Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE CALEIDOSCOPIO -Sí. pero no es lo único. Cada vez vivimos más y hay más tiempo para que nuestros corazones enfermen. Un aspecto clave es que debemos aprender a identificar mejor a los pacientes de riesgo. En el Monte Sinaí hemos invertido mucho dinero y trabajo en técnicas de imagen no invasivas, como la resonancia magnética o el escáner, que nos permiten conocer cuál es la incidencia y la severidad de la enfermedad cardiovascular de cada persona. Ese es el camino. -Piense en una sanidad como la española que deba asumir el coste de una resonancia anual por paciente. -Es cierto, sería muy costoso. Por eso, la resonancia o el escáner se deberán reservar para un grupo específico de pacientes. A los enfermos que acumulan numerosos factores de riesgo, sabemos de entrada que debemos tratarles de forma muy agresiva. Sin embargo, hay un grupo de pacientes de riesgo medio, personas que no tienen hipertensión ni diabetes... pero se ahogan al realizar un esfuerzo. Para estos enfermos que están en la sombra, que no son ni de alto ni de bajo riesgo, la resonancia magnética va a tener una gran utilidad. ¿Podrá el corazón algún día repararse a sí mismo? -Yo creo que sí, y de hecho es una de nuestras líneas de trabajo: tomar ventaja de las células pluripotenciales circulantes y atraerlas como un imán a la zona dañada por el infarto. Este tratamiento tendría enormes ventajas. No causaría ningún rechazo y no habría ningún problema ético porque las células pertenecerían al propio paciente. Dentro de diez o quince años vamos a ser capaces de regenerar zonas infartadas con células autólogas. Hemos empezado a estudiarlo en modelos de ratón y ahora lo probaremos en cerdos. ¿Confía en los tratamientos con células madre que ya se utilizan en corazones infartados? -Estamos en los inicios de la investigación. Ahora es el momento de empezar a hacer estudios más rigurosos. Los ensayos realizados han sido muy variables, tanto por el tipo como por el número de células utilizadas y el método de administración empleado. Ahora debemos ser mucho más serios. Yo creo que el futuro está en la utilización de células madre. Pero no debemos correr más de la cuenta. Radiocirugía robótica L Por José María Fernández- Rúa FELIX ORDOÑEZ Alimentos para celiacos, sin gluten, en las estanterías de una gran superficie EN BREVE Terapia para la enfermedad celiaca. Científicos de la Universidad de Stanford han descubierto lo que podría convertirse en una terapia no basada en la dieta para la enfermedad celiaca, un trastorno inflamatorio hereditario del intestino delgado que se produce en una de cada doscientas personas. La revista Chemistry and Biology publica dos estudios que abren el camino a una prueba clínica con una terapia enzimática oral que podría evitar, de desarrollarse adecuadamente, muchos síntomas y complicaciones de esta enfermedad. Aumenta el número de donantes de médula ósea. Desde principios de año, más de 2.400 personas se han incorporado al registro español de donantes de médula ósea que gestiona la Fundación Josep Carreras, mientras que los bancos de cordón umbilical cuentan con unas tres mil unidades más que hace doce meses. Con estas cifras, el número de donantes de médula ósea ha aumentado un 31 respecto al pasado año. Cada día once personas son diagnosticadas de leucemia en España, enfermedad que provoca la muerte del 30 de los niños afectados y de la mitad de los adultos, según esta fundación. Relacionan la pubertad precoz con conductas de alimentación anómalas. Alcanzar la pubertad a una edad precoz está asociado con conductas de alimentación anómalas y ansiedad en adultos jóvenes, según un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) presentado en el congreso internacional de neuroendocrinología. El estudio, con 1.500 escolares, sugiere que aquellos niños que experimentan una pubertad precoz son más propensos a verse envueltos en conductas de alimentación anormales y sensaciones de ansiedad durante la edad adulta. Este hecho implica a adolescentes de ambos sexos. Las conductas pueden deberse a cambios en el circuito cerebral durante el crecimiento. Síndrome del corazón partido y abstinencia de opioides y cocaína. Las personas que atraviesan abruptamente por la abstinencia del uso de altas dosis de opioides o cocaína aumentan el riesgo de sufrir un evento cardiaco, según dos nuevos estudios publicados en Mayo Clinic Proceedings Este síndrome es un trastorno similar a un ataque de corazón que lleva a los pacientes a sufrir sensación de ahogo y dolor profundo en el pecho. Los investigadores piden a los médicos cautela al supender las dosis altas de opioides que se emplean para calmar el dolor, además de demostrar que el consumo de cocaína puede desencadenar un aneurisma transitorio del vértice ventricular izquierdo del corazón. La cocaína puede desencadenar graves problemas de corazón Los preservativos protegen del virus causante de cánceres uterinos. El preservativo es eficaz para protegerse del virus del papiloma humano, que se transmite sexualmente y provoca la gran mayoría de cánceres uterinos. Así se indica en un estudio de la Universidad de Washington que publica New England Journal of Medicine Tras seguir la evolución, durante tres años, de 82 estudiantes desde su primera relación sexual, se determinó que el 70 de ellas tuvieron menor riesgo de infectarse frente a aquellas que no utilizaban los preservativos. a física y la medicina son ciencias interdependientes, que se han beneficiado mutuamente, aunque el enriquecimiento ha sido mayor en el campo terapéutico y de diagnóstico. El profesor Harold Varmus, que compartió el Nobel de Medicina en 1989 con Michael Bishop por su descubrimiento del origen celular de los oncogenes retrovirales, ha recordado en diversos foros cómo observó por primera vez esta interdependencia cuando, siendo niño a finales de la década de los cuarenta, su padre le enseñó un aparato de rayos X. Este acreditado investigador es, posiblemente, el más conocido defensor de este hecho que, en las últimas décadas, ha dado origen al más grande avance diagnóstico del siglo pasado: la resonancia magnética, fruto del saber de expertos en física de altas energías, química cuántica, física del estado sólido y computación, entre otras disciplinas. Los trabajos de estos científicos tuvieron un inicio cuyo objetivo final no era la biomedicina. En el área del tratamiento médico, también la física aportó innovaciones, como el láser o la radiocirugía esterotáxica, un avance diseñado para optimizar las dosis de radioterapia que se aplica en una zona específica sin dañar el tejido cercano. Este ingenio ha evolucionado hasta la radiocirugía robótica, con el sistema cyberknife un acelerador lineal de última generación, instalado en un brazo robótico que se desplaza alrededor del paciente y se sincroniza con su respiración. Esto quiere decir que la máquina aprende el movimiento del tumor en el organismo, moviendo el haz de tal manera que los parámetros de radiación se mantienen constantes. La puesta a punto de este dispositivo lo ha llevado a cabo el neurocirujano Johan Adler, de la Universidad de Stanford, al crear el concepto de una máquina de radiocirugía sin marco. Desde hace algún tiempo se utiliza en tumores de columna, cabeza y cuello, mama, pulmón, hígado, páncreas, riñón, pelvis y próstata, así como en lesiones benignas y malignas intracraneales y tumores extracraneales.