Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 SÁBADO 24 6 2006 ABC MUNDIAL 2006 GRUPO H Impropio de un Mundial Shevchenko, de penalti, acabó con la incertidumbre y califica a Ucrania para los octavos de final en un mal partido con un árbitro nefasto para los magrebíes vio en la capital germana, debería haber un punto intermedio. Imposible hallarlo por lo visto. Ni un disparo, ni un centro peligroso, ni una intervención de Shovkovskyi que llevarse a la boca. Túnez confiaba todo a que apareciera Jaziri en alguna de sus correrías. Pero lo que hizo esta vez el delantero del Troyes francés fue acabar expulsado por tirarse en el área y hacer una entrada no muy alevosa pero innecesaria. SHEVA EL INVENTOR Ucrania Túnez 1 0 Ucrania Shovkovskyi; Gusev, Rusol, Sviderskyi, Nesmachnyi; Rebrov (Vorobey, m. 54) Tymoschuk, Shelayev, Kalinichenko (Gusin, m. 74) Voronin y Shevchenko (Milevskyi, m. 87) Túnez Boumnijel; Trabelsi, Haggui, Jaidi, Ayari; Bouazizi (Ben Saada, m. 79) Nafti (Ghodhbane, m. 90) Mnari, Chedli (Santos, m. 79) Namouchi y Jaziri. Árbitro Carlos Amarilla (Paraguay) Expulsó por doble amarilla a Jaziri (min. 45) Amonestó a Sviderskyi, Rusol, Bouazizi, Shelayev, Tymoschuk y Jaidi. Gol 1- 0, m. 70: Shevchenko (penalti) IGNACIO TYLKO BERLÍN. Espectáculo indigno para un marco incomparable. Ni el majestuoso Olímpico de Berlín, desbordante de historia, ni el lujoso escaparate del Mundial se merecían un espectáculo tan deprimente como el ofrecido por ucranianos, tunecinos y un árbitro paraguayo que barrió a favor de los europeos. Entre que los ucranianos no arriesgaron- -hasta el empate les bastaba para cumplir el objetivo y son felices en la retaguardia- -y los tunecinos no podían, no quedó otra que el sopor. Hasta Carlos Amarilla, un ingeniero electrónico de profesión que también se dedica a arbitrar, se sumó a los despropósitos y cercenó cualquier esperanza de los magrebíes. Los de Lemerre se quejan de forma legítima de que fue injusto al expulsar a Jaziri al borde del descanso, se comió un penalti por mano de Voronin en una barrera y, para remate, se dejó engañar por la caída a trompicones de Shevchenko en el penalti que decidió el partido. Si alguien pensaba que por aquello de las urgencias, de tener que ganar sí o sí para acceder por vez primera en su historia a octavos, Túnez saldría a por todas, erró de lleno. Entre el no jugar a lo loco que pregonó Roger Lemerre en la víspera y el no jugar a nada que se Ucrania, conservadora Ucrania daba la impresión de tener alguna bala guardada en la recámara por si le hacía falta. Como atrás no sufría y es un equipo conservador diseñado para contragolpear, decidió, de salida, que con dejar pasar los minutos le bastaba. Sólo si funcionaba la conexión entre Rebrov, Kalinichenko y Shevchenko se generaba tensión cerca del venerable abuelo Boumnijel. Blokhin, más tranquilo que de costumbre, sólo parecía obsesionado en que Shelayev no perdiese balones absurdos en el centro del campo. El panorama apenas mejoró en la segunda mitad, pero sí hubo algo más de Shevchenko tiró de oficio cuando el partido apuntaba al 0- 0 y se inventó el gol que decidió el partido. Primero, cuando se escapó con un solo movimiento del hombre que le marcaba. Segundo, al engañar al colegiado que pitó penalti cuando se tiró al suelo al mínimo roce. Y tercero, con la ejecución fría e impecable del mismo. chicha. Túnez lo intentó pero sin fútbol, con uno menos y un árbitro enemigo Sólo tuvo esa falta que lanzó Ayari y golpeó en el brazo levantado de Voronin. Pero podía ser suficiente porque fue un penalti de libro escamoteado y con 0- 0. Poco después, acción embarullada, caída de Sheva entre dos contrincantes y todo visto para sentencia. Pese a llevarse cuatro de España, Ucrania cumple el objetivo en su estreno entre los grandes.