Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SÁBADO 24 6 2006 ABC Internacional El FBI aborta la creación en EE. UU. de una célula terrorista de origen local El Gobierno la define como de musulmanes radicales y sus familias dicen que son católicos b El grupo de siete afroamerica- nos contó sus planes de atacar la Torre Sears de Chicago a un agente del FBI que se hizo pasar por un representante de Al Qaida MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Sus actividades terroristas eran, en palabras del director adjunto del FBI, John Pistole, más aspiracionales que operativas y su detención fue calificada de preventiva En otras palabras, los siete afroamericanos detenidos el jueves, dos de ellos nacidos en Haití, eran aspirantes a terroristas, pero por el momento ni siquiera tenían una cámara para filmar sus objetivos. Eso sí, la operación desató ayer una enorme cobertura mediática y un gran debate sobre el riesgo de que surjan células terroristas en EE. UU. Nuestra filosofía es desactivar el terrorismo en sus fases más tempranas dijo Pistole, cuyo departamento se ha colgado la medalla de la operación. Si los dejamos correr se pueden convertir en tan peligrosos como Al Qaida dijo el fiscal general, Alberto González, que reconoció que el grupo detenido en Miami y Atlanta no representaba una amenaza inminente Los siete aprendices de brujo no tenían madera de terroristas. Vivían en uno de los barrios más pobres y peligrosos de Miami, Liberty City, tenían antecedentes penales y ni un centavo, y fueron a pedir ayuda financiera a un agente del FBI que se hizo pasar por representante de Al Qaida después de que alguien del barrio le contactase en diciembre pasado para contarle las intenciones del grupo. Es a ese chivato a quien culpan las familias de lo que califican de montaje. La gente les veía vestidos de negro haciendo kárate y ya decían que eran de Al Qaida Los wannabe Al Qaida, como les llamaban ayer en los medios de comunicación por sus frustradas aspiraciones, pertenecían a una secta y practicaban artes marciales a las afueras, en un almacén pintado de rosa al que llamaban la embajada o el templo Allí se reunieron en tres ocasiones con el agente del FBI, perteneciente a la Fuerza Conjunta Antiterrorista del Sur de Florida, según la acusación. Durante el primer encuentro, en febrero pasado, Narseal Batiste, líder del gru- Alberto González, fiscal general, durante su rueda de prensa en Washington po, pidió al falso representante de Al Qaida entrenamiento para cinco de sus soldados botas, cámaras y uniformes. En la segunda, e 1 16 de marzo, correspondieron a la entrega de una cámara digital jurando lealtad a la banda terrorista con la que creían tratar. Diez días después volvieron con imágenes de sus posibles objetivos en Miami: cinco edificios federales entre los que se encontraba el del FBI. dos los diablos que podamos Los expertos asumen que las autoridades lo tienen todo grabado, pero hasta que eso se demuestre los vecinos y familiares no salen del escepticismo. Fuentes del Gobierno los han descrito como musulmanes radicales pero sus familias sostienen que son católicos y mostraron algunas de sus Biblias. Algo en lo que coincidía Ahmed Bedir, representante del Council of American- Islamic Relations, que pidió a los medios que dejen de llamarlos musulmanes porque no lo son Acusados de cuatro cargos de conspiración, González los comparó con los terroristas que perpetraron los atentados de Madrid y Londres, y dijo que demuestran el reto que suponen los terroristas crecidos en casa, que viven en el área que se proponen atacar Matar diablos La Torre Sears de Chicago, la más alta del país desde la desaparición de las Torres Gemelas, formaba parte de sus aspiraciones terroristas porque uno de los siete detenidos trabajó en ella. Con la ayuda de Al Qaida prometían un atentado igual o más grande que el del 11- S de 2001, en el que matar a to- La Torre Sears Altura: 442 metros para sus 108 plantas. Con su antena, mide 527 metros. Arquitecto: Bruce Graham y la compañía Skidmore, Owings Merrill, LLP. Construido entre 1972 y 1974. Tercer rascacielos más alto del mundo, tras el Taipei 101 y las Torres Petronas. Fue el más alto hasta 1997. Fichas policiales de los cinco estadounidenses y dos haitianos detenidos REUTERS