Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 6 06 VIAJES Ruta de la seda Tras los pasos de Marco Polo en moto Hay dos tipos de viaje que pueden experimentarse a un tiempo: el exterior y el interior. Uno de los protagonistas de esta aventura por el norte de Pakistán y a través del Himalaya y el Pamir da fe de ello en un libro POR CARLOS MARTÍNEZ DE CAMPOS esde la prehistoria ha habido intercambios entre Europa y China, y la seda aparece en tumbas celtas del siglo VI a. C. pero lo que hoy se denomina Ruta de la Seda es el camino comercial que usaban las caravanas que, partiendo de Xian, atravesaban el Xinjián en el extremo occidental de China y luego continuaban por diversos senderos hacia el Mediterráneo. El ramal más antiguo es el que bajaba a la India, y es objeto de la aventura que se relata en mi libro. A pesar de la ferocidad de los hunos, mongoles y otros pueblos de jinetes de la estepa, durante muchos siglos la Ruta de la Seda se mantuvo milagrosamente abierta, aunque muy pocos la recorrieron de punta a punta, ya que el transporte se hacía por relevos. Los romanos pagaban fortunas D por la seda, pero creían que crecía en los árboles, y ni Plinio conocía su procedencia. De ello se encargaron los emperadores chinos, que comprendieron las ventajas de un buen monopolio y castigaban con pena de muerte la exportación del gusano de seda, cuyo cultivo quedó reservado para la familia imperial. Los pioneros Todo el mundo asocia la Ruta de la Seda con Marco Polo y su Libro de las Maravillas La polémica sobre si el mercader y explorador veneciano llegó o no a China aún sigue abierta, pero el caso es que nos dejó un libro fantástico sobre esa parte del mundo. Nosotros tenemos, con su Embajada a Samarcanda a Ruy González de Clavijo, viajero medieval a quien deberíamos airear más. Pero son muchos los viajeros ilustres que El itinerario de los caballos alados 0 200 Kilómetros 400 Lago Balkash Turpan Kuqa Aksu Kashi Yanqi Korla Desierto de Taklimakan Ruoqiang Qiemo Yutian Minfeng CHINA Islamabad Hami MONGOLIA recorrieron esas remotas tierras: desde Alejandro Magno, que bajó a la India guerreando, fundando ciudades y dejando un legado de cultura, hasta los exploradores europeos de los siglos XIX y principios del XX, como Sven Hedin, Aurel Stein, Paul Pelliot o Albert von Le Coq que regresaron con fabulosos tesoros arqueológicos procedentes de las Cuevas de los Mil Budas de Mogao, de Kizil y otros lugares, piezas que ahora están en museos de Europa. Todos esos territorios al oeste de China fueron el escenario de guerras seculares entre los chinos y sus rudos vecinos de la estepa, unas veces para mantener abiertas las rutas comerciales, otras por los codiciados caballos, y asimismo, naturalmente, por simple ambición territorial. Rusos e ingleses tuvieron también durante muchísimos años su Gran Juego, en buena parte guerra fría y espionaje cuyo premio era la joya de la corona, la India, y que dio lugar a legendarios personajes, algunas de cuyas aventuras describo en el libro. Desierto de Gobi Anxi Una época convulsa Cuando entré en contacto con este mundo me enganchó rápida y definitivamente su pasado mítico, la huella que allí dejaron exploradores, guerreros, viajeros, misioneros, comerciantes, escritores, aventureros, madres de familia o espías que se jugaron la vida en Dunhuang Zhangye Jiuquan Wuwei Taxkorgan Shache Pishan Peshawar Zona ampliada Mar R Los territorios al oeste de China fueron el escenario de guerras seculares entre los chinos y sus rudos vecinos de la estepa Su pasado mítico es uno de los principales atractivos de la ruta. Comerciantes y exploradores se jugaron aquí la vida Lahaur PAKISTÁN INDIA Lhasa ojo Mar de Arábia Océano Indico