Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 6 06 GRANDES FIRMAS (Viene de la página anterior) tan. Se calla, porque quiere respetar lo que hacen sus barones regionales, pero no le gustan. En cambio le ha gustado mucho, muchísimo, ver que Ana Palacio se va al Banco Mundial. Un puestazo. El PP sufrió un varapalo monumental cuando perdió las elecciones que estaba seguro de ganar y tiene pocos motivos de alegría, así que cuando le llega el reconocimiento internacional en forma de presidencias o vicepresidencias de grandes organizaciones, a los populares se les hincha el pecho de gozo y satisfacción. Bueno, no a todos, algunas personas del ala joven del PP han hecho comentarios sobre la ex ministra que no demuestran más que su capacidad de envidia. Envidia mala, insana. En cambio Rajoy fue efusivo y sincero en su felicitación a Palacio. LA ANTORCHA DE ETA En el PSOE están que no les llega la camisa al cuerpo con el asunto ETA: las cosas no van como tenían previsto, es evidente. No saben si es peor el comunicado de ETA- -el más duro conocido hasta ahora- -o las algaradas que han protagonizado Txapote y Amaia, en las que han dejado muy clarito que no se arrepienten de nada, sino todo lo contrario; han afirmado que la banda terrorista puede seguir matando y han dicho, además, que hay gente joven dispuesta a seguir en la carrera mortal. Es decir, que han dado a entender que hay cachorros del terrorismo decididos a coger la antorcha. Precisamente las amenazas de Txapote fueron la causa de que Zapatero retrasara la comparecencia parlamentaria para anunciar el inicio de negociaciones con ETA, aseguran los suyos, que no dan fecha para esa cita con el Congreso de los Diputados. Según Batasuna, se le acaba el tiempo, se han agarrado como a un clavo ardiendo al 30 de junio mencionado por el presidente, no se sabe si fue mención pactada con la banda o marcada a su propia conveniencia. De todas maneras, Rajoy no le va a facilitar las cosas hasta entonces: el PP no piensa presentar ninguna pregunta parlamentaria relacionada con ETA, no vaya a ser que en la respuesta Rodríguez Zapatero anuncie el inicio de negociaciones y escape así al debate parlamentario. Tiene el compromiso de comparecer ante el Congreso y deberá hacerlo expresamente si no quiere incumplir su palabra una vez más. Alierta cierra el círculo de Villalonga César Alierta habla para la Junta General de Accionistas de Telefónica IGNACIO GIL Economía JESÚS GARCÍA ésar Alierta, con la digestión de Terra, la fusión con Móviles y la venta de TPI, está a punto de cerrar el círculo que abrió Juan Villalonga, su antecesor que salió de la empresa por orden de los hombres del Gobierno del PP y aquel supuesto escándalo de las stock options El compañero de pupitre de Aznar, casado con la que fuera viuda de Azcárraga, y dedicado a mejor vida- -negocios variados en Portugal y Londres- -desgajó Telefónica con el objetivo de crear valor, y lo hizo, sin duda, a cambio de correr altísimos riesgos. Sacó a Bolsa Terra y la convirtió en icono de internet en España. Llegó a valer en el mercado más que el Banco Popular. Arrancó de la costilla de Telefónica a Móviles y la puso en valor en una OPV, que será recordada porque sólo recientemente la cotización alcanzó los 11 euros a los que salió. Y desligó también de la matriz Páginas Amarillas, ahora vendida a los británicos de Yellow. Alierta, el sucesor llegado de Tabacalera, con Rato como valedor, ha engullido Terra para convertirla en división, cuenta ya con el beneplácito de las juntas de accio- C nistas para fusionar Móviles con Telefónica y ha dado boleto a TPI. Y está a punto de vender Endemol. La productora que costó, con intercambio de papelitos, casi un billón de pesetas y que ahora se valora- -no está mal- -en unos 1.200 millones euros, cantifad equivalente a 200.000 millones de pesetas. CONQUISTA DE UK El presidente de Telefónica ha acabado con la filosofía Villalonga, pero como hombre de Bolsa- -no en vano es broker y fundador de Beta Capital- -ha dado muestras de su capacidad para correr riesgos y darle una nueva dimensión a la operadora española que este año fue superada por el Santander en capitalización bursátil. Botín es mucho Botín. Igual que el banquero, Alierta es uno de El penúltimo reto que tiene sobre la mesa Alierta es algo que no le gusta demasiado. Se va a ver obligado a una nueva reestructuración interna