Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Masacre en Corea y los Fusilamientos del 3 de Mayo Tradición y vanguardia. En realidad, Goya fue un vanguardista, y Picasso siempre ideó sus más radicales invenciones a partir de los clásicos haber apostado a que semejante confrontación daría como resultado que, o bien la Historia pasaba una página más, detrás de la cual quedaban todos ellos ya unidos definitivamente- -los antiguos y el más importante de los modernos- o bien que se comprobaría que éste último era absolutamente refractario a los parámetros de la tradición el pintor del monstruo decía en concreto Gordillo) pero que, sin embargo, para su sorpresa nada de esto ocurría. En mitad de estas tablas, y aún con la sospecha de que lo que ha ocurrido es que uno de los dos jugadores no se ha presentado ¿qué es la tradición ¿cuál de ellas? quedará al visitante la muy gratificante oportunidad de recorrer problemas del arte y de la vida que parecen no haber cambiado a lo largo de los siglos. La articulación de la modernidad a partir de los géneros tradicionales en manos de Picasso o su excepcional enfrentamiento a la pintura de historia impulsado por el desfondamiento moral de una guerra, son dos de los muchos hilos argumentales que sostienen la ligazón entre dos mundos, dos museos, dos tiempos y sus maneras de verse a sí mismos a través del arte, como para recomendarles que se pierdan la gran exposición de la temporada. pasado con que aquí se enfrenta a Picasso es tan grande y complejo que en nada ayuda a explicar la ya de por sí complejísima evolución del protagonista y los diferentes modos en que su trabajo conjugó los dos términos del título. Desde luego, de la época azul o la rosa de comienzos del siglo, hasta sus mosqueteros y caballeros españoles de la segunda mitad de los sesenta, pasando por los años heroi- cos del cubismo, o su particular mirada al clasicismo ingresco y vuelta al orden de la década de los veinte, hay tantos Picasso como modos de entender la tradición, la vanguardia y sus mutuas relaciones. En este sentido, el recorrido delata que justo ahí se encuentra uno de los meollos centrales en la poliédrica poética del artista, posiblemente el más candente para su vigencia actual, donde se la jue- ga con más fuerza la valoración histórica de su figura. Se lo escuchaba decir al pintor Luis Gordillo hace unos días frente a las obras, cuando confesaba La cercanía ha servido para poner de manifiesto una paradójica imposibilidad para el contacto íntimo entre Picasso y sus raíces, por más que éstas le sostengan