Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 6 06 SALUD LA DUDA ¿Calma el alcohol el dolor dental? Ni el whisky ni otros licores fuertes son un buen remedio casero para combatir los dolores dentales. Sin embargo, esta costumbre se transmite de padres a hijos desde hace décadas. En la época en la que no existían antibióticos ni buenos calmantes, las bebidas de alta graduación eran casi la única opción antes de intentar extraer la pieza dañada. El alcohol tiene cierta capacidad para combatir las infecciones bacterianas y para calmar algo el dolor, pero esas propiedades son poco importantes. La mayoría de los problemas dentales necesitan un cuidado especializado y cuando se recurre a estos remedios caseros lo único que se consigue es retrasar el tratamiento y empeorar el problema. Para quien se estremece con sólo pensar en ir al dentista, el consejo de los expertos es que cuanto antes acuda más fácil será la solución. Y si el dolor aparece en mitad de la noche, un calmante siempre será mejor solución que un trago de whisky o ron. Las molestias dentales no tienen excusa médica para tomarse una copa. LA ENTREVISTA Juan José Badimón DIRECTOR DEL LABORATORIO DE INVESTIGACIÓN CARDIOVASCULAR DEL HOSPITAL MONTE SINAÍ Algunos hombres cuidan más el coche que su propio corazón POR NURIA RAMÍREZ DE CASTRO El apoyo de Valentín Fuster Juan José Badimón es uno de los pilares fundamentales del equipo del cardiólogo Valentín Fuster en Nueva York. De su laboratorio en el hospital Monte Sinaí salen algunos de los avances más relevantes en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Sus últimas investigaciones Tiene abiertas tres líneas de investigación: la regeneración de corazones infartados con células madre, la búsqueda de fármacos anticoagulantes como la aspirina y la mejora de la resonancia coronaria. No basta con ver la placa en las arterias, sino conocer su composición MADRID. El grupo de Juan José Badimón (Barcelona 1955) revolucionó el diagnóstico de la enfermedad cardiovascular. Su laboratorio logró que las arterias se volvieran transparentes a los ojos del cardiólogo con la resonancia magnética coronaria. Una fórmula rápida y no invasiva que permite identificar a los pacientes de riesgo antes de que la enfermedad dé la cara. Para no apagar el cigarrillo cuando el monte ya se ha incendiado -Andamos como locos y nuestros niños han dejado de correr por las calles para sentarse con su videoconsola. ¿Estamos empeñados en destrozar nuestros corazones? -Desgraciadamente, eso es lo que se llama progreso. Algunos hombres cuidan más el coche que su propio corazón. Probablemente, lo lleven a su taller una o dos veces al año a un chequeo, y, sin embargo, son incapaces de acudir al cardiólogo para vigilar su corazón. Pero usted ha tocado un punto importante, como son los estilos de vida más activa. Moverse es beneficioso a cualquier edad. ¿Qué es peor para el corazón, el estrés o la mala alimentación? -Una cosa trae consigo la otra. El estrés genera una mala dieta, basada en comidas preparadas ricas en grasa. -El colesterol ¿cuanto más bajo, mejor? -No todo el colesterol es malo. Lo bueno de la dieta mediterránea es que fomenta el HDL o colesterol bueno que es el que favorece la eliminación del colesterol malo En España se están perdiendo los buenos hábitos de alimentación y está aumentando la arteriosclerosis porque se pierde el colesterol bueno El LDL o colesterol malo sí es importante que sea bajo. Lo que se debate ahora es lo bajo que tiene que ser. En Estados Unidos hay una escuela muy agresiva que defiende que el colesterol malo no debe superar los 50 miligramos en sangre, como el de los niños recién nacidos. No creo que haya que ser tan agresivo. Una cifra de 100 para un paciente sano y de 70 para un enfermo de riesgo es suficiente. -Pese a los avances médicos, las enfermedades cardiovasculares matan más que todos los cánceres. ¿Falla la prevención?