Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA DOMINGO 25 6 2006 ABC Cinco grandes objetivos Zapatero identificó cinco grandes objetivos del Gobierno para la segunda mitad de la legislatura: La paz. Es el primer objetivo. Queremos a todos con nosotros, pero seremos nosotros los que tendremos que esforzarnos, más que ninguno Modernización del Estado. Aplicando con lealtad recíproca los Estatutos que se van modificando, con políticas que aseguren la solidaridad y la cohesión Crecimiento y empleo. Los Presupuestos de 2007 contendrán las medidas necesarias para asegurar el crecimiento, la creación de empleo y la incentivación de la I+ D +I Igualdad y derechos de ciudadanía. Marcamos nuestras políticas con el sello de la igualdad. Las políticas sociales son el alma de nuestro programa Seguridad. En las calles, en las carreteras, en los puestos de trabajo, en lo que comemos, en el aire, el agua, JAIME GARCÍA Zapatero se fotografió ayer con los cinco candidatos autonómicos, en la oposición, ya proclamados por el PSOE: de izquierda a derecha, Saura (Murcia) Simancas (Madrid) Aldama (La Rioja) Pla (Comunidad Valenciana) y Antich (Baleares) El PSOE da carta blanca a Zapatero ante la inminente negociación con ETA El presidente del Gobierno vuelve a pedir comprensión y ayuda al PP de desleal e insolidaria la actitud de Rajoy, ante la que algunos dirigentes recomiendan seguir adelante con pies de plomo GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. La dirección del proceso de paz es cosa del presidente del Gobierno, la reforma del Estatuto de Cataluña y sus secuelas es mejor no menearlas y los dirigentes territoriales tienen ya la cabeza en las elecciones de mayo del año próximo. Así, la reunión celebrada ayer por el Comité Federal del PSOE fue un mero trámite desde el mismo momento en que José Luis Rodríguez Zapatero tomó la palabra para hacer un discurso más propio del debate de la Nación, en el que abordó de entrada los dos primeros asuntos, pero casi de forma telegráfica, sin entrar en ninguna de las vertientes de actualidad y sin aportar ninguna novedad. A todas luces, Zapatero buscaba lo que obtuvo: un respaldo unánime de su partido para afrontar de forma inminente la negociación con ETA, algo que se daba por sentado, pero que adquiere relieve porque el presidente del Gobierno se dispone a dar la señal de salida con el principal partido de la oposición en contra. Al PP, como referente directo, y a la opinión pública como destinatario final, dirigió sus principales mensajes: Alcanzar la paz exige un gran compromiso colectivo, serenidad y esfuerzo b Los socialistas tachan de todos. Trabajaré sin descanso por unir todas las voluntades, por hacerlas compatibles. Trabajaré sin descanso para buscar la comprensión y la ayuda del PP. Es probable que en muchos temas el PSOE y el PP discrepen abiertamente, pero tengo el convencimiento profundo de que en la tarea del fin de la violencia pueden y deben buscar un espacio de entendimiento Un gran acuerdo de convivencia Por si, como se presume, no fuera posible encontrarlo, al menos en la fase inicial, Zapatero apeló de nuevo a su con- vencimiento de que aprovechar la oportunidad abierta por el alto el fuego permanente declarado por ETA hace tres meses es exactamente lo que quieren que haga la inmensa mayoría de los españoles Y también volvió a dejar claro que la oposición del PP no le hará cambiar su hoja de ruta: El fin de la violencia, la paz y un gran acuerdo político de convivencia, un acuerdo democrático que recoja la pluralidad de Euskadi, es el camino que tenemos por delante. Algunos considerarán que es una tarea muy ambiciosa y difícil, pero ha llegado el momento de afrontarla. Esa es mi determinación En esa determinación le acompañó el conjunto del PSOE, en muchos casos- -de modo significativo- -por boca de sus principales dirigentes territoriales, que en las veinte intervenciones que se produjeron se mostraron tan unánimes en el apoyo a su líder como en la censura al PP por su actitud desleal e insolidaria que, a su juicio, puede reportarle algún beneficio inmediato, pero le conducirá inexorablemente al desastre a medio plazo. No se puede esperar más Así, el vasco Patxi López coincidió con Zapatero en que no se puede esperar más Es el momento de seguir adelante y dando pasos para acabar con la violencia. El presidente ha hecho ya todo lo que podía hacer por intentar sumar al consenso al PP, pero el PP está donde quiere estar, que es en la oposición sin tregua al proceso dijo el líder del PSE, quien subrayó que en la tregua de 1998 ETA estaba triunfante mientras que ahora está derrotada El madrileño Rafael Simancas aconsejó ir con pies de plomo porque, según destacó, se ha está produciendo algo sin parangón, y es que el principal partido de la oposición no sólo no apoya el proceso sino que intenta frustrarlo actitud en la que- -pronosticó- no tengo dudas de que llegarán a la desestabilización institucional si lo necesitan El valenciano Joan Ignasi Pla apostilló que bastante precio hemos pagado ya con treinta años de terrorismo como para que ahora vengan los de la derecha a hablar de precio político y subrayó que la paz ennoblece a quien la busca Zapatero cerró la reunión ensalzando el coraje colectivo de los socialistas para afrontar este reto: Gestionar la esperanza es una de las cosas más apasionantes; gestionar la paz, una de de las tareas más difíciles. Hace falta fortaleza y coraje Ahora toca Madrid y una gran victoria electoral en 2007 G. L. A. MADRID. El Comité Federal de ayer sirvió de vuelta de calentamiento para la carrera de los comicios municipales y autonómicas de 2007, a la que se dará el pistoletazo de salida en septiembre. Zapatero reclamó al PSOE que empiece ya a trabajar para una gran victoria en las elecciones de mayo En este contexto, el madrileño Simancas reivindicó que ahora le toca a Madrid no sólo como objetivo electoral preferente por haberse convertido en El Álamo del PP, sino también como destinatario de las políticas del Gobierno, aunque en este punto el valenciano Pla le replicó que a Madrid siempre le toca Simancas, al igual que el extremeño Francisco Fuentes, advirtió de que al haber capitalizado la atención el Estatuto de Cataluña, y ahora el proceso de paz se desdibujan otras políticas del Gobierno más sensibles para su electorado. Zapatero coincidió con Simancas en que ahora toca Madrid porque, según dijo, es en esta comunidad donde se produce el atrincheramiento más radical y extremo de la derecha No obstante, abogó por convertir en un activo las reformas territoriales, porque han ido bien