Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 SÁBADO 24 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 GRUPO G LA TÉCNICA DE LAS CALLES os africanos, como los suramericanos, tienen la técnica de las calles, la que surge en los países en que el deporte se concibe más como una manera de escapar del hambre que como competición. Por eso son hábiles con la pelota, les gusta su trato y han roto el mito que existía sobre ellos de que sólo eran portentos físicos. La evolución BERND de los futbolistas afriSCHUSTER canos ha sido una consecuencia de su emigración a Europa o de haber recibido en su país a entrenadores europeos, franceses y yugoslavos principalmente. Todo ello les hace cada vez mejores. Disciplinados, obedientes, juegan a una velocidad distinta del resto porque el fútbol es para ellos como la vida: quieren ir revolucionados, como son ellos en la realidad. Sólo tienen el problema del gol, aunque dos de los mejores goleadores del mundo sean africanos: Eto o, que no se clasificó, y Drogba, que no ha estado afortunado en Alemania. Por su evolución, es bueno para el fútbol que un país africano- -en este caso Ghana- -esté en octavos, aunque Brasil sean palabras mayores. L Frei (autor del segundo gol) celebra el primer tanto de Suiza, obra de Senderos de cabeza AP Suiza toca el cencerro Al toque de trompeta de sus líderes, Senderos y Frei, la selección de Kuhn consiguió una clasificación histórica como primera de grupo, después de doce años de ausencia seph Blatter, presidente de la FIFA. Porque la tierra tira aunque el cargo dicte que debe ser imparcial. Un sensacional cabezazo del alcarreño Senderos, bien criado con la leche de las vacas suizas, protagonizó una clasificación histórica de los hombres de Kuhn, representantes de una selección que no disputaba un Mundial desde que España la eliminó en los octavos de final de Estados Unidos 94. Tal fue el testarazo decisivo que el central, cuyo padre nació en Santiuste, se hizo una brecha al chocar con la frente de Choi Jin Cheul. El defensa coreano también salió malparado y los médicos le pusieron una red para sujetar la gasa que intentaba taponar su herida. Y Senderos, finalmente, tuvo que ser sustituido Herida sufrió el conjunto de Dick Advocaat con el contragolpe europeo. Los asiáticos dominaron, presionaron, corrieron como siempre y fallaron a la hora de la verdad, mientras su rival respondía con un peligro mortal, en ataques rápidos creados en dos pases. Barnetta erró una oportunidad clara antes del tanto de Senderos, en un disparo que despejó Lee Won Jae. Y Frei desaprovechó la primera oportunidad de sentenciar el encuentro en un cabezazo que, todavía no sabe por qué, envió al córner. Acuciados por el marcador, los hombres del técnico holandés hicieron bueno al portero Zuberbuehler. Lee Chun Soo fue quien más lo lamentó, con sus disparos colocados, que fueron rechazados por el guardameta suizo. Pero Advocaat se mesó el bigote con las opciones desperdiciadas por los dos Park: Ji Sung y Chu Young. No acertaron en balones nítidos para empatar. AMOR POR LAS ROJAS Suiza 2 Corea del Sur 0 Suiza: Zuberbuehler; Degen, Mueller, Senderos (Djourou, m. 53) Spycher; Cabañas, Vogel; Barnetta, Yakin (Margairaz, m. 71) Wicky (Behrami, m. 88) y Frei. Corea del Sur: Lee Won Jae; Lee Young Pyo (Ahn Jung, m. 63) Choi Jin Cheul, Kim Jin Kyu, Kim Dong Jin; Kim Nam, Lee Ho; Park Ji Sung, Lee Chun Soo, Park Chu Young (Ki Seol, m. 65) y Cho Jae Jin. Árbitro: H. Elizondo (Arg. Tarjeta a Park Chu Young. Kim Jin Kyu, Senderos, Yakin, Spycher, Djourou y Wicky, Goles 1- 0, m. 24: Senderos. 2- 0, m. 73: Frei. TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN El fútbol de estrategia de Suiza fue suficiente para ganar el partido y conseguir la primera plaza del grupo G, un éxito que la afición helvética celebró por todo lo alto en Hannover. Un triunfo que festejó con mayor diplomacia Jo- Cuarenta mil camisetas rojas conquistaron el estadio de Hannover. Los coreanos lucían un bermellón total y la fiesta terminó en lamento. A los suizos se les distinguía por la cruz blanca y los cencerros. Dominio impotente de Corea Semifinalistas en su Copa del Mundo 2002, los coreanos del nuevo holandés errante demostraron el peso de la responsabilidad. El equipo de Advocaat no es el de Hiddink, no jugaba en casa y no tenía un linier como el egipcio que eliminó a España. Todo estaba en contra, Dick. Sus muchachos, es cierto, no pararon de acosar en busca de la igualada. Pero los hombres de Koebi Kuhn eran más incisivos en sus remates. Rabioso por el gol errado, Frei propinó un trallazo que casi destrozó el larguero de la portería enemiga, mientras Lee Won Jae cerraba los ojos todavía más. Has- ta que por fin, el agresivo goleador helvético, famoso por sus excesos de saliva con Gerrard en la Eurocopa 2004, consiguió el gol de la tranquilidad. A la tercera fue la vencida. En fuera de juego, Frei penetró, desbordó al portero y clasificó a Suiza como primera de grupo. Era el tanto número 27 de Alexander con su equipo nacional. le faltan siete para igualar la plusmarca de Turkiylmaz. Suiza consuma así una clasificación histórica como primera de grupo con cuatro goles a favor y ninguno en contra, una efectividad defensiva que es el baluarte de la estrategia táctica de Kuhn, basada en la seguridad destructiva y en el acierto al contragolpe.