Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE los nuevos conquistadores del Reino Unido. Ha comprado la británica O2 y, de paso, ha doblado la deuda de Telefónica- -alcanza ya los 56.800 millones, tres veces el resultado bruto de explotación- pero ha restado riesgo latinoamericano. También adquirió el año pasado Cesky Telecom, que ahora ha consolidado. Por ella recibió la única crítica en la junta de accionistas de 2004 de un fondo de inversión alemán que participaba en Telefónica. Este año la junta ha sido modélica. El máximo ejecutivo de la operadora, que tras la salida de Fernando Abril- Martorell amortizó el puesto de consejero delegado y ha asumido todo el poder en la operadora- -igual que ha hecho Fernando Conte en Iberia- ha tenido que anunciar un frenazo en su agresiva política de compras de empresas para tranquilizar a la parroquia bursátil. No va a ampliar capital al menos hasta 2007, aunque puede vender participaciones como las de Endemol o la de Portugal Telecom para seguir en mercado. Telefónica posee el 10 por ciento de Portugal Telecom, en la que no ha logrado mayor participación por el veto del Gobierno luso. Con PT comparte el 50 por ciento de Vivo en Brasil- -valorada en unos 3.000 millones- que ahora podría comprar si sale de la portuguesa. Pero el penúltimo reto que tiene sobre la mesa Alierta es algo que no le gusta demasiado. Se va a ver obligado a una nueva reestructuración interna. Un ejército de consejeros y ejecutivos sale de TPI, vendida; de Terra, engullida, y de Móviles, fusionada, y algo hay que hacer con ellos. Además se está debatiendo la integración de O2 y un mercado muy competitivo. Otro frente abierto por Alierta es la puesta en marcha de Imagenio, que está haciendo pupa a la TV de pago de Polanco, su socio y el que, según algunos críticos de Alierta, le ha permitido estar fuera del fuego enemigo del Gobierno. Telefónica posee un 20 por ciento de Sogecable, que sigue sin salir de las pérdidas. La operadora, que va a recomprar títulos por 6.000 millones de euros, duplicará el dividendo hasta un euro de aquí a 2009. Este año aumenta un 20 por ciento, hasta 0,60 euros, y su rentabilidad por dividendo suma el 4,7, de las más altas del mercado. Alierta ha hecho del dividendo, que Villalonga anuló en 1998, su principal arma, aunque el comportamiento de la acción es su talón de Aquiles. Alierta integra todo lo que Villalonga disgregó, ha puesto en marcha también un plan de retribución a los ejecutivos, pero de acciones, y la cotización no acaba de reaccionar. 1,6 millones de accionistas piden más. En primera línea de fuego Cultura M. FRANCISCO REINA Magro se lamenta de la falta de independencia en la profesión periodística a presentación de la novela En Primera Línea del periodista y escritor Baltasar Magro, que acaba de publicar Roca, arropada por el presentador estrella Lorenzo Milá y a la que no faltó su editora, Blanca Rosa Roca, ni su eficiente jefa de prensa, Silvia Fernández, asistida por el don de la ubicuidad, se convirtió en punto de arranque sobre el interesante tema del periodismo hoy, en un hotel del corazón de Madrid. Dice el autor del libro que, a diferencia del periodismo histórico, el periodista está condicionado por la empresa en la que trabaja; los periodistas estamos divididos en la medida en que en cada empresa forman una cuadrilla diferente, con lo cual la profesión está enfrentada, y las empresas, cada vez más relacionadas con otros poderes Se lamentaba así de la falta de independencia y de cómo, cada vez con más frecuencia, se mutila el poder real de denuncia de los periodistas, y su obligación de servir a la verdad y a la objetividad de la noticia frente al espectáculo. La necesidad de las audiencias, según Milá, era otra de las peligrosas servidumbres del periodismo televisivo que hacían cada vez más difícil la información, incluso en los noticieros, de espacios fundamentales como la cultura. Apuntaba Magro que hasta que Blanca Rosa decidió publicar la novela, muchos editores se negaron argumentando que a nadie le interesaría el mundo de los periodistas desde dentro. Como de costumbre, algunos editores hacen más gala de su miopía y falta de olfato que de su oficio, ya que, aunque sólo sea por el morbo de conocer un mundillo tan expuesto como el de la televisión, y sus intersticios, cualquiera que tenga un poco de sentido común se dará cuenta de que es un éxito. De las muchas y apasionadas preguntas de los compañeros periodistas, que dieron paso a encendidas controversias, la más directa que encaró Baltasar Magro, al frente de Informe Semanal durante muchos años, fue la de cómo veía el estado de la televisión, actualmente, respuesta en la que no se anduvo con ambages cuando respondió: Catastrófico. Soy muy crítico porque yo empecé en el periodismo en un momento casi ideal en el que los periodistas estábamos muy unidos, independientemente de la empresa en que trabajábamos, y además teníamos una mínima capacidad de influir en las cosas. Los periodistas éramos muy importantes. Esa realidad ha hecho que estemos muy condicionados y con muy poca capacidad de incidir en las cosas. Es más difícil ejercer nuestra profesión que nunca El tema de la llamada telebasura se hizo entonces con el debate. (Pasa a la página siguiente) OSCAR HUERTAS L Apunta Baltasar Magro que muchos editores creen que el mundo de los periodistas no interesa. Como de costumbre, algunos hacen más gala de su miopía que de su oficio