Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 23 6 2006 ABC Montes admite errores de registro en los historiales del Severo Ochoa b Una historia clínica ha de estar escrupulosamente redactada. De todas formas, vamos por buen camino: el doctor empieza a reconocer sus errores dice Avinesa ABC MADRID. El ex jefe de Urgencias del hospital Severo Ochoa, Luis Montes, destituido de su cargo tras el escándalo de las sedaciones irregulares, admitió ayer, en una rueda de prensa celebrada en Leganés, que puede haber errores de registro en las historias clínicas de las citadas sedaciones y confía en que el testimonio de los médicos aclare que no hubo mala práctica médica. Sobre los errores de registro a los que se refiere el doctor Montes, la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas (Avinesa) advierte que una historia clínica es algo muy importante y debe estar escrupulosamente redactada y documentada. Además, en el caso de que el enfermo no esté consciente, debe figurar expresamente el consentimiento de la familia, porque no olvidemos que hablamos de sedaciones terminales ha indicado la presidenta de Avinesa, María Antonia del Moral. De todas formas, vamos por buen camino. El doctor Montes ya va reconociendo sus errores añade Del Moral. También ayer, Montes dijo, según Efe, que de las siete auditorías realizadas al servicio de Urgencias del Severo Ochoa sólo en las dos primeras se habló con los médicos y remarcó que a partir de entonces su opinión ha sido excluida. Reclamó, como ya lo ha hecho en ocasiones anteriores, que los médicos sean escuchados porque una historia se realiza en función del tiempo, del proceso, de los síntomas... y puede haber errores de registro, por lo que sería importante cotejarlo con el médico que hizo la historia, pero respetando la presunción de inocencia Déborah Catalán, la víctima, en la imagen de la izquierda. A la derecha, el doctor Senderowicz ABC Tres años de prisión para Senderowicz por la muerte de una paciente en una liposucción La familia de la víctima recurrirá el fallo por la absolución de otra acusada b La acusación popular, ejercida por Adepa, satisfecha con la sentencia: Es la primera vez en España que un facultativo va a prisión por una negligencia médica MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. El doctor Gerardo Senderowicz irá a la cárcel por la muerte de su paciente Déborah Catalán, ocurrida en la clínica Icema, de Madrid, el 25 de enero de 2002. El Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid ha condenado al citado médico a tres años de pri- sión y a cuatro y medio de inhabilitación para el ejercicio de su actividad profesional como responsable de un delito de homicidio por imprudencia profesional. La Sala también le condena a indemnizar con 120.000 euros a los familiares (padre y cinco hermanos) de la víctima. Se absuelve a la otra acusada en este pleito, la doctora María Victoria Bonne, porque no ha quedado acreditado, según la sentencia, que estuviera ayudando a Senderowicz en la intervención (una liposucción) que costó la vida a Déborah Catalán. Según ha podido saber ABC, la acusación particular, que representa a fa- Historias secuestradas Preguntado Montes sobre si los médicos recordarán los casos cuando tengan acceso a las historias clínicas, dijo que tendrán que hacer el esfuerzo y añadió que las historias fueron secuestradas del hospital y que no están paginadas. No sabemos lo que nos vamos a encontrar añadió. Sobre los cuatro casos de sedaciones contraindicadas y los once considerados con dosis muy elevadas de los que habla el informe elaborado por el Colegio de Médicos, a raíz del cual el juez pedirá que testifiquen los médicos, insistió en que las historias fueron sacadas del hospital el año pasado y se refieren a casos que ocurrieron a partir de septiembre de 2003. milia de Deborah, tiene intención de recurrir el fallo (de apelación, ante la Audiencia Provincial de Madrid) por estar en desacuerdo con la absolución de la doctora Bonne. Sin embargo, la acusación popular, ejercida por la Asociaciación El Defensor del Paciente (Adepa) considera que la sentencia está muy bien fundamentada y no presentarán recurso alguno. Tanto Carmen Flores, presidenta de Adepa, como Álvaro Sardinero, abogado de dicha entidad, consideran que la condena de Senderowicz tiene la importancia de que es la primera vez que en España se condena a un médico a la cárcel por una negligencia médica El fallo del Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid declara probado que el doctor Senderowicz tenía un consultorio- -Icema- -en la calle Maldonado 59, y que en dicho centro la otra acusada, María Victoria Bonne, licenciada en Medicina y Cirugía, pasaba consulta dos días a la semana además de hacerlo en otro centro estético; en éste último atendía como paciente a Déborah Catalán realizándole un tratamiento estético de mesoterapia Dosis tóxicas en la anestesia Queda probado que la doctora Bonne desvió a Déborah hasta Senderowicz porque quería hacerse una liposucción, para lo que fue citada el 25 de enero de 2002, en Icema, a las 5 de la tarde. Probado también queda que tras las muestras de sangre tomadas durante la autopsia resultó- -dice la sentencia- -que a Déborah se le había inyectado unas dosis tóxicas de anestesia, ya que contenía mepivacaína en un nivel netamente tóxico cuyo efecto se vio potenciado al venir mezclada con lidocaína en un nivel terapéutico moderad y tóxico elvado, por lo que la acción asociada de ambos anestésicos aumentó o potenció el efecto tóxico causándole la muerte