Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 6 2006 101 Deportes Lorenzo, pole en Assen, donde Rossi apenas intervino y saldría último de la parrilla... si no se retira La juez admite la demanda de Calderón y establecerá el sistema de voto por correo Ha citado a las partes, incluido el fiscal, a una audiencia pública el lunes, mientras Baldasano quemó ayer los sufragios que había recogido porque el método es una aberración J. M. MATA M. OLIVER MADRID. La polémica del voto por correo ha acabado por judicializar las elecciones a la presidencia del Real Madrid. Ayer, dos acontecimientos sobre este asunto provocaron un giro cuya influencia en las votaciones es una incógnita, pero que incidirán de una manera u otra en los comicios. Por un lado, y a raíz de la demanda interpuesta por el candidato Ramón Calderón, en la que éste cuestiona el sistema de voto por correo, la juez titular del Juzgado de Primera Instancia número 47 de Madrid ha decidido tramitar un procedimiento de juicio ordinario, que goza de preferencia, según la ley, al afectar a un derecho fundamental, como es el de asociación (Ley Orgánica de Derecho de Asociación) Como Calderón solicitaba la adopción de medidas cautelares, ya que considera que según está actualmente regulado el voto por correo no se asegura ni la autenticidad ni la confidencialidad del mismo, la juez ha convocado para el próximo lunes a las 10 de la mañana a las partes- -incluido el fiscal- -a una audiencia pública para decidir sobre la adopción o no de tales medidas, que podrían ir desde la suspensión del proceso de recogida de votos, la anulación absoluta del mismo o su modificación. Fuentes judiciales señalan que nunca supondría el retraso de las elecciones, aunque sí existen precedentes en sentido contrario. Votos al fuego Al mismo tiempo, uno de los candidatos, Arturo Baldasano, escenificó ayer su rechazo al sistema de voto por correo- es una vergüenza institucional, es inadmisible que todos los candidatos hayamos entrado en la vía de la manipulación del voto, parques de atracciones, entradas de conciertos, incentivos comerciales... nos ha embrujado el ser superior y ha conseguido que profesionales serios y personas de reconocido prestigio nos hayamos vuelto locos -renunciando a los 1.863 que ya tenía recogidos (su previsión era llegar a 5.000) y haciendo un llamamiento al voto presencial. Como símbolo quemó en una improvisada pira su propio voto y lo mismo hicieron los miembros de su Junta. Los demás, que no serán utilizados- quiero ganar limpiamente las elecciones y no quiero que haya ningún voto por correo remitido desde mi sede electoral ni desde ningún punto de España; todo el que me vote por correo desde este momento será voto nulo serán depositados en el despacho del notario Juan Pérez Hereza, en la calle Baldasano quema algunos votos por correo en su sede electoral EFE Menéndez Pelayo 5, para que los socios que lo deseen acudan a recuperarlos. Baldasano ofreció una imagen de indignación contra el sistema y contra él mismo. Yo, Arturo Baldasano, he entrado en una espiral que únicamente termina en la trama urdida a través de los estatutos por Florentino Pérez. Se está presionando a trabajadores de ciertas empresas y a presidentes de peñas; se falsifican firmas de fotocopias de carnés muy oscuras, porque son fotocopias de fotocopias; un comercial con exceso de celo ha querido pagar por los votos; hay candidatos que dicen que van a mandar votos por correo con la firma falsificada de las fotocopias que han obtenido metiendo la papeleta de otro candidato para pillarle; dicen que el club tiene la posibilidad de imprimir todos los carnés del Madrid y de los documentos nacionales de identidad de los 65.000 socios con derecho a voto... Me niego a seguir así y entrar en el juego urdido por Florentino Pérez. Quiero y voy a ser el próximo presidente del Real Madrid, pero sin presentar ningún voto por correo Hizo un llamamiento a otros candidatos para que se unan a mi propuesta. El que lo haga tendrá mis puertas abiertas incluso para la definición de una coalición por el bien del futuro del Real Madrid Y una advertencia: Que a ningún candidato se le ocurra remitir votos falsos ni válidos de mi candidatura para desvirtuar esta iniciativa, porque todo el voto por correo que llegue no deberá ser computado ARTURO BALDASANO Candidato a la presidencia del Real Madrid Muchos no son libres para votar J. M. M. M. O. Entonó el mea culpa pero sigue en la batalla, como si el fuego en el que ardieron sus votos le hubiese liberado sacándole de un camino al que se había dejado arrastrar. ¿Se siente un corrupto? -No, pero sí siento que me estaban corrompiendo. Y todo por este sistema aberrante del voto por correo que han institucionalizado para perpetuarse en el poder. No podía seguir así porque ni el Real Madrid, ni sus socios ni yo mismo nos merecemos estar en boca de la sociedad por el espectáculo bochornoso que estamos ofreciendo. Al final, íbamos a acabar todos en la cárcel y no los verdaderos culpables. ¿El sistema está tan viciado? -Mire, hay incluso grandes directivos de grandes empresas a los que se presiona y utiliza como botones para recoger votos en sus sociedades de la manera que sea, porque todo, y recalco el todo vale. Muchos no tienen libertad para votar y el socio del Real Madrid y la sociedad española ya hace muchos años que son libres. Yo hago un llamamiento público al socio para que vaya a votar y desaloje de una vez para siempre a los que se han apropiado de lo que no es suyo para hacerse un cortijo. Hoy por hoy, soy, junto con Flo- rentino Pérez, el único candidato que tiene opciones de conseguir la presidencia del Real Madrid. -Florentino no es candidato. -Florentino hace ya mucho tiempo que no engaña a nadie. Él mueve los hilos y el otro baila. En el Real Madrid no se mueve un papel ni se busca un voto sin que lo mande el presidente en la sombra. Pero Pérez ya no tiene sombra que le cubra. -Ha quemado 1.863 votos y con ellos todas sus posibilidades. -Soy el candidato que ganará las elecciones por el voto presencial. Es la única manera, rectificar en las urnas la vergüenza del voto por correo.