Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 6 2006 Deportes 103 FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE CANADÁ Los equipos despliegan una amplia operación logística para desplazarse de Europa a América. Los bólidos viajan en contenedores hechos a medida en la panza de los aviones, junto al resto del material. La gasolina (2.000 litros por escudería) se desplaza en barco Alonso, segundo en los libres 1, R. Kubica (Sauber) 1: 16.96. 2, F. Alonso (Renault) 1: 17.05. 3, A. Wurz (Williams) 1: 17.33. 4, K, Raikkonen (McLaren) 1: 17.49. 6, G. Fisichella (Renault) 1: 17.80. 15, M. Schumacher (Ferrari) 1: 18.54. 16, R. Schumacher (Toyota) 1: 18.61. 30.000 kilos de mudanza TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS Schumacher decide en Monza rios para el box y cientos de artículos más. Los coches de F- 1 se embalan como si fueran cristal de bohemia con la etiqueta de muy frágil Se empaquetan en contenedores construidos a medida, se mueven por los aeropuertos remolcados por los operarios como si fueran maletas de viajeros y se introducen en la bodega del avión. MONTREAL (CANADÁ) A las diez de la mañana en punto, como un clavo, Fernando Alonso toma posiciones delante del televisor junto a la colonia de periodistas españoles. Juega la selección y a este lado del mundo, circuito Gilles Villeneuve, una isla junto al Casino de Montreal, ciudad mestiza, entusiasta, marchosa, nadie se quiere perder el encuentro. No falta ningún detalle en el campamento de Renault. El canal TSN en la tele, las galletas con pepitas de chocolate, el café italiano, los tapones amarillos Mild Seven, el personal uniformado de azul Renault. Lo de siempre, salvo los camiones- vivienda. Estamos en América, desplazamiento de altura. Para que Alonso y los periodistas puedan ver el encuentro, Renault y el resto de escuderías montan una mudanza transoceánica de 30.000 kilos. La escuadra de Briatore desplaza esa cifra en el transporte de Europa a Canadá y tránsito posterior a Estados Unidos. Y lo mismo hicieron a principio de temporada, en Bahrein, Malasia o Australia. Y lo mismo sucederá en China o Japón. Por esas cifras se mueven los demás en un calibrado estudio que llevan realizando durante años. Mover lo que mueve la F- 1 implica un gasto suplementario que choca con la idea del recorte del presidente de la F- 1, Max Mosley. Aunque todo es negocio en la Fórmula 1, de dinero no se habla en el paddock. Faltaría más. Aunque suene a cantidad muy gruesa el montante de la operación. Para llegar en condiciones de habitabilidad normal a Canadá, los equipos trasladan el material una semana antes de la carrera. En avión viajan los monoplazas, los chasis, los neumáticos, los instrumentos necesa- Su futuro quedará resuelto a mediados de septiembre (fin de semana del 9 al 10) en la prueba italiana. Habrá una comunicación oficial sobre la decisión final dijo el alemán, que termina contrato con Ferrari en diciembre. Su compañero Massa tiró una puya al germano cuando se le preguntó si le ayudará a recortar puntos frente a Alonso. Primero tiene que ayudarse a sí mismo y superar a Alonso química por la Universidad de Sheffield, jefa técnica de Ferrari, explica que los 6.000 litros de combustible que Shell traslada por mar a Canadá para proveer a Ferrari, Red Bull y Toro Rosso (todos montan motores de la escudería de Maranello) son el elemento más peligroso de la mudanza. En Europa la gasolina sobrante de un Gran Premio siempre se devuelve a la fábrica central de Shell en Inglaterra. Pero en los viajes largos, como este de Montreal, el combustible no se vuelve a aprovechar. Se pierde en honor del desarrollo tecnológico. Cinco coches más Un informe realizado por la revista F 1 Racing explica que, por ejemplo, una escudería como Red Bull envía en los viajes transoceánicos tres monocascos, cinco cambios y piezas para construir otros dos coches si fuera necesario, siete embragues y un kit de motor de diez juegos, compuesto por depósitos de aceite, radiadores, colectores de escape y pantallas térmicas. El problema siempre deriva de la gasolina. Su transporte resulta peliagudo porque sólo se puede enviar por mar, en barcos previamente contratados. Lisa Lilley, doctora en ingeniería Alonso vio el partido de España en el campamento de Renault, que viajó hace una semana por el Atlántico