Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 VIERNES 23 6 2006 ABC Cultura y espectáculos EL ESPAÑOL, UNA EMPRESA MULTINACIONAL MANUEL LUCENA GIRALDO L Los conferenciantes que participaron ayer en Sevilla en la inauguración del seminario KAKO RANGEL El idioma español inyecta ya a la economía un valor similar al turismo: el 15 por ciento del PIB Un congreso disecciona en Sevilla la veta económica de la lengua b Para García Delgado, nuestra El español, el primer turista El representante de la Secretaría General Iberoamericana (Segib) Ramiro Osorio, manifestó ayer en el Seminario sobre El valor económico del español que el idioma aporta a la economía de España un valor equivalente al 15 por ciento de su Producto Interior Bruto, similar al que genera el turismo El idioma se consolida así no sólo como un inmenso y extraordinario espacio cultural, sino también como un estadio de oportunidades incalculables para grandes acuerdos políticos, sociales y económicos. académico Ángel Martín Municio, se publicó un trabajo muy elaborado que arrojaba como resultado que el español representa para España un valor económico equivalente al 15 por ciento del producto nacional bruto ¿De dónde surge esta pujanza económica? Según Otero, en la década de 1990 España se convirtió en el primer inversor extranjero en Hispanoamérica y muchos ejecutivos de las empresas inversoras percibieron que la lengua y cultura comunes, unidas a ciertos valores compartidos y experiencias políticas similares, ofrecían excelentes oportunidades a los inversores peninsulares Así, la demanda de enseñanza del español en el mundo en términos co- lengua es una empresa multinacional singular, dotada de un patrimonio extraordinario, una matriz mundial y no de un único país A. GONZÁLEZ- BARBA ABC SEVILLA. El idioma español aporta ya a la economía de España un valor que equivale al 15 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) similar al que genera el turismo. Así se ha puesto de manifiesto en el Seminario Internacional El valor económico del español: una empresa multinacional que hoy clausura en Sevilla la escritora Nélida Piñón. El director del proyecto de investigación sobre el valor económico del español, José Luis García Delgado, explicó que nuestra lengua es una empresa multinacional singular, dotada de un patrimonio extraordinario y de una matriz mundial y no de un único país García Delgado abogó por la consolidación en Iberoamérica de economías pujantes y sociedades democráticas que fortalezcan el español como una lengua de muchos y de prestigio Jaime Otero, investigador principal para el área de Lengua y Cultura del Real Instituto Elcano, recuerda, en un gran estudio en la web del Instituto Elcano, que en 2003, bajo la dirección del merciales ha crecido espectacularmente. Por ejemplo, las matrículas del Instituto Cervantes en los centros que tiene repartidos por el mundo crecieron de 81.700 en el curso 2002- 2003 a 93.000 en el curso 2003- 2004. En Estados Unidos, casi el 60 de los estudiantes de lenguas modernas escoge el español en el College El número de doctorados en Spanish Language Literature superó en la década de 1990 al de doctorados equivalentes en francés y alemán. En los últimos años, los países hispanohablantes han sido en conjunto el segundo destino de los universitarios estadounidenses en el extranjero. Ya no es asunto exclusivo de España Casi treinta millones de americanos confiesan hablar español en casa. Y su integración en la sociedad americana es cada vez mayor. Por su nivel adquisitivo, la minoría hispana de Estados Unidos está cerca de ser la comunidad hispanohablante más rica del mundo. Según Humberto López Morales, secretario de la Asociación de Academias de la Lengua, 120.000 hispanos aprenden español en Florida. Desde un punto de vista político o económico, el español ya no es asunto exclusivo de España, donde vive apenas uno de cada diez hispanohablantes, y ni siquiera de los países donde es la lengua oficial o mayoritaria. os datos del español no admiten relativismos: son simplemente apabullantes. La comunidad hispanohablante (no castellano hablante, pues el castellano no es más que un hermoso dialecto del español con añejo aroma cervantino) se sitúa en torno a los 450 millones de habitantes. Nuestro idioma, la segunda lengua global, es oficial en una veintena de países, que suman 12 millones de kilómetros cuadrados. Su epicentro está en el continente americano y también su área de mayor expansión, pues un país tan importante como Brasil decidido a convertirse en la potencia suramericana, mientras otros retornan al siglo XIX- -lo está imponiendo a marchas forzadas a sus nuevas generaciones. La marea hispana en Estados Unidos, con muro o sin él, ha hecho de unos cuantos estados territorio en español o bilingüe y se disemina hasta en el profundo sur. Apenas un dato: un trabajador gana allí un 17 por 100 más por término medio si domina las dos lenguas. Así se ha indicado en el seminario Valor económico del español: una empresa multinacional que bajo el patrocinio de Fundación Telefónica y la dirección del catedrático José Luis García Delgado ha convocado en Sevilla, la ciudad española más americana, a destacados especialistas. El estudio de la lengua muestra, por si hiciera falta, que han sido el crecimiento y la estabilidad de España en las últimas décadas lo que hizo de ella una nación considerada, y de un idioma para hablar con Dios otro que sirve, además, para hacer negocios. Lo dijo con toda propiedad el ex presidente de Ecuador Osvaldo Hurtado, del mismo modo que el ex de Colombia, Belisario Betancur, se remitió hasta Colón para rememorar los tiempos en que los conquistadores pasaban al Nuevo Mundo cargados de libros. Los cronistas de Indias son hoy los economistas. Por eso, merece la pena destacar que los profesores José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez están perfilando un modelo analítico de la economía de la lengua. Jaime Otero y Francisco Moreno se acercan a una cartografía global del español y Rodolfo Gutiérrez y María Jesús Criado estudian el español en los movimientos migratorios. Todo ello es de suma importancia, pues como ha señalado Fernando R. Lafuente, nuestro idioma es nuestro petróleo.