Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura VIERNES 23 6 2006 ABC Su nuevo récord, 223.840 euros: Es un disparate El miércoles se batió su récord en una subasta en Sotheby s- Londres. Su cuadro Dama con collares (1942) se vendió por 223.840 euros. No lo sabía. ¿Qué le parece? Qué sé yo, un disparate ¿Cómo vive el mercado del arte? Soy coleccionista. Tengo esa pasión. Mi gusto es ecléctico: puedo tener una vasija griega, un calder, un warhol... Estoy interesado por todo. Una obra vale lo que están dispuestos a pagar por ella Acaba de llegar de la Feria de Pekín. donde ha vendido un cuadro. Dos más se han ido a China desde Nueva York. ¿Ser uno de los artistas españoles vivos más cotizados le afecta? Pinto igual ahora que cuando no vendía los cuadros Una curiosidad, ¿es futbolero? Me gustan los deportes como espectáculo. Mi galerista tiene un abono de baloncesto en el Madison Square Garden y a veces heredo sus entradas Manolo Valdés, ayer junto a algunas Meninas en su estudio de Barajas JAIME GARCÍA Manolo Valdés: Siempre que miro un cuadro trato de llevarme un botín El Museo Reina Sofía revisa en 86 obras 25 años de carrera en solitario b Tiene proyectos cerrados hasta 2010. Mientras sus esculturas siguen viajando por todo el mundo, el artista valenciano, afincado en Nueva York, regresa a Madrid NATIVIDAD PULIDO MADRID. Cuando ayer media España almorzaba y la otra media dormía la siesta, a la hora en que el sol no daba tregua alguna, Manolo Valdés, embutido en un mono blanco que ya es su segunda piel, hacía lo que mejor sabe: trabajar. En su estudio de Barajas, una gran cabeza de mujer enjaulada en una caja de madera parece lista para viajar rumbo a Argentina. A su lado, un Cristo crucificado de madera yace atado con unas correas a unos troncos. Por la mañana, Valdés fue a ver cómo ha quedado la retrospectiva que le dedica el Reina Sofía en una de las salas de Nouvel, que hoy se presenta y el martes inauguran los Príncipes de Asturias. Son 86 obras, seleccionadas por María José Salazar como comisaria, que repasan sus 25 años de carrera en solitario, tras la disolución del Equipo Crónica. Siempre pienso: qué lata, una antológica. ¿Esto es el final? Pero luego te reencuentras con cosas que has olvidado, que habían salido de tu repertorio y ahora te son útiles. Al final pienso que estas retrospectivas son un punto de partida. Ahora me voy a mi estudio de Nueva York con las alforjas cargadas Valdés va y viene, mira hacia atrás y hacia adelante en la Historia del Arte para interpretar a Velázquez, a Rembran- dt, a Matisse... No es ninguna originalidad, lo han hecho muchos pintores. Lo que pasa es que yo he insistido más que otros. En esta exposición habrá un 50 por ciento de esas interpretaciones de otros artistas. Tengo la deformación de mirar las imágenes a través de la Historia del Arte: los girasoles de Van Gogh, las manzanas de Cézanne... En esta muestra se exhibe una obra que es un frasco de perfume de Chanel. Un día salí del Metropolitan. Acababa de ver frascos egipcios y de repente me encontré en Madison y me topé con el frasco de Chanel Así nació esa obra. Una evolución coherente Si se le pregunta por un balance de estos 25 años, afirma que su evolución ha sido coherente. Reconozco mis cuadros y también el público ¿Y eso es bueno? Ni bueno, ni malo. Es mi manera, por la que apuesto y más me gusta En la muestra del Reina Sofía hay pinturas, esculturas, trabajos en escayola, obras sobre papel... En el patio de la ampliación se han instalado cuatro piezas de más de tres metros de altura: Me gustan mucho. Hay un tríptico en hierro cortén, en contraste con otra pieza de madera policromada Son muy recientes. También se verán algunos trabajos preparatorios: Cuando la comisaria me dijo que los enseñara, tengo que confesar que no me gustó nada. Pensé: es como enseñar la paleta o los pinceles. Pero me enredó. Y ahora no lo veo mal. También me gustaría ver ese material de otros artistas Está contento porque su retrospecti- va podrá verse en verano, cuando visitan muchos turistas Madrid, y porque coincida con la exposición de Picasso y aprovechar así el tirón. Aún no ha visto la muestra en el Prado: Me produce una gran curiosidad. Me parece estupendo que el Prado haya llevado a Picasso a sus salas. Ese diálogo me excita ¿Cree que el Prado debe abrirse al arte contemporáneo? Se habló de Barceló. Entre el arte moderno y contemporáneo hay diferencias; entre Barceló y Picasso también- -advierte- Yo soy un fan de Barceló. Me gusta mucho su trabajo, pero no estoy seguro de que su obra deba exhibirse en el Prado Un día después de que el Patronato del CARS rechazara por unanimidad la petición del Gobierno vasco de cesión temporal del Guernica Manolo Valdés está de acuerdo con que el cuadro no se mueva: No hay que estar jugando con estas cosas. Cualquiera puede venir a verlo. Los cuadros no pueden estar siempre paseando Eso sí, reconoce que le gustaba más colgado en el Casón que en el Reina Sofía. Valenciano de nacimiento, confiesa que Nueva York es la ciudad en la que me encuentro bien. Siento que voy a casa. Es una ciudad competente, ambi- Estas retrospectivas son un punto de partida. Ahora me voy a mi estudio de Nueva York con las alforjas cargadas ciosa, rápida. Me ha enseñado mucho. Pero también me gusta Madrid. Se ha convertido en una ciudad de acogida, más próxima a mis gustos ¿Cómo se ve España desde Manhattan? Tiene mucha presencia. Vas al MoMa y ves a Picasso, Miró, Dalí, Gris, González... Santiago Calatrava tiene un gran poder, Valentín Fuster manda en el que supuestamente es el mejor hospital del mundo... Hoy, dice, ve a España tensa y enzarzada en problemas no fáciles de entender desde la distancia. Decir otra cosa sería estúpido Suelen encasillarle en el pop, en el expresionismo... Es evidente que mis cuadros denuncian una influencia del pop. Me convenció. Si Warhol no hubiera enseñado que era posible hacer 40 marilynes distintas, a lo mejor no hubiera hecho algunas cosas. Siempre que miro un cuadro trato de llevarme un botín Ve con buenos ojos el arte contemporáneo español: Cuando yo empezaba creo que todos éramos malos. Hoy la gente está informada y hay un nivel alto de punto de partida Pero cree que en los países anglosajones la sociedad civil está más implicada con los museos. El Metropolitan, por ejemplo, sólo recibe un 15 o un 20 por ciento de la Administración. Por eso, es una entidad estable, autónoma. Aquí los museos dependen del Estado, y los tiempos políticos son cortos para poder dirigirlos. Yo llevo 16 años en Nueva York y el director del Metropolitan no ha cambiado. Es impensable que la Administración haga ningún juicio sobre un museo. Los museos son de todos. Están fuera de la contaminación que hay en Europa. Aquí los museos son todavía muy jóvenes, les falta experiencia. Pero poco a poco serán más autónomos. Hay que dar tiempo a los directores de los museos. Me da vértigo. Veo a la directora del Reina, que lleva dos años, y me pregunto: ¿Hasta cuándo va a estar al frente del museo? Es una angustia y una insensatez. No sé cómo pueden trabajar. Yo prefiero la fórmula anglosajona