Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA DOMINGO 25 6 2006 ABC Se recrudece la kale borroka tras las amenazas del batasuno Barrena Atacados en menos de veinticuatro horas una sede del PSOE, un juzgado y dos bancos once los actos de terrorismo callejero desde que fueron detenidos doce individuos por su relación con el entramado financiero de ETA ABC BILBAO. Justo un día después de que el dirigente batasuno Pernando Barrena advirtiera de que el terrorismo callejero no cesará hasta que se dejen de aplicar los intrumentos del Estado de Derecho contra la banda terrorista, hubo hasta cuatro ataques de kale borroka Grupos de desconocidos atacaron en la noche del viernes al sábado la Casa del Pueblo de Baracaldo, el Juzgado de Paz de Amorebieta y dos sucursales bancarias de Elorrio y del barrio bilbaíno de Deusto, causando algunos daños materiales en todo ellos. b Se elevan a Según informó el Departamento vasco de Interior, sobre las tres de la pasada madrugada un grupo de violentos colocó una garrafa de gasolina junto al Juzgado de Paz de Amorebieta y arrojó varios artefactos incendiarios. La explosión provocó el ennegrecimiento de la puerta de entrada del edificio judicial. Los daños fueron leves porque una patrulla de la Ertzaintza que circulaba por la zona descubrió humo junto al Juzgado y sofocó el incendio. Por otro lado, los responsables de la Casa del Pueblo de Baracaldo descubrieron por la mañana, cuando iban a abrir el local, que éste había sido atacado también con cócteles molotov aunque sin grandes consecuencias. Además, pasados cinco minutos de las doce de la noche, unos desconocidos lanzaron una botella con líquido inflamable al interior de un cajero automático del Banco Sabadell, situado en la Una Casa del Pueblo de Baracaldo fue atacada ayer con cócteles molotov Avenida Madariaga de Deusto, y después le prendieron fuego. El ataque provocó una pequeña explosión, aunque las llamas se extinguieron solas. Horas antes, hacia las diez de la noche, era atacado otro cajero automático, este del BBVA, en la localidad de Elorrio. Los proetarras rompieron con EFE piedras el cajero y lo rociaron con líquido inflamable, para prenderle fuego después. Con estos incidentes se elevan a 11 los actos de terrorismo callejero desde que fueron detenidos el pasado martes 12 individuos por su presunta relación con el entramado financiero de ETA. ÁLVARO DELGADO- GAL VARIACIONES l último comunicado de ETA, más arrogante que nunca, ha confirmado en sus temores a quienes piensan que ETA no va a rendirse. De Zapatero continuamos sabiendo poco, salvo que su optimismo es infinito y que pelará la pava con los señores del pasamontañas a menos que se declare una emergencia nuclear. En vista de que el presidente no racionaliza su esperanza milagrera, no queda más remedio que pedir explicaciones a los adláteres. El jueves, a primera hora, Carlos Herrera y su equipo se pusieron al habla con López Garrido para conocer la posición del Gobierno. La de Garrido fue una disquisición fantástica, en la primera acepción de fantástico que registra el diccionario: Quimérico, fingido, que no tiene realidad, y consiste sólo en la imaginación Reproduzco algunas perlas del collar que Garrido quiso ahorcar el cuello del radioyente. Uno: no hay que hacer caso de lo que ETA dice, sino de lo que ETA hace. Réplica: si no vale la pena hacer caso de lo que ETA dice, ¿por qué celebrar su comunicado de alto el fuego? Mejor todavía: ¿qué objeto tiene sentarse a hablar con ella? Hablar implica escuchar lo que otro dice y lo que ETA diga debería entrarnos, según López Garrido, E por una oreja y salirnos por la otra. Dos: el Gobierno ha verificado, en opinión del portavoz, la renuncia de los terroristas a toda acción violenta. Éste es el hecho que importa. Los periodistas objetaron que no han cesado de llegar cartas de extorsión. López Garrido dijo que esto no es así. Ni las verificaciones del Gobierno pueden ponerse en duda, ni puede ponerse en duda que no se harán concesiones políticas. Una democracia, agregó, no puede funcionar si no se confía en el Gobierno. Esto es interesante, muy interesante. Desde cierto punto de vista, la aseveración de López Garrido resulta impecable. La salud de un sistema se tasa en términos fiduciarios. No es normal, no lo es en absoluto, que muchos no crean al Gobierno en extremos de la máxima gravedad. En lo que se equivoca López Garrido, es en la asignación de responsabilidades. Traspasadas ciertas líneas, ser buen demócrata a lo Garrido empieza a hacerse incompatible con ser racional. No puede inspirar confianza un Gobierno que niega hechos notorios- -verbigracia, la pertinacia de la extorsión- Y tampoco puede inspirar confianza un Gobierno que no admite estar haciendo lo que a todas luces está haciendo- -conceder a ETA el status de interlocutor- El Gobierno, en una pa- labra, no está autorizado a identificar sus decisiones con la democracia. Si se aceptase esta identificación, nunca sabríamos lo que es democrático hasta haber comprobado lo que ha decidido el Gobierno. El decisionismo gubernamental como vara para medir lo que es justo y bueno, nos remite a modelos de gestión política preconstitucionales. No hago más especulaciones, porque ha entrado la canícula y es mejor no entretenerse frotando cerillas contra el pedernal. Transitemos al escenario catalán. La caída de Maragall consagra el fin del Tripartito y aboca a Cataluña, salvo sorpresas, a una nueva fase dominada por CiU. La renuncia de Maragall y la convocatoria de elecciones entrañan la admisión de un fracaso, y es fácil, por consiguiente, que la derrota del PSC sea considerable. El hecho de que el Estatut, proyecto original de Maragall y ERC, haya terminado por asociarse a los convergentes, empeora todavía más la situación sobre el terreno del socialismo catalán. ¿Cómo se explica la extraña carambola catalana? Zapatero No puede inspirar confianza un Gobierno que no admite estar haciendo lo que a todas luces está haciendo: conceder a ETA el status de interlocutor tenía dos razones para substituir a ERC por CiU. Primero, manumitir a su partido de la tutela escandalosa e insoportable de los republicanos. Segundo, afianzar su posición en el plano nacional. El peso de los convergentes es notable, y permitiría seguir gobernado al PSOE en el caso incluso de que el PP ganara las elecciones por un puñado de escaños. Artur Mas sólo podría cambiar sus apoyos en el Congreso cambiando también- -si no obtiene mayoría absoluta- -el gobierno autónomo, y esto es siempre complicado. No sería descartable, por tanto, que decidiese mantener un trato de servicios mutuos con los socialistas, con independencia de que éstos fueran o no los más votados en 2008 o cuando corresponda. ¿Costes? Como suele suceder con Zapatero, las consecuencias de sus decisiones son mucho más portentosas que las ganancias a corto plazo. En primer lugar, no sólo ha sacrificado a Maragall. Ha sacrificado al PSC, que seguramente se habrá puesto a pensar si le renta seguir uncido a un socio tan poco abnegado. En segundo lugar, la constitución a priori de una alianza que jibariza las oportunidades del PP para ser gobierno, deja sin oxígeno a los elementos más pactistas de la derecha. Esto es, a los que estarían dispuestos a viajar con quien fuera menester con tal de no quedarse en la cuneta. Si el único desenlace prometedor- -desde el punto de vista popular- -es una mayoría absoluta, a lo mejor resulta que la derecha se olvida de la contabilidad fina y asume actitudes más arriesgadas. De aquí a que volteen las campanas electorales, puede pasar cualquier cosa.