Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 6 2006 95 MUNDIAL 2006 GRUPO G Una fe irreductible salva a Francia Francia salió del hoyo a fuerza de perseverancia y mucha fe, pero salió del mismo con el rostro lívido, angustiado por los sudores que pasó acuciado por su miopía y falta de puntería. Al final, tanta presión tuvo su premio para ella Francia Togo 2 0 Francia Barthez; Sagnol, Thuram, Gallas, Silvestre; Ribery (Govou, m. 76) Vieira (Diarra, m. 81) Makelele, Malouda (Wiltord, m. 75) Henry y Trezeguet. Togo Agassa; Tchangai, Abalo, Nibombo, Forson; Senaya, Salifou, Aziawonou, Mamam (Olufade, m. 59) Adebayor (Dossevi, m. 75) y Kader. Árbitro Jorge Larriondo, de Uruguay. Enseñó tarjeta amarilla a Makelele. Aziawonou, Mamam y Salifou. Goles 0- 1, m. 54: Vieira. 2- 0, m. 60: Henry. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Entre los desvaríos anteriores de Domenech, las tensiones internas y la suerte, mejor dicho la no suerte de ayer, Francia sudaba la gota gorda, empujado sin remisión al abismo de forma definitiva. Y el caso es que lo intentó a base de bien, con Trezeguet en el corazón del área de Togo y llegando por todos lados en unos primeros veinte minutos en los que avasallaron a su rival de forma absoluta. Infructuosamente por cierto. Había rapidez, hambre y desesperación entre los franceses, había de todo menos puntería. En esos veinte minutos crearon siete ocasiones claras de gol, la mayoría culminadas por Trezeguet, que no acertó con la red ni en una de ellas. Ensombrecía el semblante ver cómo los franceses sudaban y sudaban, corrían y corrían, creaban ocasiones, empujaban a los togoleses hasta el fondo de su campo con juego variado, abriendo a las alas, con Vieira y Makelele usando todo su físico y todos sus recursos para robar, enlazar y asistir a sus delanteros. Pero nada, no olían la red. Poco a poco, con el cansancio del que se da una y otra vez contra un muro, a los de Domenech se les fue yendo la cabeza, mareados ante tanta inoperancia. Cuando no era el portero, eran los fallos propios, pero ya estaban hartos, hartos y cansados, casi rendidos a la evidencia de que se iban al hoyo. Makelele disputa el balón con el togolés Adebayor pero consiguieron mantener el balón en su poder y quitárselo a los franceses, por lo que su defensa pudo respirar y no estar tan agobiada. En el final del primer tiempo, la edad (y también el esfuerzo realizado en busca del portal contrario) empezó a pasar factura a los galos, que perdieron un poco el oremus, el control del balón y del partido. Con todo el arsenal ofensivo que Doménech tenía en el equipo no le llegaba para superar a la zaga contraria, pegajosa, luchadora, sin perder nunca la cara. Francia era un continuo uy, un uff, un casi, pero nunca un gol. Trezeguet se mesaba la calva, Henry meneaba la cabeza, Ribery miraba al suelo y todos veían la sombra de la guadaña cada vez más cerca. Tanto empeño, tanta angustia y tanta presión tenía que tener un premio. Después de dos ocasiones más (Treze- AFP THURAM, NUEVO RÉCORD Un breve respiro en la presión Togo, que a pesar de estar eliminada no ha jugado nada mal, mantuvo el tipo con una defensa muy ordenada, esperando que pasara el chaparrón y cuando esto sucedió, se fue un poco arriba para ver si encontraba a Adebayor y Kader, que es de lo mejor que tienen. No crearon muchas ocasiones (mejor para Francia porque con Barthez en la puerta puede pasar de todo) Lilian Thuram tuvo una satisfacción añadida, que fue superar el número de internacionalidades de Marcel Desailly (116) El zaguero francés llegó ayer 117 participaciones con el conjunto francés. guet tiraba y daba a un defensa o a un compañero o al árbitro o al duende que pasaba por ahí) por fin Vieira se revolvió en el área y la puso en la escuadra, lejos de Agassa. No es que fuera justo, es que era justísimo. Fue abrir la lata de lentejas y los togoleses se las comieron todas. A los seis minutos, otro balón al área lo enganchó Henry y su media vuelta fue inapelable. Finalmente, las cosas en su sitio, donde debían de haber estado por el juego desarrollado por ambos. La fe de Francia le abría el camino y los ardores de Domenech iban desapareciendo poco a poco. El resto del partido fue algo inocuo. Francia empezó a tocar y tocar, mucho más cuando le llegaban las noticias del otro partido del grupo. Aguantó y Togo, a la que ya todo le daba igual, se rindió sin condiciones.