Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 6 06 EN PORTADA Camisetas Señas de identidad POR JUAN FRANCISCO ALONSO icen que el lunes, en Sttutgart, había treinta mil españoles pendientes de la roja Si en efecto eran treinta mil, cualquier observador podría haber contado otras tantas camisetas, muchas de la selección, otras con diseños más o menos estridentes. Pepe, Juanito y el resto de sus amigos del colegio Fem, todos en el filo de los diecisiete años, sufrieron el España- Túnez en un bar a tono con las circunstancias, Locos por el fútbol en Madrid. Se dejaron pintar la cara de rojo y amarillo, tres trazos en cada mejilla, y buscaron en su fondo de armario algo que les inspirara buen feeling Nos vestimos con cosas de El Niño (una marca nacida en Tarifa) Quicksilver y Rip Curl apuntan, con la misma facilidad de cualquier aficionado al recitar el once de Luis Aragonés. En casa tenemos unas veinte camisetas cada uno, diseños variados para usar según las ocasiones añaden. Algunas más atrevidas, incluso provocadoras, y otras más discretas; algunas que reflejan el salto imposible de los patinadores urbanos, otras levemente naifs. Las camisetas se han convertido en la bandera de la moda urbana de esta época. Es la prenda de vestir del siglo XXI afirma (quién sabe si exagera o no) Salvador Vázquez, de la marca gallega Reizentolo. Se utilizan para transmitir un mensaje, para expresar tus ideas, tu forma de ser, para sorprender opina Alexander Görke, alemán que vino a España hace ocho años para estudiar un máster de Administra- D ción de Empresas y que en la primavera de 2003 creó la suya, i- yo. com. El viaje ha sido rápido: de los modelos que se guardaban en un cajón para hacer la barbacoa del sábado a la exhibición del diseño, del puñetazo visual, incluso de la protesta, la marca de la tribu. Esta semana, sin ir más lejos, alumnos de diseño gráfico y de corte y confección de San Sebastián han presentado una colección de camisetas que denuncia el maltrato a las mujeres con el lema No eres la muñeca de nadie El medio es el mensaje Gonzalo, desde el mostrador de la tienda Dak Tak, en el centro de Madrid, ha asistido a la explosión de este fenómeno a mitad de camino entre la moda y la cultura. Los diseñadores las utilizan como soporte publicitario, para vocear una idea. A veces, recuperan el cartel de una película antigua, como El precio del poder También triunfa el rollo más punkie y, respecto a las marcas, ganan Volcom, Element o DC. Lo cierto, en cualquier caso, es que ésta es la época de las camisetas, con un aumento continuo de clientes, y un abanico de edad muy amplio, entre los doce y los cincuenta años Mikel Urmeneta, Koldo Aiestarán y Gonzalo Domínguez han ayudado a la popularización de esta tendencia. En 1989, estos tres fanáticos de los sanfermines pensaron que las camisetas que promocionaban la fiesta eran manifiestamente mejorables. Acababan de volver de una estancia larga en Australia, asombrados por todo lo que se podía hacer con aquella prenda que en España parecía tan Las camisetas, en la pasarela. Custo Barcelona ha sabido hacerse un hueco en el mercado estadounidense Planeta Fútbol, en manga corta El Mundial de Alemania es una pasarela continua de modelos más o menos afortunados de camisetas. Las llevan jugadores, aficionados y hasta políticos. El gusto no tiene nada que ver con la vanguardia del diseño, pero todos caen en esta tentación sport.