a lugares en conflicto para hacer sonreír a la gente. Por supuesto, el trabajo de Payasos Sin Fronteras no se puede medir por estadísticas, no se puede cuantificar cuánto vale lo que han reído unos niños. Pero ellos no lo olvidan, desde luego. ¿En su vida privada también va de graciosillo, de payaso? -Sí, pero por ejemplo no me gustan nada los chistes y se me olvidan muy rápido. Lo que sí me encanta es mirar y observar y dedicarme a sacar chascarrillos. Lo cierto es que en casa sí soy bastante payaso. En otros entornos me cuesta bastante más, quizá precisamente por el prejuicio ese de que piensen de mí que quiero hacerme el gracioso- -La filosofía no es ninguna payasada. -Depende de lo que entendamos por payasada. La payasada bien entendida creo que es un gran ejercicio de inteligencia. En el payaso hay una forma de entender la vida e interpretar la realidad, y en ese sentido digamos que puede estar relacionado con la filosofia. Además, el payaso tiende a relativizar, a cuestionar, a no dar nada por hecho, es como un niño que pregunta sobre todo, un niño que quiere saber y quiere conocer. Sinceramente, pienso que hay un puente tendido entre la teoría filosófica y la praxis de un payaso ante la realidad. mdelafuente abc. es El confeti de la FELICIDAD Cuenta Viyuela que, hace años, el fundador de Payasos Sin Fronteras actuó en Bosnia. Al acabar le regaló a una niña un puñado de confeti. Mucho tiempo después volvió y se encontró con ella. La pequeña le enseñó aquel confeti que había guardado durante una larguísima década. El payaso de las BOFETADAS La tristísima figura del payaso de las bofetadas de los circos sin duda alguna se encarna hoy en día en la figura de los inmigrantes. Ellos son los culpables de todo lo malo que pasa en esta sociedad. Ellos sufren en su país y sufren en el nuestro. Viven recibiendo esas bofetadas allí y aquí, son los grandes parias de nuestra sociedad DANIEL G. LÓPEZ espíritu del viejo circo, en una compañía como el Cirque du Soleil o en una pequeña escuela como Carampa, en Madrid? -En Carampa, sin duda alguna. Con todos mis respetos, el Circo del Sol es un producto muy bien envuelto, promocionado con muy buen marketing pero me resulta frío. A pesar de que hay que decir que su trabajo es impecable, no me resulta cercano. Es muy elegante, muy estilizado, pero no tiene ese espíritu del circo pequeño que es el que a mí más me gusta. Conozco el espíritu de los jóvenes En un mundo como éste, el circo es uno de los últimos refugios de la poesía