Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 25 6 2006 ABC UNA Y MEDIA MADRID AL DÍA EL CORAZÓN DE JESÚS JESÚS HIGUERAS EL SILENCIO DE UGT MAYTE ALCARAZ omo todos los años, la Iglesia ha celebrado la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Una fiesta que siempre es el viernes siguiente al Corpus Christi, puesto que fue un viernes cuando el Corazón humano de Jesús fue abierto por la lanza y brotó sangre y agua, imagen de los Sacramentos. Aunque la Iglesia nunca ha hecho precepto en este día, para muchos cristianos el Corazón de Jesús ha sido un refugio, un lugar de descanso. Hablar del Corazón de Jesús es intentar comprender que Dios nos ama con entrañas de misericordia, es asomarse a la personalidad humana de Jesús y encontrar en ella nuestro punto de referencia. Podemos dudar de muchas cosas en la vida, pero de lo que nunca podremos dudar es que el amor de Dios por el hombre no puede tener fin. Tuvo un comienzo cuando el ser humano empezó a existir, pero no puede tener fin porque es imposible que Dios deje de querer al hombre. Hablar del Corazón de Jesús es sabernos incondicionalmente queridos por Dios, es no dejar que nunca se nos meta el desaliento, puesto que tenemos que tener un corazón semejante al suyo. Ya anunció Jesús a la samaritana que todo aquél que creyera en Él, de su corazón surgiría un surtidor que salta hasta la vida eterna. También nosotros tenemos la posibilidad de que Él ponga en nuestro corazón un surtidor de vida. Por eso debemos conocer el Corazón de Cristo que está perfectamente retratado en las Bienaventuranzas, un Corazón pobre que llora, un Corazón limpio que lucha por la paz, un Corazón perseguido por causa de la justicia, un Corazón manso y humilde. Así, en ese Corazón todos encontraremos nuestro descanso. Si estás estresado o angustiado, acude a la Humanidad de Jesús y entra en su corazón que en la cruz queda abierto para que tú pudieras entrar y descansar en Él. C Francisco Granados participó ayer en el Día del Caballo de Buitrago del Lozoya ABC La Comunidad pierde el 41 por ciento de los Fondos Europeos tras la negociación de Zapatero ABC MADRID. La Comunidad de Madrid recibirá un 41 por ciento menos de los Fondos Estructurales Europeos para el período 2007- 2013, tras la confirmación que ha realizado el Gobierno central al regional sobre el reparto de estas cantidades, lo que supondrá que la Comunidad madrileña se convierta en una de las más perjudicadas de toda España. El consejero de Presidencia, Francisco Granados, hizo públicos ayer estos datos, durante su visita a la Planta de Biometanización de Pinto, una obra construida con fondos de cohesión europeos y detalló que ha solicitado una reunión urgente con el Ministerio de Hacienda por considerar que las cifras son contundentes y que se han cumplido los peores cálculos realizados por el gobierno regional tras la negociación llevada a cabo el pasado mes de noviembre en Bruselas por el Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero De esta manera, el Ministerio de Hacienda, en una comunicación oficial, ha confirmado que de los 1.317 millones de euros que recibió Madrid en el anterior período en concepto de fondos estructurales, se verán reducidos a 769 millones de esta partida, ahora denominada Objetivo de Competitividad Regional y Empleo. Esto supondrá una merma del 41 por ciento en las cantidades que han permitido desarrollar proyectos destinados al reequilibrio territorial. Fondos Tecnológicos Por otra parte, Madrid recibirá una partida de 85 millones de euros en concepto de Fondos Tecnológicos, que gestionará el Estado, pero respecto a los Fondos de Cohesión, que son los destinados fundamentalmente a desarrollar infraestructuras de transporte y de medio ambiente como la citada Planta de Biometanización de Pinto o los intercambiadores de Metrosur, no se realiza ninguna comunicación. Precisamente, Madrid recibió en el anterior período 1.650 millones de euros con cargo a los citados fondos de cohesión y en estos momentos existen 3.250 millones de euros a repartir entre todas las comunidades autónomas, lo que supondrá una merma significativa para nuestra región que, unida a la de los fondos estructurales confirma que se perderán hasta un 70 por ciento de las aportaciones recibidas hasta el momento. ajan bastante revueltas las aguas entre las dos centrales sindicales más representativas de Madrid: Comisiones Obreras y UGT. La primera, dirigida por Javier López, no se entiende con el sindicato socialista, a cuyo mando está José Ricardo Martínez. La razón no es otra que el descontento dentro del seno de CC. OO. por la pasividad de UGT ante las políticas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en Madrid. Hay mucha preocupación en Comisiones, donde se teme que la falta de respuesta sindical a la asfixia económica que está infligiendo el Gobierno central en la Comunidad de Madrid, sobre todo en lo relativo a infraestructuras, pueda interpretarse como un gesto de connivencia con el Ejecutivo y, por tanto, como una muestra de deslealtad hacia los madrileños, primeros damnificados por la inacción del Ministerio de Fomento en la región. Lo cierto es que entre los dos secretarios generales la tensión es más que palpable, sobre todo por parte de López, que acusa a su homólogo de no plantear acciones conjuntas en la Comunidad y, asimismo, denuncia el excesivo protagonismo de Martínez en los medios de comunicación en detrimento de la presencia de Comisiones Obreras. Además, este último sindicato ha tratado de promover iniciativas públicas para luchar contra la inseguridad en Madrid que no han sido secundadas por UGT. De hecho, en Comisiones se entiende como un problema capital el azote de la delincuencia en Madrid, sin que hasta el momento ninguna de las dos centrales haya alzado la voz contra lo que es un clamor de indignación dentro de la ciudadanía madrileña. Ahí está el reciente apuñalamiento de una prostituta en pleno centro de Madrid, ante la mirada atónita de los vecinos de ese distrito que horas antes habían colgado en Internet un vídeo- denuncia en el que se mostraba el grado de degradación que sufren a pocos metros de sus casas. Por cierto, que dicen los que conocen a la nueva delegada del Gobierno, Soledad Mestre, que está obsesionada con el problema de la inseguridad desde que Zapatero le hiciera llegar que en Madrid ni una broma: las elecciones autonómicas y municipales están al caer y Moncloa va a volcarse en la campaña madrileña. Mestre sabe que lo peor que podría pasarle al presidente es que Gallardón y Aguirre le sacaran los colores de la delincuencia. Simancas no se lo perdonaría. Ni Zapatero. B