Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 6 2006 Internacional 29 Siete marines y un enfermero, acusados formalmente de asesinar a un civil en Irak Las tropas de Estados Unidos matan de modo accidental a una persona al día de media b Los militares fueron encarcelados en el cuartel general de los marines en San Diego, mientras se organiza el juicio. Sus familias y abogados niegan los cargos El Senado rechaza la retirada WASHINGTON. El Senado de Estados Unidos, controlado por el Partido Republicano, rechazó ayer la propuesta de los demócratas de retirar las tropas norteamericanas desplegadas en Irak antes del 1 de julio del próximo año. La resolución, propuesta del senador demócrata John Kerry, fue rechazada por una amplia mayoría de 86 votos frente a 13. Momentos más tarde fue desestimada otra propuesta con 60 votos frente a 39, que buscaba también la retirada de las tropas, pero sin fecha límite. Ambas fueron discutidas dentro de una enmienda a la ley de gastos del Departamento de Defensa. La retirada no es una opción, la rendición no es una solución resumió el jefe de la mayoría republicana, Bill Frist. El momento de partir será cuando alcancemos nuestros objetivos agregó el político republicano. Soldados de Irak y EE. UU. vuelven a su vehículo tras un patrullaje a pie por Hit El anuncio se hizo el miércoles desde el cuartel general de los marines en San Diego, Camp Pendleton, donde los ocho hombres han sido encarcelados mientras se organiza el juicio. La presumible atrocidad que sus familias y abogados niegan, con el argumento de que las confesiones son falsas y les fueron arrancadas bajo amenaza de pena de muerte, se suma a varios casos de masacres ocurridos en los últimos meses, que dan fe de la degradación moral de las fuerzas estadounidenses en Irak después de tres años de acoso por la insurgencia. REUTERS MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Asesinato, secuestro, hurto, conspiración. Estos son sólo los cargos principales que el Ejército presentó contra ocho de sus hombres que servían en Irak. Los marines entraron de noche en la población de Hamdania, al oeste de Bagdad, en busca de insurgentes, confesaron siete de ellos. Por algún motivo inexplicado, los siete marines y un miembro de la Marina que les acompañaba como parte del cuerpo médico fueron en busca de Hashim Ibrahim Awad, un impedido al que sacaron a rastras de su casa y ejecutaron en la carretera. A continuación robaron una pala de una casa cercana, la colocaron junto al cadáver para simular que estaba cavando una zanja en la que enterrar explosivos y le colgaron un rifle AK- 47 con el que acusarle de ser un insurgente. Otros cuatro marines están acusado de falsificar los informes para encubrir el asesinato de sus compañeros. Matanza de Hadita El principal es la matanza de Hadita, en la que murieron 24 civiles, entre ellos niños y ancianos, pero también el asesinato premeditado de tres detenidos el pasado 9 de mayo. Los cuatro soldados involucrados en este caso también están acusados de amenazar de muerte a uno de sus compañeros si in- formaba del incidente. A estos casos de alto perfil hay que sumar el asesinato accidental de civiles, el año pasado a una media de uno diario, según los informes del Pentágono, que no realiza más que inspecciones rutinarias sobre estas muertes que se producen en controles de carretera o a lo largo de los convoyes militares. La cifra de las víctimas colaterales es tan elevada que el número dos de la comandancia americana en Irak, el general lugarteniente Peter Chiarellu, se ha propuesto reducirla a una a la semana, por temor a que perjudique las relaciones de las tropas estadounidenses con la población iraquí. Parte de ese esfuerzo para apaciguar los ánimos son las reuniones de los comandantes con los líderes de las comunidades. En uno de ellos, ocurrido el 1 de mayo, los iraquíes protestaron por el asesinato de Ibrahim Awad, protesta que abrió la investigación que ha llevado a prisión a estos ocho hombres.